Inmersión en la Axarquía con más sabor

Las rutas del Aguacate, de la Pasa Moscatel y del Vino ofrecen un intenso recorrido por el interior y la costa de la comarca más oriental de Málaga

Paseros tradicionales en El Borge. /J. A.
Paseros tradicionales en El Borge. / J. A.
Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

La Axarquía es una comarca rica en tradiciones. Entre ellas, están, claro está, las gastronómicas. De hecho, la comarca más oriental de la provincia de Málaga cuenta con itinerarios turísticos que sirven para poner en valor la vid y sus productos derivados, la pasa y el vino.

Así, desde el núcleo rinconero de Benagalbón hasta Cútar se puede hacer la denominada Ruta de la Pasa, que incluye también a los pueblos de Moclinejo, Almáchar y El Borge. A este itinerario hay que añadir la conocida como la Ruta del Vino, en la que se encuentran los municipios de Cómpeta, Algarrobo, Sayalonga, Canillas de Albaida, Torrox, Nerja y Frigiliana.

Aunque muchos más recientes, los subtropicales también tienen su propio itinerario turístico, conocido como la Ruta del Aguacate, en la que se incluyen localidades como Macharaviaya, Iznate, Benamargosa y Benamocarra, entre otros. Este último municipio, conocido por ser el pueblo natal del compositor Eduardo Ocón, produce, además de los mencionados aguacates otros frutos tropicales y algunos tradicionales de la zona, como la vid o el olivo.

Moclinejo. Moscatel.

Este pueblo de la Ruta de la Pasa mira al mar desde unas colinas donde el paisaje está compuesto por viñedos, paseros, lagares y olivos. Dentro del pueblo quedan algunas reminiscencias del pasado andalusí, como su casco antiguo, en el que se erige la iglesia de Nuestra Señora de Gracia. Otros atractivos del pueblo hay que buscarlos en el entorno. Así, en la aldea de El Valdés se encuentra la Casa Museo de la Axarquía, de titularidad privada, pero de vocación turística.

Qué visitar: Museo y bodega de Antonio Muñoz Cabrera e iglesia de la Virgen de Gracia.

Almáchar. Viñas.

Conocida como ‘cuna del ajoblanco’, esta villa malagueña está rodeada por el viñedo tradicional de esta zona de la Axarquía, salpicado por los distintos paseros que todavía se siguen usando para secar la uva moscatel durante los últimos días del verano. El casco antiguo, en el que se encuentra la iglesia de San Mateo, con su torre de estilo mudéjar, es el principal atractivo del pueblo. Se trata de un laberinto de casas encaladas y coloridas macetas donde merece la pena perderse.

Qué visitar: Iglesia de San Mateo y Museo de la Pasa.

Iznate. Vistas.

Este pueblo representa un nexo perfecto entre los cultivos tradicionales y los subtropicales. De hecho, este municipio, incluido dentro de la Ruta del Aguacate, conserva todavía hoy viñas de la variedad moscatel. Pero, además de su legado agrícola, Iznate tiene parte de su encanto en su cuidado casco urbano, un conglomerado de casas blancas entre las que busca protagonismo la torre de la iglesia de San Gregorio.

Qué visitar: Iglesia de San Gregorio, Fuente de los Tres Deseos, el mirador de la Loma Barcos y ermitas.

Benamargosa. Tropical.

Este municipio de la Ruta del Aguacate acuñó hace años el lema turístico de ‘Ribera Tropical’, con el que se alude a uno de sus principales atractivos paisajísticos. Además de aguacates, mangos y otros frutales de origen exótico, Benamargosa tiene fértiles huertas de las que salen tomates o limones. Parte de su legado guarda relación con la agricultura, principal fuente de ingresos de la localidad. Así se constata al ver el gran puente que sirve para salvar el río Benamargosa, con sus diez ojos.

Qué visitar: Puente de los Diez Ojos, el Arco de la Huerta o la iglesia de la Encarnación.

Algarrobo. Historia.

Este pueblo de la Ruta del Vino es uno de esos municipios privilegiados por tener parte de su territorio en el mar y otra en el interior. Su principal núcleo urbano cuenta con un cuidado casco antiguo, en el que se suceden calles estrechas y empinadas que parecen sugerir visitas a su principales monumentos, la iglesia de Santa Ana y la ermita de San Sebastián. En su núcleo del litoral, Algarrobo Costa, aguardan torres vigías y la necrópolis fenicia de Trayamar.

Qué visitar: Iglesia de Santa Ana, ermita de San Sebastián y torres vigías.

Cómpeta. Sierra.

En la ladera de la sierra de Almijara aguarda, Cómpeta, uno de los pueblos que ha cautivado a más turistas extranjeros en la comarca de la Axarquía. De hecho, hoy en el pueblo conviven casi en igualdad de número, competeños y residentes europeos. El nombre de esta localidad lleva siglos vinculado al vino dulce moscatel, pero también al lema turístico que lo describe como un excelente mirador de esta escarpada zona de la provincia de Málaga.

Qué visitar: Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y Museo Molino de Adriano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos