Jubrique acoge su tradicional Fiesta de las Máscaras

Este pueblo malagueño se encuentra entre el paraje natural de Sierra Bermeja y el Valle del Genal.
Este pueblo malagueño se encuentra entre el paraje natural de Sierra Bermeja y el Valle del Genal. / J. Almellones
  • Los jubriqueños se disfrazan con ropas y trajes propios de algunos oficios de antaño o bien con alguna vestimenta que aluda a algo acontecido en el pueblo

Los foráneos que visiten estos días Jubrique se sorprenderán con lo que, a primera vista, parece ser un carnaval tardío. Sin embargo, la Fiesta de las Máscaras es mucho más que eso. Así lo llevan defendiendo desde hace décadas sus vecinos.

Desde ayer jueves hasta el próximo sábado, como cada primera semana de mayo, los jubriqueños se disfrazan con ropas y trajes propios de algunos oficios de antaño o bien con alguna vestimenta que aluda a algo acontecido en el pueblo o fuera de él.

Poco importa la edad para participar en esta singular fiesta, ya que todos están convocados a formar parte de ella activamente, incluidos los más pequeños, llamados a perpetuar esta peculiar tradición de la primavera.

En Jubrique se sienten muy orgullosos de esta costumbre. De hecho, aseguran que es única en toda España. Todavía hoy no se sabe con certeza cuál es el origen de la Fiesta de las Máscaras. Hay quienes creen que puede estar relacionado con las Cruces de Mayo –al menos en las fechas coincide–. Según esta tesis, los jubriqueños que vivían en el campo acudían a la celebración con las ropas que podían, normalmente muy usadas y deterioradas.

Otros, sin embargo, creen que el uso de estas vestimentas antaño se justificaba por el anonimato que muchos amantes y pretendientes querían preservar cuando iban a casas ajenas. La mejor forma era ocultarse entre harapos y ropas viejas.

Hasta mañana por la noche la localidad vivirá intensamente esta tradición, con distintas actividades populares que implican de una forma u otra a todos los vecinos de este acogedor pueblo serrano.

Pero, además de esta peculiar tradición pagana, este municipio malagueño cuenta con otros atractivos en estos días. El ecuador de la primavera es un momento idóneo para recorrer sus calles y deleitarse con rincones floridos y sus vistas panorámicas.

La característica principal de este pueblo, famoso en el pasado por la producción de aguardiente, es la conservación de arcos y pasajes en su casco antiguo. También se mantienen numerosas chimeneas como las de antaño. De hecho, se puede establecer un pequeño itinerario desde donde ver cómo los vecinos del pueblo han conservado no sólo este rasgo arquitectónico, sino también las antiguas tejas.

Como en otras localidades del entorno, aquí el principal edificio es la iglesia, que pudo haberse construido sobre una antigua mezquita. Hoy, después de varias restauraciones, es conocida como la parroquia de San Francisco de Asís, patrón de la villa.

El templo se encuentra en uno de los espacios más emblemáticos para los jubriqueños. Desde allí, se pueden comenzar algunos de los itinerarios urbanos antes aludidos.

Romería Grande

Otros edificios religiosos de Jubrique son las ermitas de la Santa Cruz del Chorrillo y la del Castañuelo. La primera de ellas, situada en un espacio que permite divisar el casco urbano, será el escenario en tan sólo tres semanas de la conocida como Romería Grande. Por su parte, la capilla del Castañuelo está situada junto al antiguo camino real que unía la localidad con Estepona.

Entre los recursos turísticos de Jubrique, sobresale muy especialmente un novedoso oasis de mariposas en los jardines situados en el Mirador del Altillo. Desde hace apenas un mes, allí, además de disfrutar de unas vistas panorámicas del entorno, el visitante podrá observar a la especie conocida popularmente como ‘mariposa de la cuatro colas’ (CharaxesJasius) en plena libertad. Para ello, se han plantado allí varios madroños, que suponen el principal sustento de este lepidóptero.

En estos días los jubriqueños se disfrazan con ropas de oficios vinculados al campo.

En estos días los jubriqueños se disfrazan con ropas de oficios vinculados al campo. / SUR

Esta mariposa, abundante en el entorno, es muy apreciada por los jubriqueños. Tanto es así que recientemente ha sido adoptada como la mascota oficial del pueblo.

Pero para disfrutar de la riqueza natural que se puede encontrar en esta localidad, situada entre el Valle del Genal y los Reales de Sierra Bermeja, lo más recomendable es realizar algunas de las rutas senderistas habilitadas, como la del Matagallar o la que lleva hasta el idílico Charco Azul, entre otras.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate