Una cofradía más viva y participativa que nunca

Francisco Hermoso, Marcelo Aguilar y Ángel del Río, junto a las túnicas procesionales en la sala de Albacería. :: eduardo nieto
/
Francisco Hermoso, Marcelo Aguilar y Ángel del Río, junto a las túnicas procesionales en la sala de Albacería. :: eduardo nieto

El empuje de una juventud involucrada junto al respaldo y la labor ilusionante de los más veteranos tejen un equipo unido que incentiva nuevas actividades en la Archicofradía de la Sangre

MANUEL GARCÍA

E l ca

La unión hace la fuerza y posibilita no solo los grandes proyectos de una hermandad, sino también un ambiente cofrade sano e ilusionante que atrae a jóvenes y mayores en su día a día, producto de la cohesión, el respeto y la delegación de diferentes funciones en un gran número de personas que lo que desean es trabajar a una por su cofradía.

Es el caso de la Archicofradía de la Sangre. En la actualidad, el equipo que capitanea la hermana mayor, Laura Berrocal, está viendo cómo en muy poco tiempo desde que tomaron posesión de sus cargos, los hermanos les transmiten a diario las ganas de participar e involucrarse en las actividades que organiza la corporación del Miércoles Santo durante el año.

Laura Berrocal: «Se está filtrando y delegando todo. Es un sistema que funciona» Guillermo Falgueras: «Fomentamos los correos electrónicos para informar de todo»

Para la hermana mayor, la clave está en la forma de trabajar. «Se está filtrando todo y delegas en las comisiones y áreas y en sus responsables para que me llegue el trabajo hecho. Es más cómodo y es un sistema que está funcionando muy bien», argumenta, a la vez que señala a Francisco Escámez, primer teniente hermano mayor y su mano derecha, como la persona en la que más delega muchas de las funciones y aspectos del día a día.

Tras la Navidad, en estas fechas en las salas de la sede se prepara la cuaresma y la presentación del cartel y el pregón. «Poco a poco, pretendemos atraer a más hermanos, y a los que son portadores, y abrir las puertas de la cofradía, así como con los ensayos, a los que suele asistir mucha gente y hacemos un acto de hermandad», señala Francisco Escámez. También destaca que «hay una juventud muy involucrada que dedica mucho tiempo a la cofradía, como es el caso de las personas encargadas de las redes sociales, Adrián Ariza y Juan de Dios Zamudio, que han cambiado muy positivamente las redes. Está dando un buen resultado la mezcla de savia nueva y la experiencia de veteranos que nos ayudan y nos nutren; nos llevamos muy bien».

Para Laura Berrocal, actualmente es «fundamental seguir atendiendo a las familias de la feligresía y a los hermanos que han solicitado ayuda, las hermanas mercedarias, Bancosol, y como proyecto futuro colaborar con Cáritas parroquial, además de continuar e ir aumentando el número de familias a las que se ayuda en la Fundación Corinto».

Una labor que también se nota en el área de Secretaría. Guillermo Falgueras, secretario general, y Mercedes Florido, vicesecretaria, realizan las tareas propias de estos cargos. «Solemos venir dos días a la semana, aunque en función del volumen de trabajo que haya. Estamos fomentando el envío de correos electrónicos a los hermanos para informarles de todo, ya que está teniendo una buena aceptación, y ahorramos el coste que suponen los envíos de cartas impresas, además de los grupos de whatsapp», detalla Guillermo Falgueras.

Y es que cada vez más se ven en las juntas de gobierno de las cofradías malagueñas gente joven y muy preparada que se dedica a asuntos que dominan debido a su formación académica y a su profesión. De esta forma, Lorena Donoso, economista, es la vicetesorera y se encarga del área económica bajo la supervisión del tesorero, José Miguel Ferrer. «Es una cadena de trabajo en equipo en el que nos combinamos la labor, los martes y los jueves, y nos dividimos las funciones para el buen funcionamiento de la hermandad», comenta Lorena Donoso. Igualmente, añade que «es un departamento muy complejo. Por eso, hay que optimizar el trabajo y las cuentas con total transparencia. El hecho de conocer la materia es bueno para aplicar los conocimientos para realizar una buena gestión».

Otro ejemplo es la Albacería, semillero de cofrades. La componen once personas que suelen hacer de todo, independientemente de sus labores como albaceas. «Ahora está entrando mucha gente joven. Tanto es así que tengo 21 años», explica Marcelo Aguilar, albacea general.

Otro foco de atracción de hermanos es la puesta en valor de los hombres de trono. Los delegados de esta figura importantísima, Juan Gabriel Ortega y Salvador Florido, se dedican a convocar a los portadores y organizar encuentros. «Hay que mostrar el cariño a los portadores y la base de todo es el corazón. Tienes que cambiarles el 'chip' para que den lo mejor de cada uno, que se conozcan y crear una gran familia», sostiene Salvador Florido.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos