diariosur.es
Jueves, 16 de febrero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES


UNICAJA
unicaja
El Unicaja supera de forma contundente su primer obstáculo (74-64)
El Unicaja forzó cuando quiso y destrozó con los triples de Garbajosa (5 de 10) a un débil Gran Canaria que sólo pudo aguantar hasta el descanso.
Unicaja, 74 (17+19+21+17): Cabezas (2), Brown (19), Herrmann (2), Garbajosa (22) y Santiago (10) -cinco inicial-. Pepe Sánchez (1), Lázaro (0), Berni (7), Risacher (5), Nicevic y Pietrus (0).
Gran Canaria, 64 (16+19+11+18): Norris (12), Klein (3), Moran (5), Savané (12) y Williams (7) -cinco inicial-. Winston (6), Guerra (4), Gonzalo Martínez (3), Baldo (8), Shaw (4).
Árbitros: Mitjana, Amorós y Perea.
Parciales: 17-16, 19-19, 21-11 y 17-18. Incidencias: Segundo partido de cuartos de final de la 70ª Copa del Rey. Palacio de los Deportes de Madrid. Lleno. 13.500 espectadores. En el descanso, las dos aficiones gritaron: "¡Fuenlabrada, Fuenlabrada!" a los dirigentes de la ACB y de la Comunidad de Madrid.
El campeón de la Copa hizo buenos todos los pronósticos y no falló ante el Gran Canaria. El considerado máximo favorito para conquistar el título demostró una superioridad aplastante sobre su rival y se impuso sin dificultades al débil conjunto canario. El Unicaja forzó cuando quiso y destrozó con los triples de Garbajosa (5 de 10) a un débil Gran Canaria que sólo pudo aguantar hasta el descanso. El esperado tirón lo dio el poderoso equipo de Scariolo en el tercer cuarto (21-11), pero su progresión continuó en el último, y el Gran Canaria tuvo que rendirse. El sábado, Unicaja y Pamesa repetirán semifinales, y los valencianos tendrán la oportunidad de vengarse de la derrota de Zaragoza, aunque deberán ofrecer su mejor nivel.
Aunque Unicaja no pudo tomar en la primera parte una ventaja de más de cuatro puntos, casi siempre fue cuando Garbajosa tomó la responsabilidad desde el exterior. Él, junto a Santiago hasta el descanso, fue la mayor amenaza para el Gran Canaria, que aunque falló demasiado ante la defensa en zona del Unicaja, pudo mantenerse entonces a base de triples. Ambos equipos se fueron casualmente al descanso con 4 de 9 desde los 6,25. Los canarios plantaron al principio cara en defensa y atacaron con ideas, pero los malagueños reaccionaron cuando les vino en gana. Así ocurrió cuando con un sorprendente arranque de 0-7 para el Gran Canaria, un parcial de 11-0 devolvió a la realidad al equipo de Salva Maldonado. O cuando el Unicaja despegó de forma definitiva entre el tercer y el último cuarto, con un parcial de 15-2: de 47-44 a 62-46.
En el primer tiempo, más juego y producción colectiva tuvo el Gran Canaria, pero resultó insuficiente ante los numerosos recursos ofensivos y banquillo del Unicaja. Todo ello, a pesar de que en el rebote ofensivo en la primera mitad el Unicaja estuvo totalmente nulo, y tampoco se esforzó demasiado bajo su tablero. Las ayudas de los canarios fueron entonces más constante, aunque sus pérdidas también fueron un lastre que les llevó a remolque. Y cuando Unicaja se puso serio a defender, adiós el Gran Canaria.
El estirón del Unicaja tenía que producirse, y llegó en un tercer parcial en el que dejó en solo 11 puntos a los canarios. Cuando el equipo de Scariolo tomó una primera máxima diferencia de seis (43-37), Garbajosa llevaba cuatro triples y una canasta. Santiago, cinco canastas. Y Unicaja comenzó a destrozar con su potencial en el rebote defensivo, la velocidad que imprimieron Cabezas, y después Berni, y las penetraciones de Brown. Los triples del Unicaja siguieron cayendo. El Gran Canaria, sin embargo, se fundió en ataque y le tembló siempre la mano cada vez que se presentó ante la zona o la defensa individual del rival.
Por si los canarios no tenían suficiente, de nuevo fue Garbajosa en el comienzo del último cuarto el que puso la puntilla. Los de Maldonado aún estaban lamentándose de su pobre rendimiento y el de Torrejón clavó otro triple espectacular. Por si había poca emoción, otro enceste de Brown llevó a un 62-46 con casi 10 minutos por jugar. Un cuarto que se hizo interminable a un ritmo lentísimo. Unicaja guardó fuerzas para el sábado



Vocento