Diario Sur

Domingo de sabor carmelita otoñal

fotogalería

/ Eduardo Nieto

  • La Virgen del Carmen de Pedregalejo recorre las calles del Centro con motivo del anual rosario a la Catedral de la Agrupación de Hermandades de Gloria

No era verano aunque el sol y la temperatura pudieran hacer pensar lo contrario. Las hojas del calendario marcan la estación del otoño pero el sabor y el fervor carmelita que cada 16 de julio inunda Málaga de devoción a la Reina de los Mares se dejó sentir en la mañana de este domingo el Centro de la capital con la procesión de la Virgen del Carmen del Pedregalejo, imagen que presidió el anual rosario a la Catedral y la posterior procesión que organiza la Agrupación de Congregaciones, Hermandades y Cofradías de Gloria de la ciudad.

Tras el rezo de laudes en la parroquia de los Santos Mártires, donde la imagen había sido trasladada días atrás desde su sede canónica de la iglesia del Corpus Christi, la Virgen del Carmen de Pedregalejo fue llevada a la Catedral en rosario de la aurora. En el primer templo de la diócesis la titular carmelita se colocó junto a la puerta de las abades y la misa estacional fue oficiada por el antiguo deán Francisco García Mota y cooficiada por el delegado episcopal de Hermandades y Cofradías, Antonio Coronado.

A las 11 de la mañana el cortejo procesional se puso en marcha desde el primer templo de la diócesis y pocos minutos después salió la Virgen del Carmen a los sones del himno nacional y la 'Salve Marinera' interpretados por la banda de música de la Archicofradía de la Expiración. En el Patio de los Naranjos le cantó el coro Brisa Malagueña. El trono, portado por hombres y mujeres (diez) vestidos de marengos y escoltado por seis remos, discurrió por la calle Císter, donde a la altura del número tres, se lanzaron aleluyas y una gran petalada, y posteriormente transitó por la calle Cañón, dejando estampas únicas.

Cientos de personas, entre ellos gran número de turistas que quedaron impresionados con el cortejo, acompañaron la Reina de los Mares de Pedregalejo a su paso por Molina Lario, Sancha de Lara, Larios, la plaza de la Constitución, Granada, Santa Lucía -donde hubo una nueva petalada- y en el encierro en los Mártires.

La Virgen estrenó el estandarte realizado en los talleres de Juan Rosén bajo diseño de Eloy Téllez y con una pintura de Pepe Palma. En el frontal llevó un relicario con una reliquia de quien fuera obispo de Málaga Manuel González, que esta misma mañana fue canonizado por el papa Francisco en Roma. La Virgen del Carmen llevó la banda azul y blanca y la cruz del Mérito Marino que el pasado viernes le impuso la Real Liga Naval Española.

El cortejo fue abierto por una cruz alzada escoltada por dos faroles portados por jóvenes vestidos de marengo, seguido de la banda de cornetas y tambores de la Estrella y una veintena de niños vestidos de marengo portando remos, anclas y redes. Tras el estandarte se situaron una veintena de mujeres ataviadas con mantillas blancas, la representación de las hermandades de gloria de la capital y varios puntos de la provincia con sus guiones corporativos, representantes del Ayuntamiento como los concejales Estefanía Martín Palop (PSOE) y Juan Cassá (Ciudadanos) -en la misa y la salida estuvo también Francisco Pomares del PP-, los integrantes de la junta de gobierno de la Agrupación de Congregaciones, Hermandades y Cofradías de Gloria con su presidente, Juan Antonio Nieto, al frente, y la hermana mayor del Carmen de Pedregalejo, María José Ruiz González.

Sobre las dos de la tarde la procesión concluyó con el encierro en los Santos Mártires. Fue el punto y final a un domingo de otoño con sabor carmelita en el que el barrio marinero de Pedregalejo trajo al corazón de la ciudad su devoción por la Virgen del Carmen.