El deslumbrante fin de semana del valle de las cerezas de Málaga

El deslumbrante fin de semana del valle de las cerezas de Málaga
SUR

La floración de las plantaciones de cerezos de Alfarnate, el 'Jerte malagueño', alcanza este fin de semana en su máximo apogeo

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Alfarnate, en la comarca de la Axarquía, es el único pueblo de la provincia con una producción comercialmente importante de cerezas, un cultivo que cumple ya casi medio siglo de historia en esta pequeña localidad malagueña de apenas 1.300 habitantes. Su privilegiada ubicación geográfica, a 925 metros de altitud sobre el nivel del mar, convierte a la localidad en un enclave ideal para el cultivo del cerezo, un árbol delicado, pero que requiere entre 900 a 1.800 horas de frío para la floración.

Actualmente, la superficie de cultivo ronda las 50 hectáreas. Es algo inferior a la de hace unos años, cuando alcanzó las 60 hectáreas. El motivo es que hay explotaciones que han sido arrancadas al cumplir sus árboles casi 40 años, reduciendo así sus producción. Pero lejos de abandonar el cultivos, los productores están renovando las plantaciones con nuevas variedades más tardías y resistentes a plagas.

La floración del cerezo se ha convertido en un atractivo para la localidad. Desde hace una semana son bastante los malagueños que se están acercando hasta este pueblo de la Axarquía Alta deseosos de ver su paisaje y los cerezos en flor. Según el alcalde de Alfarnate y productor de cerezas, Salvador Urdiales, la floración resulta un gran espectáculo, tanto que ha llevado a denominar a la localidad como el 'Jerte malagueño'.

Las lluvias y el frío registrado este año en el municipio hace prever a los productores una gran floración. La mejor forma de presenciarla y verla en todo su apogeo es siguiendo la ruta de las Pilas, que parte del pueblo de Alfarnate y que tiene un recorrido circular por su entorno. (Más información y detalles sobre la ruta en este enlace.

Detalle de los cerezos en flor.
Detalle de los cerezos en flor. / Agustín Peláez

Alfarnate produce una media de 60.000 kilos al año de cerezas. La recolección comienza en a finales de mayo y se alarga hasta julio, aunque últimamente hay agricultores que están sembrando variedades tardías como la burlat capaces de alargar la producción hasta agosto incluso.

Las variedades más comunes son Lapins, Celeste –conocida también como Corazón de Cabrito– y Skena, entre otras. La producción de cerezas de Alfarnate compite con la de El Jerte (Cáceres) o Güéjar Sierras (Granada). En el Valle del Jerte se cultivan más de 100 variedades de cerezas, aunque con Denominación de Origen Protegida solo hay cinco variedades de 'cerezas del Jerte': Ambrunés, Pico Limón Negro, Pico Negro y Pico Colorado –todas ellas picotas–, y la Navalinda. La cosecha en El Jerte da comienzo a principios de junio. El famoso valle cacereño produce una media de unas 15.000 toneladas de cerezas.

El precio de esta fruta suele superar los 3 euros el kilos. En Alfarnate son muchos los productores que venden la caja por seis euros (tiene dos kilos).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos