diariosur.es
Sábado, 11 de febrero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
LO + BUSCADO
Dietas
-
Rebajas
-
Descanso en la nieve
-
Academias
-
Recetas vegetarianas
-
Antivirus
-
Sudoku
-
Predicciones 2006
-
Música MP3
-
Juegos PC
-
Logos Melodías


ANDALUCÍA
ANDALUCÍA
Investigan a una ganadería de Cádiz por vender toros bravos para cacerías
La explotación, acusada de ofrecer supuestamente las reses para ser abatidas en safaris ilegales, niega las acusaciones
ILEGAL. El toro de lidia no está dentro de la lista de especies cinegéticas. / AP
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Unas supuestas cacerías de toros de lidia han desatado una polémica que ha desembocado en la investigación de los hechos por parte de la Asociación de Ganaderías de Lidia. La explotación Herederas de Bohórquez, cuyas reses pastan en la finca El Machorro, en Medina Sidonia (Cádiz), podría estar haciendo negocio con la venta de toros de lidia para la organización de safaris ilegales.

Ésa es la tesis que sostiene un grupo de aficionados de Madrid, que alertó de sus sospechas a la Asociación de Ganaderías de Lidia mediante una carta sellada el 5 de diciembre al presidente de este colectivo, Manuel Martín-Peñato. Con ella, los aficionados esperaban «una rápida investigación y una firme respuesta».

Un mes más tarde, la institución remitió una carta firmada por José Ignacio García Montero-Ríos, secretario general de la organización. Según el texto, la junta directiva trató el asunto en su reunión del 15 de diciembre y acordó «llevar a cabo la apertura de un expediente informativo al efecto de averiguar lo ocurrido».

Según los aficionados que denunciaron las cacerías, el representante de Herederas de Bohórquez proporciona ejemplares de caza mayor, además de reses bravas, para que sean abatidos en campo abierto en una finca de Ronda, frecuentada por cazadores europeos. Según ellos, la noticia «representaría un hecho que podría llegar a tener gravísimas repercusiones de todo tipo, tanto a nivel nacional como internacional. Esta noticia nos ha provocado una gran indignación, pues creemos que las reses de lidia se deben criar única y exclusivamente para ser lidiadas en los cosos y de acuerdo a los cánones de la tauromaquia, pero en ningún caso ser tratadas como si fueran animales salvajes con fines cinegéticos».

El mayoral de la ganadería señalada no se mostró sorprendido ayer cuando fue consultado sobre el asunto, e indicó que ya conocía la existencia de la carta. «Llevo cinco años trabajando en esta finca y en ese tiempo nunca ha venido un cazador a matar un toro. Esa información es totalmente falsa». El responsable tampoco confirmó que se hubiesen vendido animales para ser abatidos en Ronda, pero admite que existen rumores que apuntan a otro ganadero gaditano como vendedor de reses para estos fines.

Investigación abierta

Por su parte, el secretario general de la asociación, José Ignacio García, afirmó que se investigan los hechos, que han designado a una persona para que se ocupe de los trámites y que ha viajado a la finca. Según sus declaraciones, el responsable de la explotación de Medina «asegura que si se han abatido toros ha sido mediante sacrificios de urgencia».

De confirmarse estas acusaciones, los responsables de la ganadería gaditana o los organizadores de las cacerías estarían vulnerando claramente la legalidad, ya que el toro de lidia no se encuentra en el anexo de especies cinegéticas del Reglamento de Ordenación de la Caza en Andalucía. Según la Ley 11/2003 de Protección de Animales, los safaris de toros son una infracción muy grave, sancionable con hasta 30.000 euros así como con la clausura durante dos años de las instalaciones.



Vocento