Viernes, 29 de septiembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

CULTURA Y ESPECTÁCULOS

NARRATIVA
Libros y vida
Libros y vida
CIUDAD. Eva Díaz Pérez convierte a la ciudad hispalense en pieza esencial de su obra. / SUR
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
La autora escoge la Sevilla de finales del reinado de Alfonso XIII para trazar una trama de intriga y misterio HIJOS DEL MEDIODÍAAutora: Eva Díaz Pérez. Editorial: Fundación José Manuel Lara. Nº de páginas: 556 páginas. Nº de páginas: 19,90 euros

LA AUTORA: Eva Díaz Pérez nació en Sevilla en 1971, donde se licenció en la Facultad de Ciencias de la Información. Es autora de la novela 'Memoria de cenizas' (Fundación José Manuel Lara, 2005), con la que fue finalista del Premio de Novela Fernando Lara, y del libro satírico 'El polvo del camino. El libro maldito del Rocío' (2001), con el que inició su carrera literaria. En 1999 ganó el accésit del Premio de Periodismo Manuel Alcántara. Comenzó su vida profesional en el desaparecido Diario 16. En la actualidad es columnista del diario 'El Mundo', redactora especializada en temas de cultura y crítica teatral en el mismo periódico. También colabora en diversas revistas especializadas como 'Mercurio', 'Sibila', 'Clarín', 'Los Papeles Mojados de Río Seco' o 'Andalucía en la Historia'.

Publicidad

CIUDAD y literatura, casi nada como tema, casi nada como reto para cualquier escritor. No se trata, lo adelanto, de una visión literaria más o menos afortunada de una ciudad, París, Roma o Praga pongo por ejemplo; Nueva York, ya lo sabemos es la ciudad literaria de la más inmediata contemporaneidad. Se trata de hacer literatura dentro de la ciudad, desde ella, para ella, pero literatura, no crónica, no historia anecdótica de la urbe que eso requiere otro tipo de texto.

La autora ha elegido un momento de la historia de Sevilla que se corresponde con los años finales del reinado de Alfonso XIII, el de las putas y el aliento fétido, los meses previos a la Exposición Iberoamericana. Ha elegido a un grupo de poetas, los de las revista 'Mediodía', poetas que jugaban a las vanguardias; eso, jugaban. Es difícil ser vanguardista en una ciudad que parece que lo tiene dicho todo en arte. No deja de ser una desgracia nacer bajo la sombra de Velázquez y de Herrera y su cauda. No es que sea imposible, ahí está Bécquer, pero es muy complicado, no me lo niegue lector culto y avisado en estos temas.

Podrá gustar o no la moda imperante pero lo cierto es que un tipo de estructura narrativa funciona bastante bien en la novela actual, nada nueva por cierto, ese que desarrolla una trama que tiene un importante componente de intriga y misterio. En esta novela no falta el hilo de intriga que es la tendencia que nos toca vivir. En este caso se trata de una serie de mensajes que recibe el poeta-periodista Arturo Gándara y que lo llevan por azoteas de la ciudad, en ellas encuentra libros de autores clásicos de nuestra literatura. ¿Quién es el autor de estas notas? ¿Para qué este juego?

La ciudad se despliega como un fresco esencialmente literario, un espacio de libros, de cultura, de sueño, de acontecimientos que desembocarán en tragedia, la de la guerra civil, otro tema que también está de moda. La autora quiere ofrecer una visión total de esa Sevilla a la que, no me cabe duda, ama profundamente; hasta Cernuda adoró a su ciudad en la distancia y a pesar de sus 'compoblanos' como se dice en Puerto Rico.

Historia de poetas

Las figuras del poeta Fernando Villalón y del librero don Miguel son muy importantes en el desarrollo de la historia. Villalón es el teósofo, el que invoca a los espíritus más heterogéneos que se pueda imaginar, el creador de ilusiones, el amigo del protagonista; don Miguel es el custodio de la historia que es vida hecha letra impresa, es el enfermo de bibliomanía, ese admirable vicio que algunos padecemos, es también amigo de Gándara. La historia de los poetas, sus cenas, sus opiniones diferentes, sus anécdotas. La visita de los del 27, la foto del Ateneo, el paseo en barca. Cernuda solo, altivo, amor que se escapa a Madrid y deja al poeta-periodista un sabor triste. Los especuladores de la Exposición, las películas pornográficas para el rey, los barrios misérrimos, los corralones, la revolución que se prepara, el atentado frustrado, un dulce atentado. Los hechos desfilan con rapidez ante el lector.

La autora utiliza diversos elementos textuales y gráficos que van desde el diario a unos artículos sobre escritores 'raros' que Arturo publica en 'El Liberal' pasando por mapas en los que se deja constancia de los lugares en que aparecen libros, ello son el hilo conductor del amor y del odio que circulan por las páginas.

El rey mira como la mulata juega con un puro inmenso; la Virgen de la Hiniesta arde como tantas otras imágenes; el hambre es una de las claves que explican la violencia, la revolución y la represión son cara y cruz de una moneda cruel. Gándara es un observador que nos presenta lo mismo una escena divertida como la del baño de Lorca en una fuente del Real Alcázar, del que era alcaide mi admirado Romero Murube, que las miserias de la cárcel del Pópulo o la violencia desatada en el barrio de La Macarena, otra vez la Virgen de Sevilla. Gándara partirá de la ciudad y la construirá por medio de lo único que merece la pena, el arte, en este caso de la palabra.



 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10