diariosur.es
Viernes, 13 de enero de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
LO + BUSCADO
Dietas
-
Rebajas
-
Descanso en la nieve
-
Academias
-
Recetas vegetarianas
-
Antivirus
-
Sudoku
-
Predicciones 2006
-
Música MP3
-
Juegos PC
-
Logos Melodías
TURISMO COSTA DEL SOL
Turismo
Los hoteles mejoran la ocupación a costa de los ingresos
El sector apuesta por congelar los precios para competir con los destinos caribeños y mediterráneos Casi la mitad de los establecimientos vio caer la rentabilidad de su negocio
Los hoteles españoles lograron incrementar sus cifras de ocupación durante el año 2005 debido, fundamentalmente, a la política de contención de los precios que secundó el sector de forma generalizada. Una estrategia que ha servido para llenar los establecimientos, pero a costa de las cuentas de ingresos y de beneficios, según los datos que maneja la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT).

Hasta un 92% de los hoteleros españoles asegura haber obtenido durante el pasado año una ocupación mejor o igual que la alcanzada en 2004, gracias principalmente al continuado impulso de la demanda nacional, pero también al incremento de turistas extranjeros en los destinos en los que operan aerolíneas de bajo coste. Una demanda creciente que el presidente de la CEHAT, José Guillermo Díaz Montañés, atribuyó al «gran esfuerzo» realizado por el sector en materia de precios para mantener su competitividad.

Un 54% de los hoteles congeló sus precios y un 19% incluso los rebajó en 2005, frente a sólo el 27% que reconoce haber optado por incrementar sus tarifas. «El sector hotelero español ha realizado un gran esfuerzo congelando sus precios para poder competir con destinos rivales más baratos -Caribe y Mediterráneo- y con el alojamiento no reglado, así como para intentar romper la estacionalidad», explicó ayer Díaz Montañés en rueda de prensa. «De forma global, los precios se han mantenido en términos reales; pero, teniendo en cuenta una inflación del 3,8%, se puede decir que incluso han caído», indicó.

La congelación de las tarifas permitió mejorar el número de clientes alojados, pero tuvo como consecuencia igualmente un recorte del crecimiento de la facturación y de la rentabilidad. En este sentido, únicamente un 33% de los hoteleros españoles registró un crecimiento de sus ingresos el pasado ejercicio, mientras que el 37% igualó la cifra de negocio y el 30% que sufrió una merma de la facturación.

Igualmente, un 45% de los establecimientos hoteleros vio caer la rentabilidad de su negocio en 2005 y un 25% no consiguió más que igualarlo, frente al 30% que logró una mejora de sus beneficios. El presidente de la patronal hotelera subrayó que existe una «percepción generalizada» entre los empresarios de que 2005 se cerró con una «clarísima caída en los beneficios».

Díaz Montañés vinculó la merma de la rentabilidad -aparte de con la congelación de las tarifas- con un fuerte incremento de los costes operativos derivado de la «inflación legislativa» impulsada por el Gobierno, con nuevas regulaciones que requieren de importantes inversiones para adaptar los establecimientos a su cumplimiento (Ley Antitabaco, las nuevas normativas sobre ruido y piscinas, etcétera).

Optimismo

Pese a que los parámetros financieros con que el sector hotelero español cierra 2005 no pueden calificarse de muy positivos, los empresarios mantienen su optimismo sobre la evolución del negocio durante el presente ejercicio. Sólo un 10% augura un 2006 con peores datos, frente al 60% que prevé igualar los resultados y un 30% que espera mejorarlos.

«La demanda va a seguir creciendo en 2006, lo que nos permitirá consolidar la mejora de la ocupación y esperamos que también romper la tendencia negativa de los ingresos y la rentabilidad», apuntó Díaz Montañés, que mostró su confianza en que durante el año en curso el sector «pueda subir un poco las tarifas» sin perjudicar la relación calidad-precio y perder competitividad ante los destinos emergentes.

No obstante, el presidente de la patronal hotelera alertó de los peligros de la «autocomplacencia» e instó al sector a «continuar el proceso de reformas» en que se ha embarcado para adaptarse a los continuos cambios en los ámbitos de la demanda, la oferta y la distribución del producto.



Vocento