diariosur.es
Lunes, 10 de abril de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
LO + BUSCADO
Semana Santa de Málaga
-
Ofertas de empleo
-
Vacaciones, a la vuelta de la esquina
-
Fernando Alonso
-
Recetas vegetarianas
-
Alergias
-
Sudoku
-
Predicciones 2006
-
Música MP3
-
Hoteles
-
Logos Melodías


PORTADA
MÁLAGA
La demora en la venta tira hacia abajo de los precios de la vivienda
Inmobiliarias afirman que el nuevo ciclo en el que está sumergido el mercado empuja a los dueños a reducir 30.000 euros en varias semanas Los pisos tardan ya una media de 32 meses en venderse, según las consultoras
Después de años inflándose a marchas forzadas, el gran globo del ladrillo comienza a perder aire. La ralentización que experimenta en estos momentos el sector de la construcción en la provincia está devolviendo la cordura a las desorbitadas tarifas inmobiliarias. Ante la dilatación de los ritmos de venta, muchos de los propietarios que mantienen colgado el cartel de 'se vende' se están viendo obligados a adaptar sus pretensiones iniciales a las nuevas reglas de juego del mercado. Tras siete años de continuas escaladas, la tormenta de precios empieza a amainar.

Todos los expertos consultados por este periódico coinciden en que la desaceleración del mercado es ya una realidad. Así lo corrobora el director nacional de MC Agencia Inmobiliario, Juan Felip Muñoz, quien confirma que muchos propietarios se están viendo obligados a rebajar el importe inicial pedido por sus viviendas incluso por debajo del valor de tasación como unida salida para encontrar comprador.

Los profesionales afirman que una de las principales causas que explican esta nueva situación es que buena parte de la demanda está ya satisfecha mientras otra se está quedando fuera debido a los elevados precios alcanzados. La previsión del incremento de los tipos de interés -que ya acumulan notables escaladas- y «la imposibilidad de mantener la evolución a los ritmos de los años anteriores» son otros de los factores que han propiciado este cambio de tendencia. El tiempo medio de comercialización de un piso se sitúa ya en 32 meses.

Nuevo ciclo

El presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, Cayetano Rengel subraya que el ladrillo ha entrada en un nuevo ciclo «en el tiende a imponerse la normalidad». «Tras la explosión de ventas a la que hemos asistido es lógico que los precios se estabilicen», comenta.

Aunque este experto prefiere no mencionar la palabra crisis, reconoce que quienes adquirieron la vivienda para especular ya están teniendo serias dificultades para romper la hucha del ladrillo. En alusión a los propietarios, advierte que éstos ya no pueden dejarse guiar por los precios a los que vendieron sus vecinos, «ya que pueden llevarse enormes decepciones», expone. «Lo que no tenía forma de sostenerse era la época que hemos pasado, en la que se vendían estudios a 40 millones», concluye.

Preguntadas por el escenario que rige actualmente la venta de viviendas, las inmobiliarias malagueñas hablan de frenazo y de una mayor negociación. Las empresas consultadas admiten que después de años soportando ritmos frenéticos, el mercado está «relajándose».

Una tranquilidad que, según insisten, ha salpicado a los precios. «Ahora, el propietario al que le urge vender no tiene más remedio que pedir menos dinero por la casa. Hay quienes de primeras te solicita 300.000 euros por un piso de tres dormitorios y cuando pasan los meses y no logran comprador lo bajan a 234.000», ilustran fuentes de Unicasa. En la misma linea, Juan Carlos Cuevas, gerente de una franquicia de Tecnocasa, indica que en su inmobiliaria están asistiendo a «bajadas brutales» de tarifas. «Desde principios de año el que quiere colocar su piso no tiene más opción que bajarle el coste. En menos de tres meses es normal que los propietarios los rebajen entre 18.000 y 30.000 euros», calcula al tiempo que insiste en que los periodos de comercialización se han duplicado, «vender hoy un piso cuesta la vida», apunta.

Anuncios en parabrisas

La impermeabilidad del mercado está propiciando que los anuncios clasificados de venta de pisos den el salto de las páginas de los periódicos y las tradicionales farolas a escenarios más imaginativos como los parabrisas de los coches, los buzones o los semáforos. Empujados por la dificultad de conseguir comprador, muchos propietarios se están viendo obligados estos días a agudizar el ingenio y a buscar nuevos canales para captar a posibles interesados.

Ante esta situación, Nicolás Delgado, gerente de la inmobiliaria Roda, invita a sus colegas de profesión a mover ficha para armonizar los precios. Asegura que estos años atrás ha habido «mucha fantasía» en los costes, «en parte porque muchos profesionales no han sabido vender con lógica», dice.

La dificultad de venta está propiciando un cambio de actitud entre los propietarios, según señala María Monasterio, analista de Aguirre Newman. «El mercado está más contenido y los dueños están más abiertos a escuchar ofertas», precisa.



Vocento