Paisajes con historia junto al Guadalteba

Ardales puede presumir de tener hasta tres fortalezas en su territorio. /
Ardales puede presumir de tener hasta tres fortalezas en su territorio.

Ardales, Serrato o Cuevas del Becerro son algunos de los pueblos que conforman esta fértil comarca, que ha sido testigo de importantes acontecimientos en la Edad Media

Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

La variedad de sus paisajes y su riqueza en vestigios históricos son las principales señas de identidad del Valle del Guadalteba, que se sitúa en la confluencia de comarcas tan distintas como son las del Valle del Guadalhorce, la Sierra de las Nieves, la Serranía de Ronda y la Vega de Antequera.

Cañete La Real

Patrimonio.
Pese a tener poco más de 1.700 habitantes, el pueblo de Cañete La Real cuenta con un importante legado histórico. En su vasto territorio, uno de los más extensos de la provincia, se pueden ver vestigios árabes, como la torre alquería de Ortegícar o el castillo de Hins Canit. En su casco urbano se pueden ver no sólo la iglesia sino también dos conventos (uno aún en uso), lo que demuestra la importancia de la villa en el pasado.
Qué visitar:
Castillo de Hins Canit, torre de Ortegícar iglesia de San Sebastián y convento del Santísimo Sacramento.

Almargen

Magia.
Almargen es un coqueto pueblo que tiene ciertas peculiaridades. Por un lado, el río Salado que vierte a unos metros del casco urbano unas valiosas aguas yodadas (se recomiendan por su beneficios para la piel y el estómago). A este milagro de la naturaleza hay que unir la Diosa de la Fertilidad, un ídolo tarteso que está en el Museo Municipal, al que se le atribuye cierto poder para que las mujeres se queden en estado. Más allá de estas creencias, Almargen es una apacible villa que tiene un importante legado histórico.
Qué visitar:
Nacimiento del río Salado y el Museo Municipal.

Sierra de Yeguas

Agricultura.
Los espárragos y el aceite de oliva virgen extra son los principales productos que hoy se cultivan en la localidad de Sierra de Yeguas. Esta villa malagueña, situada a los pies de la sierra de los Caballos, lleva, además, años apostando por los productos ecológicos. Pero, además, cuenta con un valioso legado histórico, como se puede ver en su majestuosa parroquia de la Inmaculada o la iglesia situada en la aldea de Navahermosa, más conocida por los serranos como el ‘pueblecillo’.
Qué visitar:
Iglesia de la Inmaculada y Navahermosa

La comarca está compuesta por los municipios de Ardales, Carratraca, Sierra de Yeguas, Campillos, Teba, Cañete La Real, Cuevas del Becerro , Almargen y Serrato. Durante milenios, estas fértiles tierras han tenido un importante valor estratégico. Así se puede comprobar con la existencia de numerosos yacimientos arqueológicos a lo largo y ancho de su territorio. De ese modo, en el Valle del Guadalteba se pueden encontrar restos de las distintas civilizaciones que por allí han pasado.

Carratraca

Agua.
Conocida antaño como la Puebla de Baños, la localidad de Carratraca vincula su historia al balneario de aguas sulfurosas que todavía hoy sigue abierto en su casco antiguo. Éste, como otros edificios singulares de esta localidad, protegida como Conjunto Histórico-Artístico, se construyó en su época de mayor esplendor, en el siglo XIX. Fue en esa centuria cuando la villa consiguió cautivar no sólo a la burguesía malagueña sino también a personajes tan famosos como Lord Byron o Eugenia de Montijo.
Qué visitar:
Antigua Casa de Trinidad Grund y Balneario.

Teba

Historia.
El castillo de La Estrella y los distintos yacimientos prehistóricos hallados en el territorio de Teba demuestran la importancia estratégica de esta localidad que divisa el Valle del Guadalteba. Pocos pueblos andaluces pueden contar la historia épica que protagonizó el escocés sir James Douglas, junto a sus fieles soldados, en la toma de la villa. En el entorno se pueden ver el Tajo del Molino y la Cueva de las Palomas, entre otros claves de interés.
Qué visitar:
Castillo de la Estrella, Museo Histórico e iglesia de la Santa Cruz Real.

Campillos

Referente.
Este pueblo hace las veces de cabecera del Valle del Guadalteba. De hecho, con poco más de ocho mil habitantes es el municipio más poblado de esta comarca. Atesora en su casco urbano joyas arquitectónicas, como la iglesia de la Inmaculada, y enclaves urbanos emblemáticos, como el parque José María Hinojosa. Cerca de allí, se puede ver la reserva natural de las Lagunas de Campillos, que, cuando la meteorología lo permite, suele ser un enclave de gran interés ornitológico.
Qué visitar:
Iglesia de la Inmaculada y reserva natural de las Lagunas de Campillos.

Uno de los pueblos donde mejor se ve todo ese patrimonio es Ardales, que tiene en su territorio hasta tres fortalezas distintas: La antigua ciudad de Bobastro y los castillos del Turón y de la Peña. A ese legado hay que unir la Cueva de Ardales, que conserva interesantes vestigios prehistóricos; el Caminito del Rey, que recorre el Desfiladero de los Gaitanes; el Puente de La Molina o la iglesia de los Remedios, entre otros enclaves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos