«En este momento es inviable ampliar o adquirir una nueva casa hermandad para la Sangre»

Laura Berrocal junto al Cristo de la Sangre en la capilla de San Felipe. :: eduardo nieto/
Laura Berrocal junto al Cristo de la Sangre en la capilla de San Felipe. :: eduardo nieto

Laura Berrocal Montañez, Hermana mayor de esta cofradía malagueña, basa su proyecto en los cultos, la formación y la caridad

MANUEL GARCÍA MÁLAGA.

La ilusión, el conocimiento de la cofradía, la juventud, tener las cosas claras e impregnar un estilo contando con todos los hermanos son algunas de las claves que aporta la nueva hermana mayor de la Archicofradía de la Sangre, Laura Berrocal, basándose en un proyecto que aglutina tres pilares claves: cultos, formación y caridad.

-Tras unas ciertas dudas, ¿qué le hizo cambiar de opinión para presentarse a hermana mayor?

-Por decisiones personales, en un primer momento opté por no presentarme. Luego, con valoraciones mías y escuchando a amigos y hermanos medité la posibilidad de dar el paso adelante, y, finalmente, me armé de ilusión, de valor y de ganas y decidí hacerlo.

-¿Se siente arropada?

-Muy arropada. Eso te da más fuerza si cabe para seguir adelante y llevar a cabo nuestras ideas y proyectos.

-Conoce muy bien la cofradía desde pequeña, ya que su padre fue hermano mayor, pero, ¿eso se convierte en un plus de responsabilidad?

-Sí, claro. Creo que ser hermano mayor de cualquier cofradía es una responsabilidad bastante grande. Es un honor, pero también una gran responsabilidad. No obstante, creo que también con tranquilidad y humildad, todo se puede llevar mejor. No con tanta tensión, podríamos decir. Dentro de lo que supone, si delegas, si confías en personas de tu equipo, es una responsabilidad compartida entre todos. Imagino que habrá gente que piense que si Ricardo Berrocal fue un hermano mayor que hizo las cosas de una forma, ahora se preguntará qué hará su hija. Eso está ahí y es normal. Es un orgullo que mi padre fuese hermano mayor y espero estar a la altura de las circunstancias.

-¿Cómo están siendo estos primeros meses al frente de la archicofradía?

-Muy intensos. La actividad que hemos tenido en la cofradía desde la toma de posesión de la junta de gobierno, y siendo época estival, ha sido bastante activa. Pero ahora lo que estoy gestionando son las diferentes inquietudes e ilusiones de quienes quieren formar parte de este nuevo proyecto y en intentar realizar un proyecto en el que se refleje no sólo la organización propia de la cofradía, sino del plan económico de todo cuanto tenemos que afrontar, y estamos trabajando mucho en la reducción de gastos. Es decir, centrados, por un lado, en el aspecto humano, recopilando todas las ideas de aquellas personas que quieren formar parte en esta etapa, y en el aspecto económico, un proyecto viable para sacar adelante todo lo que tenemos.

-Eso denota la ilusión de los hermanos por plantear iniciativas y que la cofradía está viva, ¿verdad?

-Efectivamente. Era nuestro deseo y creo que al llevarlo por bandera se está contagiando en el resto. Espero que poco a poco sean más hermanos o personas que no lo son, los que se acerquen a la Archicofradía de la Sangre. Reconozco que mi teléfono no para de sonar para trasladarme apoyo y nuevas inquietudes. Y creo que durante estos cuatro años mi gran trabajo va a ser mantener ese espíritu entre los hermanos. Porque la gente tiene tantas ganas de trabajar y se le está dando esa oportunidad, que hay que mantener a esas personas con el mismo espíritu.

-¿Además de todo ello, en qué se va a basar su mandato en estos cuatro años?

-En los tres pilares fundamentales de la cofradía: cultos, formación y caridad. Desde el punto de vista patrimonial, llevo repitiendo desde que me iba a presentar, que la Sangre en los últimos años ha aumentado su patrimonio muchísimo, siendo algo muy importante para la cofradía y para la Semana Santa. Por tanto, ahora nos centramos en hacer frente a los pagos que tenemos y en esos tres aspectos que son bastante necesarios hoy en día y que hará que la cofradía pueda seguir engrandeciéndose. Con respecto a caridad, tenemos la idea de seguir en la misma línea con la continuidad de pertenecer a la Fundación Corinto, atender a las familias necesitadas, a las Hermanas Mercedarias mensualmente, hacer campañas de juguetes y material escolar y otras iniciativas. Asimismo, en formación litúrgica vamos a ir de la mano de nuestro director espiritual, que, en un principio, se va a hacer de forma conjunta con las otras dos hermandades de San Felipe y Servitas cada mes y estamos trabajando en ello. Es importante porque todos tenemos que estar formados. En cuanto al culto, creo que se está notando la importancia que se le está dando, como en los cultos de la festividad de nuestra Virgen y en el rosario, intentando dar un enfoque austero, pero con la mayor relevancia posible. Hay mucha participación de hermanos y de público con un gran recogimiento y respeto.

-¿Qué otras iniciativas se llevarán a cabo?

-Como posible iniciativa está crear una advocación y dar culto a la Dolorosa que tenemos en la casa hermandad, que es de Gutiérrez de León, y dar mayor protagonismo al Santo Sudario. Aún no sabemos cómo lo llevaremos a efecto ni tenemos pensado aún una advocación, pero estamos en ello.

-Se ha rodeado de un equipo muy joven, pero cuenta también con los más veteranos.

-Hay una mezcla de personas de cierta edad y muchísima gente joven. Estamos muy contentos porque se están entendiendo a la perfección, han encontrado un punto de equilibrio y están trabajando perfectamente en diferentes áreas, y eso es muy positivo.

-¿Se ha planteado una posible ampliación o adquirir un nueva casa hermandad?

-Sería algo muy bueno para la cofradía, pero creo que es algo que considero inviable en este momento.

-Algunos piensan que el nuevo manto no termina de amoldarse al trono de la Virgen, ¿está de acuerdo?

-Es un manto nuevo con muchísimo bordado y peso y requiere su tiempo. Pero creo que es más desde el punto de visto estético a la hora de colocar el manto en el trono. Hemos recogido todas esas opiniones y se estudiarán las distintas posibilidades. A lo mejor seguirá como está o se intentará realzarlo más.

-¿Hay alguna modificación de horarios e itinerarios para el Miércoles Santo de 2018?

-Sí. En nuestro caso vamos a ser una cofradía más de las que pase por las calles de Puerta Nueva y Fajardo. Sí es cierto que éramos los únicos que discurríamos por Cisneros y Fernán González, pero hubo una propuesta en la junta de gobierno que planteó que con este cambio se realzaría la procesión, y al no afectar a ninguna otra cofradía, pasaremos por este emplazamiento.

Fotos

Vídeos