Diario Sur

Una gran fiesta de melodías en el pueblo natal de Eduardo Ocón

Varias bandas de música de la provincia de Málaga actuarán en distintos escenarios del pueblo este sábado a partir de las 18 horas.
Varias bandas de música de la provincia de Málaga actuarán en distintos escenarios del pueblo este sábado a partir de las 18 horas.
  • Benamocarra celebra mañana la decimocuarta edición del Día de la Música, con una amplia variedad de actuaciones

Hay pocas familias en Benamocarra que no tengan entre sus miembros a alguien que toque algún instrumento o incluso cante, ya sea en una banda o en cualquier agrupación o coro. Y de ello presumen, orgullosos, en el pueblo.

Ese apego que se tiene en el pueblo por la música no es ni reciente ni casualidad. Allí nació hace 181 años uno de los compositores más ilustres de la música clásica del XIX, Eduardo Ocón.

A su figura y trayectoria artística se dedica precisamente uno de los eventos temáticos más singulares del calendario axárquico, el Día de la Música, que se celebra mañana desde las 6 de la tarde hasta la madrugada al ritmo de muy variadas melodías.

Bandas municipales, cantantes de copla, verdiales, tunas, ritmos exóticos (timbales y música iberoamericana) y otras agrupaciones darán la nota en esta fiesta en la que se rinden también a la pasión que por la música se tiene en la localidad de Benamocarra.

Las plazas de la Constitución y de Eduardo Ocón y las calles de Andalucía y Federico García Lorca serán algunos de los espacios abiertos donde se podrán oír y ver algunas de las actuaciones previstas. También el polideportivo local albergará otras intervenciones, como las de algunos de los integrantes del programa televisivo ‘Se llama copla’, con el que se pondrá el broche de oro a la fiesta.

Como complemento a la música, como se ha podido disfrutar en ediciones anteriores, no faltarán las degustaciones gastronómicas típicas tanto del pueblo como de la comarca de la Axarquía. Así se podrá saborear desde el ajoblanco hasta embutidos y otras elaboraciones caseras de la zona, como el vino dulce moscatel.

También se han preparado para la ocasión varias exposiciones de elaboraciones artesanales hechas en el propio pueblo por los vecinos, como las de manualidades y encaje de bolillos (en la plaza de Eduardo Ocón), o las de pintura, que giran entorno a la música como tema principal.

Como novedad, en esta décimo cuarta edición, se abrirá entre hoy y el domingo un mercado medieval en la calle de Andalucía, lo que servirá para ambientar aún más tanto el Día de la Música como el resto del fin de semana.

Además de disfrutar de música en vivo en torno a un zoco árabe, este mercado desarrollará a lo largo del fin de semana numerosas actividades para atraer la atención de pequeños y mayores, como exhibiciones de cetrería, magia o artes malabares. Por supuesto, no faltarán los productos artesanales a la venta entre los distintos puestos ambulantes que compondrán este mercado medieval.

Es una buena ocasión para conocer también la riqueza patrimonial de Benamocarra, que rinde homenaje a su hijo más ilustre con un busto, un monolito e incluso con una plaza que lleva su nombre. También se puede ver una placa que recuerda donde nació el propio Eduardo Ocón junto a la puerta de un inmueble de titularidad privada.

Pero, además de ese homenaje permanente a este compositor, en el pueblo merece la pena acercarse hasta la parroquia de Santa Ana, situada en el centro histórico del pueblo. Fue levantada a finales del siglo XVI. De hecho, en su interior aún se conservan algunas influencias mudéjares, como se puede ver en parte de su torre campanario.

Además de su principal templo, se pueden ver otros hitos interesantes, como la fuente de los Caños o la plaza del Calvario, donde se hay un monumento dedicado a los trabajadores de la tierra. A ese personaje anónimo se le conoce popularmente en Benamocarra como 'Manolo'.

Dentro del pueblo, también se puede visitar previa reserva o en celebraciones especiales la casa-molino de Concha Collantes. Se trata prácticamente de un museo etnográfico donde se conservan piezas y enseres de la vida cotidiana hasta hace apenas unas décadas.

El pueblo natal del músico Eduardo Ocón cuenta, por otra parte, con lugares únicos para contemplar la amplia presencia de los cultivos subtropicales, especialmente la de aguacates, todo un símbolo para este municipio.

La mejor opción para tener una buena perspectiva es ascender desde el propio casco urbano hasta el cerro de La Jaula, en torno al hotel del mismo nombre. Allí se podrá comprobar que entorno a este pueblo existe un verdadero vergel subtropical. Desde este punto elevado, no sólo se puede ver el entorno del pueblo sino también el valle del río Vélez y, por supuesto, la cima de la Maroma, omnipresente en la Axarquía.