Miércoles, 23 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

MÁLAGA

EL PERFIL
Mariví Romero: Espíritu de servicio
Como concejala de Bienestar Social, siempre está dispuesta a ayudar a los más desfavorecidos. Es madre soltera. Repite en el puesto tres en la lista del PP. Pertenece a una buena cosecha de 'cachorros' de NN. GG. Deja todo a las ocho de la tarde para bañar a su hijo. Quiere terminar Derecho, su asignatura pendiente
Mariví Romero: Espíritu de servicio
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
DE CERCA
Datos personales: María Victoria Romero Pérez nació en Málaga el 30 de septiembre de 1971. Es madre soltera de un hijo.

Formación: Estudios de Derecho en la Universidad de Málaga, licenciada en Dirección y Administración de Empresas en EADE, y curso de alta dirección de Instituciones Sociales por el Instituto Internacional San Telmo (IESE).

Trayectoria política: Teniente de alcalde concejala delegada de Bienestar Social (desde 1998) y concejala del Área de Vivienda (desde mayo de 2003). Es vocal del Consejo Superior de Política de Inmigración del Ministerio de Interior. Ha sido presidenta de Nuevas Generaciones de Málaga y secretaria provincial del PP.

Publicidad

El mismo día en que se ponía la primera piedra del metro (7 de junio de 2006), ella ponía los cimientos de una etapa nueva en su vida que le ha cambiado por completo: daba a luz en el Hospital Materno Infantil a Víctor, su hijo. Mariví Romero, siempre fuera del estereotipo de 'mujer pepera', presume de ser madre soltera. Digamos que casa muy bien con la idea de mujer liberal que ha preconizado siempre Celia Villalobos.

La concejala de Bienestar Social y de Vivienda pertenece a esa cosecha de 'cachorros' de Nuevas Generaciones de principios de los noventa que tan buena añada han dado en el PP malagueño, como Juan Manuel Moreno Bonilla, Víctor González, Elías Bendodo, etcétera. Soñaban con cambiar las cosas que no estaban bien, fruto de una vocación política acentuada en la adolescencia.

A Mariví Romero, antes de ingresar en NN. GG., ya se le veían inquietudes en la Facultad de Derecho: fundó una asociación ecologista, con más ilusión que eficacia. Su asignatura pendiente es acabar las tres asignaturas que tiene pendientes para concluir la carrera de abogada. Mientras tanto, se ha licenciado en Dirección y Administración de Empresas por una universidad privada. Más adelante le gustaría hacer una carrera «relacionada con las personas». Ella, que siempre está rodeada de mendigos, drogadictos, enfermos de sida, niños con graves problemas, discapacitados, prostitutas, ancianos, familias desestructuradas, mujeres maltratadas, hombres con problemas de adicción al alcohol...

Algunos podrían decir que es un regalito de concejalía, pero ella lo lleva bien, a pesar de que le tocó sustituir en el área a Avelina Sanguinetti, una concejala que dejó una excelente huella a pesar del poco tiempo que estuvo. Mariví dice orgullosa que en cada barrio de Málaga hay una familia que le conoce. Esa cercanía con la gente más desfavorecida le ha mantenido muy pegada a la realidad de la calle.

Eso, que está muy bien en un político, tiene también ciertos inconvenientes a los que ella no da mucha importancia. En su casa ha llamado al portero electrónico a las cuatro de la mañana una mujer de la Cruz Verde porque tenía un problema que le urgía. Ella, pacientemente, se ha vestido y ha bajado a solucionárselo. Ese es el precio de servir a los demás.

A sus 35 años, encara la vida de otra manera. Ha restringido sus salidas nocturnas y todo su tiempo libre se lo dedica a Víctor. Es más, excepto en situaciones insalvables, ella se ha marcado dejar todo lo que esté haciendo a las ocho de la tarde y marcharse a casa a bañar a su hijo. Y luego regresa, si es necesario, para continuar con su trabajo. «Me ha aportado serenidad y otra visión de la vida», comenta la edil. La madre y el hijo, junto a Natalia -la chica que tiene en casa-, forman una familia que habita en un piso del Centro Histórico, la zona de Málaga que siempre le ha gustado vivir. Se separó de su pareja cuando estaba embarazada de dos meses, si bien mantiene una «excelente relación de amistad» con el padre de Víctor, nombre elegido «por ser el masculino de Victoria».

Portavoz municipal

Repite en el número tres de la lista del PP en Málaga capital. Por delante sólo tiene al alcalde, Francisco de la Torre, y al presidente provincial de su partido, Joaquín Ramírez, que opta a la presidencia de la Diputación. Sin embargo, en la nueva legislatura ya no será portavoz del grupo popular, como en ésta. En estos cuatro años ha sido la voz del PP en el Ayuntamiento de Málaga.

Ha mantenido una relación dispar con las portavoces de los otros dos grupos políticos. «Con Isabel (Martínez Talavera, de IU) hemos tenido una relación magnífica, es de las pocas que merecen la pena. Con Marisa (Bustinduy, del PSOE,) la relación ha sido escasa porque ella nunca me ha reconocido el papel que tenía como portavoz», subraya.

Víctor le reconocerá algún día el papel de madre y el espíritu que tiene de servir a los demás. Así es como Mariví Romero, de procedencia humilde y hecha a sí misma, entiende la política.

 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10

Canales RSS