diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 17 / 25 || Mañana 18 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Nino Bravo, una voz irrepetible

música | aniversario

Nino Bravo, una voz irrepetible

15.04.13 - 11:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Fue un cantante de éxito arrollador, un amante esposo y un padre entregado. Paseó el nombre de Valencia por España y América Latina, orgulloso siempre de la tierra que le vio nacer y de la que nunca se separó, él, tan humilde y familiar, tan apegado a sus orígenes como deseoso de comerse el mundo. Le bastaron tres años para poner al público a sus pies merced a una voz cálida, potente y varonil. Alcanzó la gloria en tiempo récord y, casi en un suspiro, se marchó, apagada para siempre su vida en la curva de una carretera de Cuenca mientras se dirigía a Madrid con el propósito de lanzar al Dúo Humo, un conjunto en el que había visto a unos "nuevos Beatles" y del que se había convertido en protector. Corría el 16 de abril de 1973 y Nino Bravo dejaba huérfano a un país que se había enamorado de sus temas y al que legaría cuatro discos, más uno póstumo e innumerables recopilaciones y grabaciones inéditas que atestiguan su primacía de eso tan en boga en aquellos tiempos que vino a denominarse canción ligera.

Puede que su pasión por la música se la transmitiera su abuela materna, que si bien nunca se dedicó profesionalmente a la canción, sí amenizó algunos festivales benéficos. En cualquier caso, la idea anidaba en su cabeza desde sus años mozos. Hijo de un vendedor de seguros, sus primeros pasos laborales los daría en una joyería a la que se incorporó en calidad de aprendiz tras abandonar sus estudios. En poco tiempo era pulidor de diamantes, aunque la auténtica gema que había que moldear era él. Y a eso se dedicaba en sus ratos libres, siempre bajo la mirada de su amigo Vicente López, una figura crucial en su despegue al que conoció en el barrio de Sagunto donde creció y que ayudó a aquel muchacho tímido a salir de su cascarón.

Por entonces a Luis Manuel, su verdadero nombre, le llamaban Manolito y, en el otoño de 1961, junto a otros dos jóvenes, formaba su primera banda, Los Hispánicos, escogiendo un tema de The Platters, 'Only You', para hacer su presentación en sociedad. No les iría mal, pese a que Manolito no lograría superar el examen necesario para obtener el carnet profesional de artista.

Nace Nino Bravo

En 1963, Los Hispánicos ponían fin a su aventura y Luis Manuel se refugiaba en Los Superson, el grupo en el que su amigo Vicente López oficiaba de bajista. Entraba en calidad de sustituto temporal del solista, pero pronto quedó claro que si querían alcanzar la gloria, debía ser con él. A la búsqueda andaban cuando Luis Manuel hubo de incorporarse al servicio militar, siendo destinado a Cartagena. Aquello le hundió, hasta el punto de plantearse abandonar para siempre su sueño. Rescatado gracias al empeño de Vicente, consiguió un mánager que dio con el nombre con el que pasaría a la posteridad, Nino Bravo. Probó suerte con RCA, que le desechó, para posterior escarnio de la discográfica, y terminó firmando un contrato con Fonogram. Había nacido una estrella.

Para el primer disco, Fonogram reclutó a Manuel Alejando, un compositor que ya había firmado temas para Raphael y que le entregó a Nino Bravo 'Como todos' y 'Es el viento'. Especial cariño le tendría siempre al primero de ellos el cantante. La fórmula funcionaba bien y le serviría para pasar por varios festivales. Aunque le gustaban poco estos certámenes, eran un trampolín.

Entonces llegó el gran salto. Televisión Española le reclutó para 'Pasaporte a Dublín', un concurso del que habría de salir el representante español para el Festival de Eurovisión. Cayó ante Karina, pero el nombre de Nino Bravo recorrió España de punta a punta y su más reciente éxito, 'Te quiero, te quiero', una canción de Augusto Algueró pensada inicialmente para Lola Flores y después para Raphael, le catapultó dentro y fuera del territorio nacional.

La felicidad en el plano profesional se combinaba con la personal cuando el 20 de abril de 1971, Nino Bravo se casaba con María Amparo Esther Martínez Gil, la única novia que se le conocería y con la que, un año después, tendría a su primera hija, Amparo. Con ellas pasaría los días más felices de su vida, con giras por España y América Latina y el lanzamiento de dos nuevos discos, 'Un beso y una flor' y 'Mi tierra'.

El último, '… y volumen 5', no tendría tiempo de verlo publicado, como tampoco de conocer a su segunda hija, Eva María, nacida el 27 de noviembre de 1973, siete meses después de la muerte del cantante. Para entonces aún no se habían apagado los ecos del apoteósico homenaje que le rindieron en la Plaza de Toros de Valencia compañeros de profesión como Julio Iglesias, Manolo Escobar, Víctor Manuel o Mari Trini. Un sentido tributo a un hombre que solo ansiaba cantar… y vivir.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Nino Bravo, una voz irrepetible
El cantante Nino Bravo. / Archivo
Videos de Culturas
más videos [+]
Culturas

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.