diariosur.es
Sábado, 29 de abril de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
LO + BUSCADO
Vacaciones, a la vuelta de la esquina
-
Día de la madre
-
Mundial de Alemania
-
Fernando Alonso
-
Recetas vegetarianas
-
Alergias
-
Sudoku
-
Predicciones 2006
-
Ofertas de empleo
-
Hoteles
-
Logos Melodías
CULTURA Y ESPECTÁCULOS
LEO BASSI COMEDIANTE
«Me he planteado si merece la pena morir por hacer esta obra»
Su obra, 'La revelación', fue objeto de un atentado fallido hace un par de meses El actor representa su polémico monólogo hasta mañana en la Sala Cánovas
«Me he planteado si merece la pena morir por hacer esta obra»
POLÉMICO. El comediante acudió, ayer, con un birrete a la presentación de la obra. / ESTEFANÍA MARTÍNEZ
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
EL ESPECTÁCULO
Título: 'La revelación'.

Género: Monólogo.

Autor e intérprete: Leo Bassi.

Dónde: Teatro Cánovas (Plaza del Ejido, 5).

Cuándo: Hoy, sábado, a las 21.00 horas y mañana, domingo, a las 19.30 horas

Entradas: 12 euros.

Publicidad

La ironía y la provocación son las cartas de presentación de los espectáculos del comediante italiano Leo Bassi. El bufón -como él mismo se define orgulloso- reivindica la libertad de expresión en sus montajes y no entiende la polémica que surge alrededor de ellos. Le acusan de burlarse de la religión católica y ha sido amenazado por ello. El italiano llegó anoche a Málaga para representar 'La revelación', que continuará en el cartel del Teatro Cánovas hasta mañana. Con esta obra, el intérprete lucha por salvar la inteligencia frente al auge actual del oscurantismo y los fundamentalismos religiosos, por defender el laicismo. La obra ha sido vetada en Castilla La Mancha y en Madrid, el pasado 1 de marzo, se suspendió al encontrarse un artefacto explosivo cerca del camerino del actor. Polémico donde los haya, Bassi pertenece a una familia con más de 130 años en el mundo del espectáculo.



Los sectores conservadores han calificado su obra de blasfema. ¿Cómo la define usted?

Es un espectáculo totalmente sincero, espiritual y profundo. Con él propongo una reflexión sobre la paradoja que está aconteciendo en pleno siglo XXI: en la era de los avances tecnológicos se vuelve al oscurantismo y al fundamentalismo religioso. Es mi visión del mundo en el que vivimos. Un homenaje a la Ilustración y al laicismo. Vivimos en una sociedad laica aparentemente, pero es un laicismo 'light'.

¿Cree que hay que defender el laicismo?

Sí. El laicismo es el mayor logro de Europa y no podemos permitir que se pierda. Cuando la mayoría de los estados se declaran laicos no se conciben situaciones como que George Bush se de golpes en el pecho y afirme que es presidente de los Estados Unidos porque ese era el destino marcado para él por Dios. Hay que contar a los jóvenes lo que es el laicismo y lo que ha costado conseguirlo para que lo defiendan.

Ha representado este montaje por seis países europeos. ¿Ha tenido algún problema con él aparte de en España?

La verdad es que en España lo he representado sin problemas hasta el hecho de Madrid y los problemas para representarlo en Castilla La Mancha. En Italia también he tenido dificultades, el Vaticano está muy cerca.

Frente al espejo

¿Esperaba este tipo de actos reaccionarios ante su obra?

En absoluto. Yo no obligo a nadie a que venga a ver mi obra. La gente que acude al espectáculo ha pagado una entrada porque quiere verlo y no comprendo que los amenacen, les insulten e incluso les lancen objetos. He actuado en ciudades de tradición militar como Zaragoza o de mucha tradición cristiana como Santiago de Compostela y no he tenido problemas.

En marzo en el teatro Alfil de Madrid le colocaron una artefacto muy cerca de su camerino, que no llegó a explotar porque un empleado avisó a la policía. ¿Cómo se afronta un hecho así?

La bomba no era ninguna broma, los especialistas me afirmaron que si hubiera explotado se habrían producido importantes daños en el teatro en el que había 300 personas. Solo un día, frente al espejo y al reflexionar sobre ello, me planteé si merecía la pena morir por representar este espectáculo.

Sigue representando el montaje por lo que la respuesta a ese interrogante sería sí.

Los bufones eran condenados a morir si su chiste no gustaba al monarca. A muchos científicos los marcaron como herejes y murieron en la hoguera. He aceptado la posibilidad de morir por decir lo que pienso, por la libertad de expresión. Estoy seguro que si representará este espectáculo en Estados Unidos me matarían. Todos estos actos han revitalizado la obra y lo que consiguen con ellos es que más gente quiera ver mis espectáculos. Se han metido un autogol.

Solución del pasado

Ha afirmado que su espectáculo lucha contra el avance del oscurantismo y los fundamentalismos religiosos ¿Por qué cree que que en pleno siglo XXI ocurre esto?

Creo que vivimos en una sociedad un poco blanda, los jóvenes no se plantean las preguntas fundamentales, es más fácil quedarse con las soluciones del pasado.

En la obra representa al Papa, Benedicto XVI y en un momento consagra un preservativo. Es una clara crítica al posicionamiento de la iglesia con respecto al uso de condones, ¿no?

Sí, es injusto condenar al prójimo a una enfermedad como el sida. Me refiero sobre todo a África, donde la incidencia de esta enfermedad es muy alta. La iglesia avanza en asuntos como éste muy poco a poco. Ahora admiten que lo usen los enfermos, es ridículo. ¿No sería más lógico permitir que lo usaran quienes no tienen la enfermedad para que no la contraigan.



Vocento