Emotivo y multitudinario reencuentro con el Cautivo

Una devota contempla la imagen del Señor./Salvador Salas
Una devota contempla la imagen del Señor. / Salvador Salas

Largas colas durante el primero de los tres días en que la restaurada imagen se podrá visitar en el Palacio Episcopal

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Han sido 133 días de ausencia y la espera se ha hecho larga, pero ya ha concluido. Jesús Cautivo está de regreso en Málaga después de haber permanecido durante cuatro meses y medio en el taller del imaginero sevillano y profesor Juan Manuel Miñarro para su restauración. El Señor de la túnica blanca se reencontró este lunes con su ciudad y sus fieles, que formaron largas colas, para visitarlo durante el primero de los tres días en que la imagen estará expuesta, en horario ininterrumpido de 10 a 21 horas, en Ars Málaga, la sala expositiva del Palacio Episcopal.

Largas colas ayer tarde en la plaza del Obispo y Molina Lario para ver al Cautivo
Largas colas ayer tarde en la plaza del Obispo y Molina Lario para ver al Cautivo / Salvador Salas

Desde primeras horas de la mañana y hasta el cierre se formaron colas, que fueron más largas y concurridas por la tarde, para ver al Señor de Málaga, situado en soledad, en su peana, en el centro de una sala expositiva iluminado por una tenue luz que daba una imagen de recogimiento. Nervios por volver a verlo, lágrimas, emociones a flor de pie y rezos se entremezclaron en los casi 2.000 malagueños que pudieron volver a contemplar, y además, a muy poca distancia, a la talla salida de las gubias de Martín Simón. Entre los visitantes, el obispo de la diócesis, Jesús Catalá, y el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre.

La primera en entrar fue Teresa, una mujer mayor de la barriada de El Torcal que desde poco antes de las nueve y media de la mañana esperaba en la plaza del Obispo. «Me gusta mucho el Cautivo. Se me ponen los pelos de punta sólo de pensar que voy a volver a verlo», relató a este periódico.

A su lado Antonio, también procedente de la Carretera de Cádiz. «He venido pronto porque estaba deseando verlo se le ha echado mucho de menos», manifestó. Un sentimiento, el de la ausencia, compartido por la mayoría de los devotos que pasaron ante el Señor. «Se le ha echado mucho de menos en estos cuatro meses y medio que ha estado fuera de Málaga, pero ya está aquí de nuevo con los malagueños. Tras esta ausencia lo ve uno con más ganas y con un brillo especial», destacó Lele, un cofrade que no ha querido perderse la oportunidad de mirar cara a cara al Cautivo.

Unas 2.000 personas pasan ante el Señor de la túnica blanca bajo un mismo sentimiento y emoción: «Se le ha echado mucho de menos»

Antes de que las puertas se abrieran al público, la prensa entró en la sala donde se expone la imagen acompañado por el hermano mayor de la Cofradía de Jesús Cautivo y Virgen de la Trinidad, Ignacio Castillo, la concejala del distrito Centro, Gemma del Corral, y el director de Ars Málaga, el padre Miguel Ángel Gamero.

Supervivencia asegurada

Castillo relató la actuación que Juan Manuel Miñarro –que ofreció el pasado sábado una conferencia ilustrada con imágenes sobre el proceso de restauración y declaró que la talla estaba en una situación de «alto riesgo»– ha ejecutado sobre la imagen, que se encontraba en un estado muy deteriorado en su estructura interna y subrayó que con esta intervención «hemos asegurado la supervivencia de la imagen para siempre».

La principal actuación ha sido quitarle a la imagen las dos barras de hierro, instaladas en los años ochenta del pasado siglo, en ambas piernas y que estaban haciendo una presión interna sobre la madera que amenazaba la estabilidad de la imagen. Ese hueco ha sido rellenado con madera de pino con un siglo de antigüedad y se le ha colocado unos zancos en los pies para unirlo a la peana sin que le haga daño a la talla.

Junto a ello, se le ha sustituido el sistema de anclaje de las potencias –antes se enroscaban y ahora se ha instalado un mecanismo de clic menos dañino– y se le han colocado unas potencias de 1953, salida de los talleres de Seco Velasco, que han sido restauradas por el taller de orfebrería Hermanos Delgado López.

Asimismo, en el rostro, se le han restaurado los daños que presentaba la imagen debido a la corona de espinas y a los ramos de claveles que cada Sábado de Pasión le lanzan los fieles en su traslado, se ha limpiado la cara, se le han quitado las pestañas antiguas –llenas de pegamento– por unas nuevas y se ha instalado un nuevo sistema de sujeción de la corona de espinas.

Del Corral, por su parte, explicó que el Ayuntamiento ha colaborado en la restauración con una aportación de 12.000 euros, que ha justificado por «el alcance devocional» de la imagen de Jesús Cautivo y añadió que el alcalde se comprometió a que si el esfuerzo de los hermanos no era suficiente para los costes de la restauración, el Consistorio estaba dispuesto a seguir colaborando. El coste total de la restauración (no sólo se incluye la actuación sobre la imagen sino cuestiones como los seguros y el transporte por una empresa especializada) no fue precisado.

Gamero dijo que es «un honor» que Ars Málaga pueda acoger una imagen «de la calidad devocional que tiene el Cautivo». Una devoción y un tirón popular que el Señor de Málaga volvió a dejar patente este lunes en su ciudad.

Jesús Cautivo volverá a su sede canónica de San Pablo el próximo jueves, 12 de octubre, donde se celebrará una misa de acción de gracias a las 12 de la mañana, presidida por el delegado episcopal de Hermandades y Cofradías, Antonio Coronado. Por la tarde, a partir de las 16 horas, la imagen estará en besamanos en su capilla.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos