Pueblos de cuento en los Alpes austriacos

Hallstatt, en los Alpes austriacos./Creative Commons
Hallstatt, en los Alpes austriacos. / Creative Commons

Es la cordillera montañosa más importante del viejo continente y deja a su paso estampas únicas a través de ocho países

ÁLVARO ROMERO

La imponente cadena montañosa de los Alpes se levanta en Europa Central con cumbres que parecen acariciar el cielo, entre todas ellas destaca el Mont Blanc, su pico más importante con 4.810 metros de altitud. Domina una superficie cercana a los 200.000 metros cuadrados y atraviesa un total de ocho países para regocijo de los lugareños, pues deja a su paso paisajes de ensueño y una riqueza natural inigualable.

Austria es uno de los privilegiados, la cordillera ocupa alrededor de dos tercios del país. Se dispone en torno a ella, marcando el clima de la zona y el modo de vida de sus gentes que, buscan los valles que dibujan los ríos para instalarse. Las poblaciones repartidas en la región alpina derrochan belleza por los cuatro costados y arquitectura popular adaptada a las condiciones geográficas que marida a la perfección con el entorno.

Traunkirchen.
Traunkirchen.

Pueblos de postal

La localidad de Hallstatt es para muchos la más bella del continente. La arquitectura montañosa propia de la zona conecta con el verde de los montes y el lago homónimo que proyecta, como si de un espejo se tratara, la silueta del pueblo. El interés paisajístico y la riqueza natural de la zona queda fuera de toda duda. Como sacado de una postal, el pueblo se hace hueco dibujando callejones estrechos y casas con mucho encanto, floridos balcones y tejados a dos aguas, preparados para los fuertes inviernos que se viven en la zona donde las copiosas nevadas son habituales en estaciones frías. Cuenta con la mina de sal más antigua del mundo y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Muy cerca de la frontera con Alemania aparece Lofer, ocupando parte de un valle encerrado entre paredes montañosas en el Tirol meriodional. Una localidad llena de diversión con infinidad de opciones de ocio para los visitantes. Restaurantes, bares, hoteles y balnearios preparados para los turistas más exigentes. Senderos para caminar o pasear a caballo entre el verde de sus campos y, sus impresionantes pistas de esquí, a las cuales se puede acceder a través del teleférico. En las praderas se respira un refrescante aroma a hierbas y se puede degustar la maravillosa gastronomía local.

Pese a su reducido tamaño el pueblecito de Traunkirchen es uno de los rincones con más encanto de Austria. Se ubica en la parte nororiental de la cordillera, lejos del mundanal ruido y el bullicio de los turistas. Tan desconocido como bello, yace mirando al lago Traunsee con su capilla, bautizada como Johannesbergkapelle, vigilando el entorno sobre un acantilado. De fondo siempre el característico paisaje alpino que ofrece la posibilidad de realizar decenas de deportes y actividades vinculadas a la naturaleza, el mayor de sus tesoros.

El pueblo fortificado de Kufstein está ubicado entre la región del Tirol austríaco y Baviera. Supone una oportunidad única de disfrutar de un paisaje de ensueño y practicar deportes de invierno. Entre las especialidades gastronómicas más destacadas se encuentran el queso y el tocino de producción local. Las frías aguas del río Eno atraviesan la localidad dejando una mágica estampa en la que destaca la Fortaleza de Kufstein, su lugar más famoso e importante a nivel histórico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos