Cinco traslados y la procesión de alabanza de la Virgen de la Trinidad llenan las calles de cofrades

fotogalería

La Virgen de la Trinidad Coronada en su procesión de alabanza / Eduardo Nieto

  • El cierre temporal de la parroquia de la Divina Pastora propicia una estampa única con la salida de seis imágenes titulares en pleno mes de junio

El cierre temporal por obras de la parroquia de la Divina Pastora y Santa Teresa de Jesús ha propiciado este sábado una tarde cargada de citas cofrades en pleno mes de junio. Y es que la iglesia capuchinera se someterá durante los próximos meses a la reparación de su interior que llevará a cabo la Oficina de Rehabilitación Urbana del Ayuntamiento, en coordinación con el Obispado de Málaga, lo que ha obligado a las hermandades allí radicadas a trasladar a sus imágenes titulares a otros enclaves mientras duren los trabajos.

La clausura del templo se produjo el viernes, tras la celebración de una misa oficiada a las 20.00 horas, y este sábado se ha procedido al traslado de las efigies devocionales, que han salido por orden de antigüedad de las corporaciones que la veneran, como si de una procesión magna se tratara.

Así pues, el primer cortejo en ponerse en marcha ha sido el del Dulce Nombre, que ha abandonado su sede canónica a las 18.35 horas, rumbo a la iglesia de Santa Catalina, donde tiene su sede la Hermandad Sacramental de Viñeros. El Señor de la Soledad y la Virgen del Dulce Nombre figuran en unas andas cedidas por la Cofradía del Rocío. Durante su recorrido, que también incluye El Molinillo, el entorno de Ollerías y la plaza de San Francisco, participa la banda de música de Cruz del Humilladero.

Divina Pastora

Divina Pastora

Tras el séquito del Dulce Nombre se han colocado los romeros de la Virgen de la Alegría, con piteros incluídos, que llevan a su titular a la parroquia de la Milagrosa y San Dámaso Papa, en El Molinillo. La talla del imaginero Pedro Pérez Hidalgo es portada en el trono de la Virgen de Fátima. Con su llegada a San Dámaso, se dará la circunstancia de que recibirá culto junto a otra escultura del mismo autor, la Dolorosa de Amor y Esperanza.

Con el Dulce Nombre y la Virgen de la Alegría en la calle, ha tocado el turno a Jesús del Prendimiento y la Dolorosa del Gran Perdón, que, como cada Domingo de Pasión, figuran juntos en sus andas de traslado, si bien en esta ocasión han participado no sólo portadoras, sino también portadores. La comitiva se dirige al centro asistencial de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón, como en cuaresma, aunque esta vez para quedarse en su capilla durante unos meses. La banda de Bomberos marcha detrás de los titulares del Prendimiento. La hermandad ha escogido el itinerario más corto, sin rodeos, para llegar a su destino.

El templo ha cerrado sus puertas a las 19.15 horas, con la salida de la Divina Pastora de las Almas, que tiene el recorrido más breve, al trasladarse al vecino santuario de María Auxiliadora, donde ha entrado a las 19.40 horas. La preciosa imagen de Montes de Oca ha procesionado en las andas con las que protagoniza cada último domingo de octubre un rosario para visitar enfermos de la feligresía. La efigie saludó a las monjas Clarisas a su salida y luego se incorporó el coro de catequesis de la parroquia, que ha ido entonando cánticos tras las andas.

Pero no sólo Capuchinos acapara la atención de los cofrades este sábado, ya que en Puerto de la Torre se procederá esta noche al traslado de la Virgen de las Cañas y San Cayetano desde su ermita hasta la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, que contará con el acompañamiento de la banda de tambores y gaitas de la OJE y la de música de las Flores, y en la Trinidad ha salido, como cada año, la Virgen de la Trinidad Coronada en su procesión de alabanza. La Dolorosa de Buiza, que ya ha recibido varias petaladas a su paso por las calles de su feligresía, como en el Pasaje Zambrana (20.15 horas) –en este enclave estuvo oculta la antigua Dolorosa entre julio de 1936 y febrero de 1937 para no ser pasto de las llamas durante la guerra civil– hará estación en la iglesia conventual del barrio hacia las 21.00 horas, donde se encontrará con la Virgen de la Paz de este templo y las monjas Clarisas.

Su trono, exornado con flores blancas y champán, exhibe este año cuatro arbotantes que pertenecen a la patrona de Benalmádena, la Virgen de la Cruz.

La titular de la Cofradía del Cautivo ha sido vestida en esta ocasión por Javier Nieto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate