El fin de semana histórico de San Isidro

En la estación leonesa se vive un momento muy dulce/San Isidro
En la estación leonesa se vive un momento muy dulce / San Isidro

Las pistas leonesas, que acumulan 35 kilómetros esquiables de excelente calidad, no recuerdan tiempos similares

JUANJO GONZALOMADRID

Las últimas semanas se tornaron casi negras para muchos centros invernales de la zona norte del país. En la Cordillera Cantábrica, más de uno se vio obligado a mantener buena parte de la estación clausurada, debido a la meteorología adversa que reinaba. No solo era la abundante nieve, que ayudó mucho a consolidar las bases de un inicio de temporada espectacular, pues la niebla y el fuerte viento no cesaban en las cotas más altas.

Fue un mal sufrido por, entre otros centros, un Alto Campoo que vio limitada la utilización de las buenas condiciones presentadas. Incluso, hubo días en los que la estación se mantuvo cerrada con la esperanza de poder retomar el normal servicio.

La estación de San Isidro, en una imagen de archivo
La estación de San Isidro, en una imagen de archivo

Afortunadamente, parece que el temporal ha remitido y la aparición del sol es ya un hecho y una alegría para los asistentes, animados por la meteorología a acudir en masa a unas pistas que permanecen inalterables. Así ocurre en San Isidro, donde deslizarse por la nieve es una sensación muy placentera y cuando el curso comienza, poco a poco, a encarar la recta final, se ha logrado recuperar la mejor cara.

Existe una parte buena en todo ello, y es que las copiosas nevadas han mantenido hasta 300 centímetros de un oro blanco que raramente se recuerda en unas pistas que desde que se iniciara el curso se han mantenido inmaculadas. Como ocurre en el Sistema Central y en el Ibérico, pocas temporadas se recuerdan como la actual, donde la nieve acumulada a estas alturas permite asegurar el buen funcionamiento hasta que se despida.

300 centímetros acumulan las zonas más altas

Jornadas históricas las que se viven en León que absolutamente nadie quiere perderse. Se espera una enorme afluencia durante las jornadas del fin de semana en unas pistas que ya suman un total de 35 kilómetros esquiables. Todo un sueño el que se está cumpliendo para los amantes de los deportes invernales en estos meses por la zona del Cantábrico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos