Almuñécar, un litoral tropical y abrupto

Vista de la playa de Cantarriján, con Cerro Gordo de fondo./J. A.
Vista de la playa de Cantarriján, con Cerro Gordo de fondo. / J. A.
Rutas por Andalucía

Tierra y mar juegan a mezclarse a través de acantilados y peñones de formas originales

Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

Entre chirimoyos y acuacates, delimitada por un Mediterráneo transparente, Almuñécar es, por méritos propios, la capital de la Costa Tropical de Granada. Tanto hacia al mar como hacia la montaña, el visitante podrá deleitarse con auténticas postales. Eso sí, cuando la primavera comienza a saber a verano, la vista se fija en su abrupto litoral, como el de la pedanía de La Herradura, desde la que se conecta con Cerro Gordo, una de las formaciones incluidas dentro del paraje natural de los Acantilados.

O el que se disfruta en la conocida playa de Cantarriján, que forma parte también del territorio sexitano. Cobijada en las montañas que resultan de las estribaciones de la Sierra de Almijara, que comparte también con la Axarquía malagueña, esta localidad está bañada por las aguas del Mediterráneo más azul. Pero, sin duda, su principal patrimonio natural está en su litoral, donde tierra y mar juegan a mezclarse a través de acantilados y peñones de formas originales, conformando también unas hermosas y amplias playas.

Dos días en Almuñécar

Coche + paseo.
Duración del viaje: 1 hora y 15 minutos desde Málaga. Visitas a monumentos y museos: 8 horas. Playas: 3 horas.

Pero no sólo merece la pena ir a Almuñécar por su singular costa. Allí, donde los romanos crearon la ciudad de Sexi, aguarda también un valioso legado de distintas culturas y civilizaciones. Así se puede ver en el Parque del Majuelo, donde se encuentran los restos de una fábrica fenicia de salazones, principal industria de la ciudad en aquella época.

Peñones de San Cristóbal.
Peñones de San Cristóbal. / Turismo Andaluz

En el patrimonio de esta ciudad granadina destaca también la cueva romana de Siete Palacios, actual sede del museo arqueológico o el Castillo de San Miguel, una fortaleza de origen andalusí que corona el casco urbano. Otro enclave singular es el Peñón del Santo, desde donde se tiene una deslumbrante perspectiva tanto del casco urbano como del litoral. Para subir a esta gran roca que desafía al mar hay que pasar de forma obligatoria ante la estatua de Abderramán I.

Panorámica de Almuñécar.
Panorámica de Almuñécar. / Turismo Andaluz

El microclima del que goza toda esta costa y la amabilidad de su gente son otros atractivos de Almuñécar. Gracias a sus agradables temperaturas, es posible no sólo que se pueda disfrutar de los encantos del municipio sino también de las antes mencionadas frutas subtropicales.

Qué ver en Almuñécar

Acueducto y termas. Vestigios de la antigua ciudad romana de Sexi (entre los siglos I y IV). Carrera de la Concepción, s/n. 18690 Almuñécar.

Iglesia de la Encarnación. Considerado como el primer templo barroco de la provincia de Granada (construida a principios del siglo XVII). Cuesta de la Iglesia, s/n. 18690 Almuñécar.

Castillo de San Miguel. Fortaleza de origen árabe situada sobre el cerro del mismo nombre, en el centro de Almuñécar. Explanada del Castillo, s/n. Barrio San Miguel. 18690 Almuñécar.

Factoría del Majuelo. Vestigios de salazones que tienen su origen en el siglo V a. C. Avenida de Europa, s/n. Parque Majuelo. 18690 Almuñécar.

Palacete La Najarra. Edificio civil de estilo neomudéjar (siglo XIX). Avenida de Europa, s/n (esquina Calle Bikini) 18690 Almuñécar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos