Diario Sur

Once castillos legendarios en Málaga que debes visitar

Vista de Alozaina desde su castillo.
Vista de Alozaina desde su castillo.
  • La provincia de Málaga cuenta con más de una veintena de antiguas fortalezas, la mayoría de ellas construidas durante la etapa andalusí. Algunos de ellos fueron especialmente importantes e incluso fueron testigos mudos de hazañas históricas

La provincia de Málaga cuenta con más de una veintena de antiguas fortalezas, la mayoría de ellas construidas durante la etapa andalusí. Algunos de ellos fueron especialmente importantes e incluso fueron testigos mudos de hazañas históricas, como una gran rebelión contra el poder de los Omeyas, la toma de Teba con el apoyo de soldados escoceses o heroínas que se enfrentaron a los rebeldes morisco en el siglo XVI.

1. Castillo del Águila (Gaucín)

Este pueblo de la Serranía de Ronda cuenta con una fortaleza que jugó un importante papel en las etapas más convulsas del antiguo Al-Ándalus. Se trata del castillo del Águila, desde donde se divisa igualmente el Peñón de Gibraltar y buena parte de la Serranía de Ronda. El recinto amurallado, situado sobre una elevación rocosa de casi 700 metros de altitud, incluye en su interior un templo cristiano, la Ermita del Santo Niño. Este santuario cristiano fue levantada en el siglo XVII. Uno de los capítulos más importantes vividos en esta fortaleza fue el asedio que tuvo lugar en 1309, en el que algunas crónicas señalan que murió Guzmán El Bueno. Muchos historiadores dan por buena esa posibilidad.

Ubicación en Google Maps

2. Castillo de La Estrella (Teba)

Esta fortaleza, considerada como la segunda de mayor tamaño de la provincia de Málaga, está situada sobre el cerro de La Estrella, desde donde no sólo se divisa el pueblo de Teba sino también un vasto territorio que incluye el Valle del Guadalteba, la Vega de Antequera, la Campiña Sevillana e incluso la puerta de entrada a la Serranía de Ronda. Llegó a tener 18 torres -actualmente está íntegra la del homenaje- dentro del recinto amurallado que abarcó 25.000 metros cuadrados. Allí tuvo lugar una cruenta batalla en la que murió sir James Douglas, un noble escocés que comandaba un grupo de soldados de su país, para cumplir el deseo de su rey fallecido Robert The Bruce: Llevar su corazón hasta una cruzada. Douglas, que tiene un monolito en el pueblo, quería así cumplir el deseo del monarca escocés, que quiso en vida participar en una cruzada. Tras su fallecimiento, este noble se alió con las tropas cristianas para tomar la plaza de Teba. Todo ello se cuenta en el centro de interpretación del castillo.

Ubicación en Google Maps

3. Bobastro (Ardales)

Aunque no se conserva un recinto amurallado, hoy no cabe duda de que Bobastro fue un bastión civil y militar durante décadas. Allí tuvo su cuartel general Omar Ben Hafsun, el muladí malagueño que desafió el poder de los Omeyas entre los últimos años del siglo IX y los primeros del X. Todavía hoy queda mucho por descubrir en este enclave, que está situado en la Mesa de Villaverde, que resultó inexpugnable muchos años incluso para el poder del Califato de Córdoba, que necesitó casi medio siglo para controlar esta revuelta. En su interior, hoy se pueden ver los restos de una iglesia rupestre, que entre otros hallazgos demuestran la importancia de una rebelión que llegó a crear incluso una provincia dentro de Al-Ándalus.

Ubicación en Google Maps

4. Castillo de Archidona

Sobre un cerro que domina visualmente buena parte de la Vega de Antequera, se encuentra la fortaleza donde, según la tradición oral, comienza la famosa leyenda de los Enamorados. Aún se conservan bastantes partes de aquel recinto amurallado, que todavía hoy se antoja inexpugnable. Desde muchos de sus rincones se ve con nitidez la Peña de los Enamorados, la misma que se describe en la famosa Leyenda de los Enamorados como trágico final de Tello y Tagzona. Las vistas panorámicas y los restos de la antigua fortaleza no son las únicas motivaciones que deben llevar al visitante hasta esta colina por un sinuoso carril asfaltado, ya que allí se erige la ermita de la Virgen de Gracia, construida sobre la antigua mezquita. Todavía hoy se conservan en su interior algunos de los rasgos arquitectónicos del templo árabe. Los más atrevidos podrán hacer una subida cargada de adrenalina a través de una vertiginosa vía ferrata.

Ubicación en Google Maps

5. Castillo de Zalia

Frente al pueblo de Alcaucín todavía resisten al tiempo las ruinas del castillo de Zalía o Zalia, una fortaleza de origen fenicio que fue utilizada posteriormente por otras civilizaciones hasta la época de los árabes. En este enclave, según la leyenda, se sitúa la antigua y fantástica Odyscia en la que el escritor griego Homero ubica algunas de las hazañas de Ulises. Lo que sí es totalmente cierto es que fue construido por los árabes con su doble anillo de murallas. Más tarde fue conquistado por los Reyes Católicos y sirvió como "prisión - obispado de los levantiscos moriscos". La fortaleza tenía una ubicación estratégica, ya que se encontraba en el antiguo camino nazarí, que unía a la Axarquía con Granada.  En torno al castillo existen muchas leyendas. Una de ellas dice que su nombre viene de la reina Zalia, que bajaba diariamente al río para bañarse. Según la creencia popular, en las noches de luna llena iba hasta un pequeño estanque situado en la parte más cimera de la fortaleza, llamada La alberca de la reina mora.

Ubicación en Google Maps

6. La fortaleza de Comares

Construido entre los siglos VIII y IX, la fortaleza de Comares se encuentra en pleno casco urbano como un excelente mirador natural. Los 700 metros de altura sobre el nivel del mar lo convierten en un enclave único en toda la Axarquía, ya que desde allí se divisa buena parte de la comarca y los Montes de Málaga. Aunque la mayoría de sus almenas proceden de una remodelación, se conservan dos de sus torres principales, La Tahona y La Tahoncilla -en lugares opuestos del recinto-, y un antiguo aljibe. La importancia táctica del castillo hizo que fuera uno de los bastiones más importantes de la revuelta de Omar Ben Hafsun contra el poder los Omeyas. Durante mucho tiempo hubo quien incluso defendía que éste era el emplazamiento de Bobastro, aunque las evidencias que aparecieron posteriormente desmintieron esa hipótesis.

Ubicación en Google Maps

7. Fortaleza de Bentomiz

A una altura similar que la del castillo de Comares se encuentran los restos de la fortaleza de Bentomiz. Aunque muy deteriorado por el paso del tiempo, este castillo árabe vivió intensamente las revueltas moriscas que tuvieron lugar en torno a 1.570. Antes, también se vio envuelto en la rebelión de Omar Ben Hafsun contra el poder de los Omeyas. Se encuentra en el término municipal de Arenas, pero en la cima de la montaña que separa a este pueblo de las vistas al Mediterráneo. Aunque el camino no se encuentra en muy buenas condiciones para subirlo en vehículo, merece la pena subir hasta allí no sólo por ver los restos de murallas y parte de una torre sino también por divisar buena parte de la costa axárquica. A sus pies se puede ver la Fortaleza de Vélez, mientras que en los días claros se alcanza a ver incluso la costa africana.

Ubicación en Google Maps

8. Torre Escalante de Istán

De lo que un día fue el castillo de Istán no quedan apenas vestigios. Sin embargo, en el centro de esta localidad, situada entre la Costa del Sol y la Sierra de las Nieves, se puede visitar la que se conoce como Torre Escalante, que debe su nombre a uno de sus momentos épicos. Fue el que protagonizaron Juana de Escalante y su criada, que supieron defender el castillo de un ataque de moriscos en el año 1569. Estos rebeldes aprovecharon la ausencia del tío de Juana para asaltar la fortaleza, pero se encontraron con la valentía de las dos mujeres, que resistieron hasta que llegaron las tropas cristianas desde Marbella.

Ubicación en Google Maps

9. Castillo de Alozaina

Pocos vestigios de la fortaleza de Alozaina han llegado hasta nuestros días, pero, sin embargo, sí que se conoce que allí tuvo lugar una de las historias más singulares de las rebeliones moriscas vividas en Andalucía durante el siglo XVI. Allí narran las crónicas que tuvo lugar la hazaña de María Sagredo, una joven pechera que utilizó colmenas para repeler el ataque de las tropas de El Yebali. Las abejas, según la leyenda, se ensañaron con los atacantes moriscos, que emprendieron la huida al grito de "malditas sean las moscas de tu tierra". Este acto heroico e ingenioso se recuerda hoy en el escudo del propio pueblo. En las calles del casco antiguo aún se mantiene una de las torres de la fortaleza, que lleva precisamente el nombre de María Sagredo. También se conserva el lugar donde tuvo su emplazamiento el castillo original. Se trata del Parque Mirador, construido a mediados del pasado siglo con el fin de recuperar el recinto amurallado. En su interior se encuentra la esbelta iglesia de Santa Ana, que fue levantada sobre una anterior mezquita. Desde este recinto se aprecia buena parte de la zona agrícola situada entre el Valle del Guadalhorce y la propia Sierra de las Nieves.

Ubicación en Google Maps

10. Castillo de Álora

Coronando el Cerro de las Dos Torres, junto al casco urbano de Álora, se encuentra una de las fortalezas más importantes de la provincia de Málaga. Su actual aspecto es el que le dieron los árabes, aunque los cimientos de la fortaleza podrían ser seguramente de los romanos. Al igual que otras fortalezas del entorno, como la de Almogía, jugó un papel fundamental durante la rebelión morisca de Omar Ben Hafsun. Otro episodio bélico, la batalla en la que murió Diego Gómez de Ribera, el Adelantado de Andalucía, inspiró un bonito poema que todavía se recuerda: ‘Álora, la bien cercada’. Pero, lo más destacado de este castillo aguarda en su interior, además de albergar a la capilla del Nazareno, levantada sobre una anterior mezquita, conserva en muy buen estado la Torre de la Vela y un arco de herradura que es único en occidente.

Ubicación en Google Maps

11. La alcazaba de Antequera

Dentro del recinto amurallado de Antequera existen importantes vestigios históricos, como es la iglesia de la Real Colegiata de Santa María la Mayor, que se levantó como primer templo de la ciudad a principios del XVI con un evidente estilo renacentista, aunque también cuenta con algunos rasgos propios del gótico. Después de haber estado muchos años abandonado para el culto religioso, hoy no sólo es visitable sino que también se organizan distintas actividades culturales y lúdicas en su interior. Antes de acceder al templo es obligado pasar por el Arco del Gigante, que es posterior a la construcción musulmana. Esta emblemática construcción, erigida concretamente erigió en 1.585, tiene incrustada en su cornisa una escultura romana de Hércules, lo que ha llevado a que se le denomine como Arco del Gigante. Tras el arco y frente a la Real Colegiata se encuentra el espacio que antes fue la plaza de armas del castillo.

Ubicación en Google Maps

OTROS ENLACES DE INTERÉS:

-10 escapadas para disfrutar del invierno en Málaga

-10 paisajes donde perderse en Málaga este otoño

-16 sitios de comida buena, bonita y barata en la provincia de Málaga

-12 rutas para hacer senderismo con niños

-10 establecimientos en Málaga en los que comerse un buen plato de los montes

-10 enclaves espectaculares para disfrutar de los almendros en flor en Málaga

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate