Sábado, 5 de agosto de 2006
Registro Hemeroteca

en

MÁLAGA

LA CIUDAD Y SUS ÁRBOLES
LA CIUDAD Y SUS ÁRBOLES. El temible picudo rojo
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

LOS dos sábados anteriores expliqué lo imprescindible que resulta procurar que la sombra de las palmeras canarias del Parque aumente, en beneficio de malagueños y forasteros. Ello depende de su sanidad y su vigor, y por tanto de que se poden con las dos precauciones que todos los especialistas sin excepción recomiendan: no trepar por sus troncos con pinchos y no quitar más que las hojas amarillentas, como ya comenté.

Y no debemos desanimarnos al ver en un sitio u otro que se sigue haciendo lo contrario, pues las inercias de toda la vida son difíciles de cambiar, y como hay personas que ni leen ni se informan, siguen haciéndolo así, ignorando que perjudican a las palmeras y reducen el volumen y la densidad de sus copas, con malas consecuencias sobre los que pasan por debajo.

Tengo la esperanza de que la concienciación aumente con motivo de la gran preocupación respecto a la sombra del Parque, a lo que se añade la creciente alarma respecto a la temible plaga del picudo rojo, escarabajo que efectúa su puesta de huevos aprovechando los cortes de poda u otras grietas, y cuyas larvas han matado muchas palmeras canarias y bastantes datileras en esta costa, Canarias, Comunidad Valenciana, Francia, Italia, etc.

A Málaga la tiene acorralada, pues ha causado muertes en dos largos tramos de costa de un lado y otro, incluyendo el Rincón de la Victoria y Torremolinos. Y el área de vigilancia abarcaba desde Pulpí (Almería) hasta la Línea de La Concepción (Cádiz); pero ya han muerto washingtonias en Huelva, llegadas desde Egipto vía Valencia. Y quienes compran palmeras de esas tres especies tienen que traerlas generalmente de Egipto.

Siempre procuro ofrecer a los lectores las recomendaciones de los expertos en cada materia, pues me encanta aprender, y llamo o leo a unos y a otros hasta informarme bien, en contraste con el tan practicado deporte de opinar mucho sin informarse antes nada, que tantos éxitos olímpicos podría deparar a España.

Y quienes se curran en nuestra zona este problemón son los técnicos del Departamento de Sanidad Vegetal de la Delegación Provincial de Agricultura y Pesca, de la Junta de Andalucía, cuyas instrucciones publicadas sobre el picudo incluyen la de no plantar en los municipios afectados y en los colindantes (y en Málaga colindamos, vaya si colindamos) palmeras Phoenix canariensis ni Phoenix dactylifera, nacionales o importadas, para disminuir el riesgo de contagios a las muchísimas ya existentes.

En nuestro Parque hay más de quinientas palmeras de ambos géneros de riesgo (Phoenix y Washingtonia), que se verían amenazadas de plaga (y nosotros de falta de sombra) si se desoyese esa recomendación de los meritorios especialistas locales en la materia.



 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10