diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 19 / 26 || Mañana 20 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Bomberos evitan amputar un pene atrapado en un tubo

GRANADA

Bomberos evitan amputar un pene atrapado en un tubo

13.06.12 - 18:15 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Bomberos, cirujanos y personal sanitario durante la operación para cortar el tubo en un quirófano del Ruiz de Alda. / J. E. Gómez
En el servicio de Extinción de Incendios de Granada no daban crédito a lo que les indicaba por teléfono un médico de Urgencias del Hospital Ruiz de Alda. Eran las cuatro de la madrugada de ayer cuando recibían una llamada en la que un doctor les preguntaba si tenían elementos para cortar un tubo de acero. El cirujano indicaba que era una cuestión de máxima gravedad. Sobre la camilla de su quirófano tenía a un hombre de 52 años que había introducido su pene en un cilindro de acero de dos centímetros de diámetro y ocho de longitud, y con solo dos opciones: cortar el tubo o amputarle el órgano sexual.
La decisión estaba cantada, había que salvar el pene al paciente a toda costa. «No disponemos de cizallas o sistemas que puedan cortar metales con la precisión que el caso requería, por lo que pensé que se podría hacer con un pequeño taladro de bricolaje que tenía en mi casa, con discos y fresas para metales pero muy pequeños», explica Simón Soriano, sargento de los Bomberos de Granada que, ayudado por el cabo Javier Chinchilla, materializó esta peculiar operación de rescate.
En el hospital esperaba el paciente, con una inflamación en su órgano sexual de unas proporciones que hacían imprescindible una intervención inmediata. El problema, según fuentes médicas, fue que al meter el pene en el tubo (de acero de 4 milímetros de grosor) como parte de una práctica sexual, tuvo una fuerte erección y, sin tiempo a reaccionar, el cilindro le estranguló el órgano sexual de tal forma que le produjo una gran inflamación que, a su vez, impedía que bajase la erección, con lo que era imposible sacarlo.
La situación llegó a tal punto que el glande, que se encontraba fuera por el otro extremo del tubo, llegó a adquirir una longitud de más de 12 centímetros y un grosor de más de cuatro. Para los médicos había un evidente riesgo de gangrena y, por tanto, de peligro grave para el paciente, por lo que había que hacer lo posible por cortar el tubo, ya que la otra posibilidad era la de la amputación. El cirujano actuó de la forma más coherente posible, ya que ante la imposibilidad de cortar el acero, pidió ayuda donde, como se comprobó después, podían dársela.
Dos horas
Por una noche, en el quirófano de Urgencias la actuación no fue solo del personal sanitario, sino que se compartió con dos bomberos. La intervención quirúrgica y de rescate del miembro atrapado necesitó de una hora y cincuenta minutos de un trabajo de una gran tensión, ya que hubo que manejar la pequeña fresadora de bricolaje de una forma lenta y con gran precisión para no dañar al paciente durante el corte longitudinal del tubo. Un falló podía provocar que toda la intervención fuese un fracaso y tuviesen que proceder a la amputación.
Los bomberos indican que en muchas ocasiones han tenido que utilizar herramientas en situaciones de grave peligro para la vida de las personas, «pero en 25 años de servicio nunca he visto nada igual», reconoce Soriano.
Este caso ha puesto en evidencia que algunas prácticas sexuales pueden ser muy peligrosas. Aunque el afectado no ha desvelado los motivos que le llevaron a meter el pene en un tubo de acero, todo indica que se trata de un sistema que estrangula el órgano sexual para conseguir una mayor erección. Pero un tubo de acero no se podría retirar a tiempo en caso de que esta actividad se descontrolase.
De no intervenir bomberos y médicos, le habría costado el pene o incluso la vida.
En Tuenti
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.