El pijama anticólicos para bebés 'made in Málaga' que compran en distintos países

José Antonio Arrabal y Alejandro García, en una feria de muestras en Sevilla con el producto. /Sur
José Antonio Arrabal y Alejandro García, en una feria de muestras en Sevilla con el producto. / Sur

Alejandro García y Dámaris Arrabal lanzaron al mercado hace dos años un producto pionero después de que su primer hijo sufriera este trastorno alimenticio

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Alejandro García, un malagueño de 34 años, aún recuerda lo “duras” que fueron las primeras semanas tras el nacimiento de su primer hijo, Eneko, en noviembre de 2013. El pequeño padecía cólicos del lactante, un trastorno alimenticio que afecta al 40% de los recién nacidos, aunque en distintos grados. Su manifestación más evidente es un llanto inconsolable. “Fuimos a varios pediatras y todo lo que nos mandaban eran tratamientos con medicamentos, pero yo me propuse buscar algún remedio natural”, comenta este emprendedor.

De esa experiencia nació Okene (el nombre de su hijo escrito al revés), el primer pijama anticólicos para bebés, un producto que registraron en 2014 y empezaron a comercializar por todo el mundo hace dos años. Diseñado y fabricado en Málaga, el original pijama basa su funcionamiento en el empleo de dos principios de la medicina natural: la aromaterapia y la termoterapia, es decir el empleo de flores aromáticas y de una fuente de calor. “Me inspiré en lo que me contaba mi abuela Ana, que siempre le ponía a sus hijos una bolsita con huesos de aceitunas o de cerezas y una bolsa con agua caliente”, cuenta este joven, que en 2015 tuvo a su segundo hijo, Marco.

El producto incluye un pijama de algodón 100% orgánico, con tejido hipoalergénico, y las bolsitas de semillas y agua (es una solución salina en gel), que pueden calentarse directamente en el microondas. Los pijamas disponen de un compartimento en la zona del abdomen para realizar su función de termorregulación y alivio de las molestias de los cólicos del lactante. Venden a través de su tienda on-line, en la dirección www.okenebebe.com, en grandes superficies como El Corte Inglés y en la web Amazon. “La verdad es que no nos podemos quejar, hemos tenido que luchar mucho, cometer muchos errores desde que empezamos, pero estamos consiguiendo abrirnos mercados”, apunta García.

Así, en estos dos años han conseguido comercializar cerca de 2.000 unidades, de las que un 30% se han vendido en Italia, Francia y EE UU, y el resto en todo el territorio nacional. En la tienda virtual tienen varios ‘packs’, aunque el precio medio de una unidad básica ronda los 25 euros. “Estamos tramitando el registro del producto y de la patente en EE UU, es un mercado enorme, no es fácil, pero si lo conseguimos pensamos que nos puede ir muy bien”, comenta el emprendedor malagueño, que ha vivido en Benalmádena, donde tuvo una tienda de Okene, y en Rincón de la Victoria.

“Somos una empresa totalmente familiar, por lo que tenemos que subcontratar casi todos los servicios, como la logística, la fabricación y el márketing”, admite García, que ha viajado en los dos últimos años a diversas ferias de emprendedores y del sector infantil en Japón, Italia, España y Miami (EE UU). “Ahora estamos ultimando un nuevo producto, que estará destinado exclusivamente a las mujeres, para aliviar los dolores menstruales, con los mismos principios de la aromaterapia y la termoterapia”, avanza el empresario malagueño.

Así, este nuevo producto, que quieren lanzar al mercado antes de que acabe el año, consistirá en una prenda íntima con un espacio en la zona pélvica para situar las bolsitas, que ayudarán a reducir las molestias propias del periodo menstrual y otras complicaciones derivadas como la endometriosis y la dismonorrea.

Fotos

Vídeos