Diario Sur

DOS DÍAS, EN UNA IMAGEN

El exitoso magno besapiés de los Cristos de Málaga nos ha dejado numerosas e imborrables imágenes para el recuerdo y en este 'Pasión del Sur' tienen ustedes una buena muestra de ello. Pero para mí, la fotografía que mejor resume lo que significaron estas dos jornadas de gran sabor cofrade es una estampa muy sencilla pero cargada de sentimiento, devoción y fe. No la presencié personalmente, pero llegó hasta mí gracias a ese canal de comunicación que son las redes sociales. Iglesia de San Pablo, altar de Jesús Cautivo -por cierto, hubiera sido una buena oportunidad de que presidiera el altar mayor-, una larga cola de fieles espera con paciencia su turno, le llega el turno a una anciana en sillas de ruedas, lleva una manta sobre los hombros para evitar el frío; llega su turno y se sitúa ante los pies del Señor de Málaga; sus ojos transmiten la emoción del momento; sus manos, que a buen seguro tantas y tantas veces se persignaron al paso del Señor de la túnica blanca, ahora se acercan temblorosas, quizás por la enfermedad, a los pies y los toca. La fotografía deja entrever la carga de emotividad del momento y lo que debió significar para dicha anciana ese instante. Consuelo y salud para los enfermos, esperanza para los desamparados, fe para los descreídos, eso fue lo que transmitieron los Cristos malagueños. Por esa estampa vivida en San Pablo bien vale el magno besapiés.