diariosur.es
Martes, 23 de mayo de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
LO + BUSCADO
Vacaciones, a la vuelta de la esquina
-
El Código da Vinci

-
Las tendencias para este verano
-
Mundial de Alemania
-
Fernando Alonso
-
Los Sims 2
-
Alergias
-
Sudoku
-
Predicciones 2006
-
Ofertas de empleo
-
Hoteles
-
Logos Melodías
ANDALUCÍA
discursos
Zapatero acusa a Rajoy de "no tener cintura" y le reta a decir qué quiere cambiar para pactar
Explicó Zapatero que los dirigentes del PP no son capaces de abordar un debate "con una mínima racionalidad" y afrontar que "las cosas no son blanco o negro",
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acusó hoy al PP de mantener una estrategia política durante la legislatura que "ata" a sus dirigentes, y en especial, a Mariano Rajoy, y que les impide tener cintura política y ser creíbles ante los ciudadanos.
Zapatero hizo esa acusación en la intervención que cerró el debate del Congreso que admitió a trámite el texto de reforma del Estatuto de Andalucía.
El jefe del Ejecutivo subrayó que desde el inicio de la legislatura, y muy especialmente a consecuencia de la reforma del estatuto de Cataluña, ha habido "toda una estrategia política" del PP que "les ata".
"Y de manera muy singular a usted", dijo Zapatero dirigiéndose a Rajoy para precisar que esa estrategia le impide tener "cintura política", que consideró como "esencia de al democracia".
Explicó Zapatero que los dirigentes del PP no son capaces de abordar un debate "con una mínima racionalidad" y afrontar que "las cosas no son blanco o negro", y hace que no sean creíbles acusaciones a los socialistas como que intentan romper el país.
"A base de exagerar, de dramatizar, han llegado a hacerse a sí mismo una trampa que consiste en refutar, en negar cualquier reforma de alcance territorial", añadió Zapatero, quien interpretó que el apoyo dada a la de la Comunidad Valenciana se debe a que "no se atrevieron a decirle que no" al presidente de esta región, Francisco Camps.
Añadió que el PP se ha visto obligado a mantener un discurso de rechazo a la reforma del Estatuto de Andalucía porque, de lo contrario, se desmoronaría su discurso sobre el Estatuto de Cataluña.
Zapatero defendió que pueda haber elementos de diferentes Estatutos de autonomía que se parezcan y, al hilo de ello, aseguró que hay muchas cosas que se pueden tomar en consideración tomando como referencia el Estatut.
"Mejor les iría (a los responsables del PP) si tomaran en cuenta muchas de las cosas que pasan en Cataluña y no hicieran determinadas reflexiones sobre esa Comunidad y el carácter de su ciudadanía", añadió.
Recordó el presidente del Gobierno que la de Andalucía será la tercera reforma estatutaria que debata el Congreso, después de las de la Comunidad Valenciana y Cataluña, y señaló que en la primera de estas dos hubo consenso y en la segunda no.
En ese contexto, consideró que, ante el referéndum del 18 de junio sobre el estatuto de Cataluña, "es notorio que la voluntad del pueblo de Cataluña será un referente trascendental para la reflexión de todos".
Zapatero instó a deshacer el empate ente reformas de estatutos consensuadas y no consensuadas y hacer un esfuerzo para que haya apoyo total en relación con el de Andalucía.
Reconoció que por algunos discursos oídos hoy, en referencia a los de Rajoy, esa tarea será difícil, pero garantizó que, por parte del Gobierno y de los socialistas, se intentará que culmine con éxito
El jefe del Ejecutivo volvió a recordar el "cambio espectacular" de Andalucía en los últimos veinticinco años, que subrayó que han estado liderados por el mismo partido (el PSOE) que tuvo la fuerza de canalizar a la ciudadanía para que cogiera el tren del autogobierno desde el primer momento.
Y consideró que después de lo escuchado hoy en el debate (en referencia al discurso del líder del PP) el futuro de Andalucía va a seguir en las mismas manos.
Rechazó polemizar hoy con Rajoy sobre cuestiones de política general por considerar que habrá tiempo para ello la próxima semana, durante el debate sobre el estado de la nación y donde dijo que se hablará de todo.
No obstante, defendió la política territorial de su Ejecutivo e invitó a tener presente que las Comunidades Autónomas son Estado, "tanto -precisó- como el Gobierno de la nación".
Zapatero reiteró la total disposición a consensuar la reforma estatutaria andaluza e invitó a Rajoy a que especifique los artículos que considera que deben modificarse.
Invitación ante la que el líder del PP intentó volver a subir a la tribuna, aunque el presidente del Congreso, Manuel Marín, dio por concluido el debate y consideró que hay tiempo para la discusión en los dos meses de tramitación del Estatuto que se abren en la Cámara.



Vocento