El Obispado de Málaga respalda al comisario de la Cofradía de las Penas

El Obispado de Málaga respalda al comisario de la Cofradía de las Penas

Asegura que no se han convocado elecciones en la hermandad porque no se han dado las condiciones para ello

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El Obispado de Málaga ha hecho público este martes un comunicado en el que respalda el trabajo del comisario de la Cofradía de las Penas, Manuel Gordillo, y asegura que no se han convocado elecciones en la hermandad –que lleva tres años intervenida–, porque no se ha logrado aún una normalización tras los enfrentamientos. En el comunicado se dice: «Pese a la encomiable labor y al extraordinario trabajo del señor comisario durante estos tres largos años, el Obispado considera que no se ha alcanzado una normalización satisfactoria que haya permitido durante todo este tiempo una convocatoria de elecciones».

En el comunicado se recuerda que con motivo de la situación creada en las últimas elecciones convocadas en las Penas, a finales del año 2014, «fue necesaria por el bien de todos» la intervención de la Cofradía por parte del Obispado, el nombramiento de un comisario y el cese de la junta de gobierno y del hermano mayor. 

En la nota se hace referencia a unas anomalías descubiertas en la cofradía y a la apertura de expedientes sancionadores a 15 hermanos, entre ellos varios cargos directivos. La Iglesia malagueña recalca que seis hermanos expedientados recurrieron un segundo decreto del Obispado al Dicasterio para los Laicos del Vaticano. «Y este Dicasterio sugirió al Obispado pasar la competencia a la misma hermandad para aplicar eventuales medidas disciplinarias según los propios estatutos y en modo autónomo. Por eso el Obispado, durante el trámite de estos recursos, dictó tres decretos revocando las resoluciones que afectaban a algunos de estos hermanos», se dice en el comunicado.

El Obispado asegura que la sugerencia del Dicasterio fue «interpretada de forma interesada por algunos como si se hubiese dado la razón a ciertos hermanos. Sin embargo –recalca el Obispado–, la realidad es bien distinta, porque ha servido para que nadie saliera impune de los actos cometidos».

En la nota se indica que «algunos de los hermanos expedientados, que solicitaron perdón, no manifestaron un cambio adecuado de conducta y por ello no se les aplicó con la misma amplitud la reducción de penas». Y añade: «El Dicasterio para los Laicos desestimó todos los recursos de los seis hermanos, unos por falta de objeto del recurso y otros por no reunir los requisitos exigibles para su admisión».

El Obispado destaca que «el largo proceso de investigación de los hechos y los numerosos recursos interpuestos por los interesados han dificultado la solución definitiva de los problemas existentes en la cofradía. «Es deseo de este Obispado que las elecciones se celebren en un plazo razonable, para conseguir una actividad normalizada», se puntualiza en el comunicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos