El Cautivo pide que no se lancen claveles a las imágenes

E. REQUENA MÁLAGA.

El próximo sábado, Jesús Cautivo y la Virgen de la Trinidad volverán a recorrer su barrio tras la misa del alba en la plaza de San Pablo, para su tradicional procesión de traslado a su casa hermandad, en la que las imágenes hacen estación ante los enfermos en el Hospital Civil. Pero este año, esta salida procesional tiene una novedad que afectará a las miles de personas que asisten a uno de los traslados más multitudinarios de la Semana Santa de Málaga. Y es que la Cofradía del Cautivo ha pedido a los vecinos del barrio de la Trinidad que no lancen claveles a las imágenes debido a la reciente restauración a la que ha sido sometida la talla del Señor por parte del profesor sevillano Juan Manuel Miñarro.

«La cofradía ruega que cuando el trono de traslado pase por tu calle, no arrojes ramos de flores a las imágenes. Menos aún desde ventanas o balcones», apunta una octavilla que se ha repartido. Para ello, solicitan que los claveles se entreguen a los cofrades que caminan junto al trono de traslados para que ellos se ocupen de ponerlos. «Él nos cuida cada día, junto a la Virgen de la Trinidad, y ahora nos toca a nosotros cuidar de Ellos», enfatiza la nota. No en vano, es habitual durante el traslado que se lancen los ramos y claveles, llegándose algunos a clavar en las potencias del Cristo e incluso a arañar la imagen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos