Lunes, 7 de agosto de 2006
Registro Hemeroteca

en

CULTURA Y ESPECTÁCULOS

CULTURA Y ESPECTÁCULOS
La ermita de los muros transparentes
Después de once años, Evaristo Guerra pasa su último verano en el templo de Los Remedios de Vélez-Málaga. Sólo unas pinceladas le separan de su sueño
La ermita de los muros transparentes
SATISFACCIÓN. El artista está orgulloso del trabajo que ha realizado en los últimos once años en la ermita de Los Remedios de Vélez-Málaga.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
LA OBRA
Autor: Evaristo Guerra nace el 5 de septiembre de 1942 en Vélez-Málaga.

Mural: Los paños de la ermita de Los Remedios recrean el paisaje de la comarca de la Axarquía y sus oficios tradicionales.

Superficie: Tiene 1.150 metros cuadrados de superficie.

Fechas: La obra se inició en 1995 y está concluirá a finales de septiembre de 2006.

Entidades colaboradoras: Cajamar, Turismo Andaluz, Fundación Málaga y Ayuntamiento de Vélez-Málaga.

MÁS INFORMACIÓN I

www.evaristoguerra.com

Publicidad

L A lágrima que corre por su rostro no es de pena, es de satisfacción y emoción por ver el trabajo cumplido mientras da las últimas pinceladas al paño que plasma el cerro del Lucero de Cómpeta. A casi 40 metros de altura sobre el andamio, la vida se ve de otra manera. Pero la imagen es todavía más impactante si se produce dentro de la ermita de Los Remedios de Vélez-Málaga. Y no solo para Evaristo Guerra, quien ha dedicado los últimos once años a hacer realidad la promesa que le hizo a su virgen: pintar los muros del templo pero como si fueran transparentes, para que así la patrona pudiera disfrutar del paisaje de la Axarquía y de sus oficios tradicionales, que desgraciadamente hoy día se están perdiendo.

Ahora su sueño está a unas pocas semanas de cumplirse y su promesa se convertirá en un legado que quedará para la eternidad cuando a finales del mes de septiembre estampe su firma como punto y final a una obra de más de 1.150 metros cuadrados, trescientos más que la Capilla Sixtina de Miguel Ángel. «En un principio la ermita debería haber estado concluida el pasado mayo, pero como artista, quería elevar la vista al cielo y llenarlo de ángeles para la virgen, por lo que finalmente opté por pintar las diez pechinas del templo aunque esto retrasase unos meses más el final del trabajo», detalla Evaristo Guerra. No en vano, el pintor es un gran perfeccionista. De hecho, es virgo con ascendente en el mismo signo.

Así, la ambiciosa idea que proyectó hace tantos años de que la ermita de Los Remedios fuese la única en el mundo pintada por un solo artista ha tomado una forma espectacular en esta década. Evaristo Guerra ha plasmado todo su arte y poesía en unas paredes que son fiel reflejo de su personal estilo. Pero también de él mismo. Desde el fondo de la ermita, un joven repartidor del pan, al que no le faltan los pinceles, ve cerca del altar su autorretrato con 50 años más pero convertido en lo que aspiraba a ser y que le pidió a la virgen: un pintor de renombre. Sin embargo, aún no está terminado el Evaristo actual, «ya que será lo último que pinte antes de firmar la obra», detalla el artista.

Promesa cumplida

A falta de mínimos detalles, Evaristo Guerra ha cumplido todos sus sueños: su pueblo natal lo ha reconocido como un gran artista y ha podido concluir la promesa de adornar los muros de la ermita de Los Remedios. Sin embargo, no todos han sido buenos momentos. Al principio no creía que pudiera ver terminado su trabajo. «Hubo un tiempo en el que estaba tan desesperado que incluso le pedí a la virgen que me diese salud para terminarlo y al menos un mes para disfrutarlo; pero ahora espero que no se lo tome al pie de la letra», recuerda entre risas el artista.

Los primeros años sólo podía dedicar los meses de julio y agosto a este proyecto al hacerlo de forma altruista, de ahí que el ritmo de trabajo fuese muy lento. Hasta que Cajamar, Turismo Andaluz y la Fundación Málaga, junto al Ayuntamiento de Vélez-Málaga, se embarcaron en la financiación del mural costeando el trabajo del pintor durante siete meses. «Los meses de verano corren de mi cuenta, como en su día le prometí a la virgen de Los Remedios», puntualiza el pintor.

Su recompensa también va más allá del trabajo bien hecho. Junto con sus amigos y clientes, hay muchas personas anónimas que siguen casi a diario sus evoluciones. «Me cuentan que le piden a la virgen que me dé salud para terminar la ermita», detalla emocionado. Algunos incluso se ven representados. «El otro día una mujer me dijo que el canastero era su marido, pero yo le comenté que no lo conocía. A la semana siguiente vino con su esposo y efectivamente se parecía muchísimo. Eso me reconforta enormemente, porque veo cómo el pueblo se ve identificado en mi obra y que la va a cuidar», rememora Evaristo Guerra, comentario que ratifica su actual ayudante Rafael J. Toledo.

Invitación a la Reina

Las maratonianas horas de trabajo -pinta de ocho a tres de la tarde sin descanso y a veces incluso sábados y domingos- han sido seguidas hasta por la Reina Doña Sofía, quien ya ha recibido una invitación de Evaristo Guerra para que sea ella quien inaugure oficialmente, cuando pueda, la que va a ser su mayor obra.

Sin duda, uno de los rincones que más le llamarán la atención a Doña Sofía será el camerín de la virgen de Los Remedios. Desde allí se observa la inmensidad de la obra y la idea con la que fue concebida. «Cada vez que subo aquí se me ponen los pelos de punta, porque veo que realmente la virgen tiene una visión de toda la comarca de la Axarquía», afirma el pintor.

La vida de ermitaño de Evaristo Guerra llega este verano a su fin y, aunque con pena, es hora de volver a su estudio de Madrid. «No expongo desde el año 1995, pero ahora me doy cuenta de que el esfuerzo de todo este tiempo ha merecido la pena», recuerda el artista veleño. Pero el pintor no estará alejado de su tierra natal por mucho tiempo. Tiene prevista una exposición retrospectiva en la ciudad de Málaga el próximo otoño para conmemorar sus 50 años tras el caballete. Y ya con la satisfacción de haber cumplido su promesa.



 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10