Los castillos y las torres más singulares que vigilan la costa malagueña

Estas atalayas se encuentran en los lugares más insospechados, desde las que están camufladas entre edificios hasta los que se antojan inaccesibles por estar en acantilados

Castillo de Marbella/Sur
Castillo de Marbella / Sur
Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

Desde Nerja a Manilva, la costa malagueña lleva siglos siendo vigilada por torres y castillos que durante años han sido fundamentales para evitar ataques piratas. Hoy estos vestigios se han convertido en un conjunto patrimonial de gran valor, que, en ocasiones, se ve eclipsado por el desarrollo turístico del litoral. Estas atalayas se encuentran en los lugares más insospechados, desde las que están camufladas entre edificios hasta los que se antojan inaccesibles por estar en acantilados. Aunque hay más de una treintena de monumentos de este tipo, entre castillos y torres, éstos son algunas de las más singulares. Muchos de estos vestigios son del siglo XVI y fueron fundamentales para proteger la costa de ataques piratas.

1 Torre Río de la Miel (Nerja)

De la media docena de torres vigías que se pueden ver en el litoral de Nerja, la más curiosa es sin duda ésta. Apenas queda la mitad de la estructura de lo que fue una atalaya del siglo XVI, situada entre la desembocadura del río de la Miel y el Molino de Papel. Al observarla, hay quien piensa que queda muy poco para que sea derribada por la fuerza del viento o incluso de las olas, ya que se encuentra muy cerca del mar, en los Acantilados de Maro. Como curiosidad, cabe destacar un curioso hallazgo que se hizo en 1944: un depósito de armas de los ‘maquis’. Se puede ver tanto desde la playa como desde uno de los miradores que hay junto a la N-340 a su paso por los Acantilados de Maro. Aunque es muy valiosa, hay que recordar es tan sólo una de la media docena de torres que se conservan en el litoral nerjeño.

UBICACIÓN: pincha aquí

2 Restos del Castillo Bajo (Torrox)

En el lugar donde actualmente se erige el Faro de Torrox, hubo hace casi dos milenios una villa romana, Caviclum, datada entre los siglos I y IV d. C. Allí se levantó en su momento el Castillo Bajo, que estaba formado por termas, villa con mosaicos y hornos cerámicos que surtían de ánforas, para la salsa de garum y salazones, a la factoría pesquera, cuyas piletas se utilizaron en la posterior necrópolis. Además del faro, en la zona se puede disfrutar de un bonito paseo marítimo, con un singular mirador sobre la playa y otros interesantes vestigios históricos, como un antiguo horno romano.

UBICACIÓN: pincha aquí

3 Torre ‘Ladeá’

En la localidad de Algarrobo Costa, se conserva una peculiar atalaya árabe, que podría ser la particular Torre de Pisa de la Axarquía. Se encuentra claramente inclinada aunque no corre riesgo de caerse. No en vano es conocida como Torreladeada o Torre Ladeá. Se encuentra en una zona ajardinada muy cerca del paseo marítimo. No muy lejos de allí, pero ya del siglo XVI, se localiza otra atalaya algarrobeña, la Torrenueva, también conocida como la Torre Derecha, en contraposición a la inclinada. En el caso de ambas atalayas se han camuflado de alguna forma por el urbanismo de la zona, aunque las dos, situadas muy próximas al paseo marítimo, son de fácil acceso.

UBICACIÓN: pincha aquí

4 Castillo del Marqués (Vélez-Málaga)

En el núcleo veleño de Valle Niza, al igual que en Rincón de la Victoria, hay una 'casa fuerte' del XVIII, aunque hay datos que apuntan a que se levantó originalmente como castillo dos siglos antes. Actualmente está ocupado por una prestigiosa escuela de hostelería, pero su situación a pie de carretera lo convierte en uno de los monumentos más fotografiados de la zona.

UBICACIÓN: pincha aquí

5 Torre Moya (Vélez-Málaga)

Esta atalaya visible desde la N-340 a su paso por el núcleo de Benajarafe tiene muchas singularidades. Entre ellas, está la de su tamaño y su forma de pezuña. Sin embargo, lo que más puede llamar la atención de esta torre mandada a construir en época de Felipe II es que esté habitada. Esta peculiaridad no permite adentrarse en la actualidad en ella. Sin embargo, desde el exterior se puede observar su buen estado de conservación y sus prodigiosas dimensiones.

UBICACIÓN: pincha aquí

6 Casa Fuerte de Bezmiliana (Rincón de la Victoria).

Lo que hoy se ve como un recinto amurallado en segunda línea de playa (en la avenida del Mediterráneo) fue un importante baluarte para la seguridad de la costa axárquica. Se trata de la Casa Fuerte de Bezmiliana. Este recinto amurallado, de planta cuadrangular, tiene una muralla con dos garitas, desde donde se oteaba la línea marítima para evitar posibles ataques de piratas. Actualmente en este edificio se utiliza como sala de exposiciones.

UBICACIÓN: pincha aquí

7 Torre del Cantal (Rincón de la Victoria)

En el municipio de Rincón de la Victoria, además de la Torre de Benagalbón, que da nombre a uno de sus núcleos, se puede ver una interesante atalaya, que se levanta en la zona conocida como El Cantal. Esta torre, como ocurría hace siglos, permite hoy tener una visión amplia de la costa. De hecho, allí hay un interesante mirador que da la posibilidad de observar buena parte del litoral rinconero, gracias a la elevación sobre la playa.

UBICACIÓN: pincha aquí

8 Torre de las Palomas (Málaga).

Quizás sea uno de los vestigios históricos menos conocidos de la ciudad de Málaga, ya que se encuentra en el extremo oriental de su término municipal, donde es eclipsado por la famosa fábrica de cementos de La Araña. Sin embargo, se trata de una valiosa torre del último cuarto del siglo XVI que se encuentra en muy buen estado de conversación. Desde sus inmediaciones se tienen bonitas vistas de esta zona abrupta del litoral malagueño. También se conectaba visualmente con la desaparecida torre de San Telmo, que estaba cerca del arroyo Jaboneros.

UBICACIÓN: pincha aquí

9 Torre Pimentel (Torremolinos)

En la propia calle San Miguel se puede ver uno de los principales vestigios históricos de la localidad, la torre de Pimentel, construida durante la época nazarí en una verdadera atalaya en la que se divisa buena parte de la costa malagueña. A pocos metros de allí se puede visitar la principal parroquia del pueblo, la iglesia de San Miguel Arcángel.

UBICACIÓN: pincha aquí

10 Torre de Quebrada (Benalmádena)

Junto a Torremuelle, esta atalaya es una de las dos que se pueden ver en la costa benalmadense a pesar de que no siempre resulta fácil avistarlas por los edificios que las rodean. Su nombre se debe al estado deteriorado que tenía en el siglo XVI, cuando se comenzó a remodelar la primitiva construcción, que era árabe. Aunque la parcela donde se encuentra está hoy vallada, merece la pena observarla desde fuera, ya que se encuentra sobre una gran roca.

UBICACIÓN: pincha aquí.

11 Castillo Sohail (Fuengirola)

Este recinto amurallado es hoy uno de los monumentos más emblemáticos de la Costa del Sol. Está situado junto al cauce del río Fuengirola, donde hoy hay un cuidado parque fluvial. El recinto amurallado se encuentra en un pequeño cerro con apenas 40 metros de altura sobre el nivel del mar. Esa elevación es suficiente para tener una de las mejores vistas del litoral. Aunque fue construido originalmente por los romanos, su estructura responde a la diseñada ya en época de los califas, que fue remodelado en parte por los almorávides en el siglo XII. Sus cambios más notables se dan a partir de 1.485, cuando la plaza es tomada por las tropas cristianas, que añaden y eliminan distintos elementos arquitectónicos. Así, se suprimieron sus torres de levante para crear una plataforma para colocar los cañones.

UBICACIÓN: pincha aquí

12 El Torreón de la Cala (Mijas)

En el núcleo de La Cala de Mijas, se puede ver y visitar el llamado Torreón, que es actualmente un centro de interpretación dedicado tanto a este tipo de sistemas de vigilancia como al mar en general. El edificio, que está abierto al público durante los fines de semana y festivos, tiene en su interior tres salas temáticas. La primera está dedicada a las torres vigías tanto del litoral mijeño como de otros puntos de la costa malagueña. En la segunda de sus dependencias se hace un homenaje a la figura del General Torrijos, que desembarcó en la cercana playa del Charcón para defender el orden constitucional en 1.831. En el último espacio habilitado se hace un homenaje al pasado pesquero de este núcleo costero de Mijas, con embarcaciones y enseres relacionados con esa actividad.

UBICACIÓN: pincha aquí

13 Torre de los Ladrones (Marbella)

En los cerca de 30 kilómetros de litoral que tiene Marbella se pueden ver hasta 6 torres vigías distintas, que son, en su conjunto, el vestigio más evidente de etapas históricas especialmente convulsas en este emplazamiento mediterráneo. Entre ellas, sobresale por su tamaño la que está en el monumento natural de las Dunas de Artola, junto a la playa de Cabopino. Se trata de la Torre de los Ladrones, conocida así a partir del siglo XVI por su voladizo (también llamados ladroneras). Esta esbelta atalaya –casi 15 metros de altura- pudo tener un origen romano, si bien lo que está confirmado es su uso por los árabes y después de estos por los cristianos.

UBICACIÓN: pincha aquí

14 Castillo de Marbella

En el centro histórico de Marbella, hoy ocultado en parte por muchas viviendas se puede ver otro baluarte defensivo. Al menos, se atisban muchas de sus murallas. Hoy está considerado como el vestigio más importante de la civilización musulmana en esta ciudad de la Costa del Sol. Su perímetro viene definido por el trazado de las actuales calles Solano, Portada, Arte, Salinas, Trinidad, Carmen, Ortiz del Molinillo y Virgen de los Dolores. Está formado por dos recintos, ambos de planta cuadrangular. Merece la pena pasear por esta zona monumental situado en el corazón de la villa. Desde la decena de torres con las que contó esta fortaleza se podía ver la costa y los posibles acercamientos hostiles que entraran por el Mediterráneo.

UBICACIÓN: pincha aquí

15 Castillo de San Luis (Estepona)

En sus más de veintena de kilómetros de litoral, esta localidad es la que más elementos de vigilancia tiene de la comarca, con 7 torres y un castillo, el que lleva el nombre de San Luis. Esta fortaleza, situada en el centro histórico, fue mandada a construir por los Reyes Católicos para sustituir a la anterior fortaleza árabe, conocida hasta entonces como Estebbuna, de donde procede Estepona. El crecimiento de la ciudad llegó a ocultar en parte la estructura de esta fortaleza, aunque hoy en día se puede contemplar parte de su muralla medieval, situada a un paso de la emblemática Torre del Reloj (un campanario de una iglesia hoy desaparecida).

UBICACIÓN: pincha aquí

16 Torre de la Sal (Casares)

En los dos kilómetros de litoral que tiene Casares, se puede ver una de las atalayas más llamativas de este recorrido, la Torre de la Sal, también llamada como la del Salto de la Mora. Su forma cuadrada, atípica en este tipo de construcciones, y sus dimensiones delatan que no fue usada como una mera torre de vigilancia. El origen de su construcción se remonta a la época nazarí, pero no se finalizó hasta el XVI. En ese siglo se la menciona como el "castillo" del Duque de Arcos, del que se sabe que construyó cerca de allí unas salinas, lo que justificaría la principal denominación de esa torre. Está situada sobre un roquedal, situado entre el río Manilva y el Arroyo Camarate, desde se tiene una buena perspectiva de la costa tanto al este como al oeste. Desde el punto de vista arquitectónico, se aprecia fácilmente que tiene dos alturas.

UBICACIÓN: pincha aquí

17 Castillo de la Duquesa (Manilva)

Al igual que otras casas fuertes de la zona de la Axarquía, durante el reinado de Carlos III, se levantó el castillo de La Duquesa, en la costa de Manilva. También conocido como el Fortín de Sabinillas, por su ubicación junto a ese barrio de Manilva, esta fortaleza se encuentra en muy buen estado de conservación, ya que se le han dado varios usos, como cuartel de los carabineros, como dependencias del Ayuntamiento o incluso como viviendas. Actualmente, alberga al Museo Arqueológico Municipal.

UBICACIÓN: pincha aquí

18 Torre de la Chullera (Manilva)

Casi en el límite con la provincia de Cádiz, se puede ver la torre más occidental de la provincia de Málaga. Se trata de la atalaya situada en la zona conocida como Punta Chullera, en el territorio de Manilva. Se encuentra muy cerca de la desembocadura del río Guadiaro, con unas vistas privilegiadas del Peñón de Gibraltar. Fue usada hasta el XVIII como parte del sistema de vigilancia.

UBICACIÓN: pincha aquí

Otros reportajes que te pueden interesar>>

13 fiestas temáticas que no te puedes perder en agosto en Málaga

10 campings para disfrutar este verano en Málaga

14 planes para que los niños disfruten este verano en Málaga

11 pozas refrescantes en el interior de Málaga

Senderismo+bocata: las rutas con área recreativa donde disfrutar

Diez rutas refrescantes por ríos malagueños

Seis manantiales saludables en la provincia de Málaga

18 cuevas que te sorprenderán en Málaga

Los 13 saltos de agua más sorprendentes de la provincia de Málaga

Diez lugares con misterio en la provincia de Málaga

Ocho templos rupestres de la provincia de Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos