Los problemas circulatorios aumentan en el embarazo

El ejercicio físico durante el embarazo ayuda a prevenir y combatir los problemas circulatorios. /Reuters
El ejercicio físico durante el embarazo ayuda a prevenir y combatir los problemas circulatorios. / Reuters

La insuficiencia venosa crónica provoca dolor y cansancio en el 80% de las mujeres embarazadas, y puede afectar la rutina diaria, según un estudio reciente. Los expertos exponen una serie de medidas para prevenirla y aliviarla

LINDA ONTIVEROS

Antes del parto, las mujeres suelen notar hinchazón de las piernas, pesadez y calambres, que son los síntomas más frecuentes de la insuficiencia venosa crónica (IVC), un problema circulatorio muy común que se acentúa con el paso de los años, puede afectar al 81% de las españolas embarazadas, según el estudio “Percepciones y hábitos de las mujeres españolas sobre la salud de sus piernas y la IVC”, realizado por CinfaSalud.

La percepción de hinchazón, que sufre el 59,5% de las embarazadas, se duplica con respecto a las que no lo están, según la investigación. Al provocar diversas molestias en las mujeres que padecen una insuficiencia venosa de forma crónica, desde dolor hasta cansancio de piernas muy cansadas (79,7%), puede también ocasionar grandes preocupaciones a medida que avanza, como que llegue a limitar la actividad diaria (72,4%), derivar en complicaciones médicas (71,2%) o provocar dolor (69,4%).

Todo esto repercute de la vida diaria de diversas formas, según las respuestas de las encuestadas (participaron dos mil mujeres de edades comprendidas entre los 30 y los 60 años: “me cuesta ponerme en marcha por las mañanas”, que sucede a más del 10% de forma frecuente y a 35,5% algunas veces; “no puedo estar de pie mucho tiempo”, 12% y 46% respectivamente, y “duermo mal”, 7% y 46%. “En general, las mujeres que están o han estado embarazadas acusan más las molestias provocadas por los síntomas asociados a las piernas cansadas”, asegura el estudio , avalado por la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV).

El estudio muestra también que las embarazadas suelen preocuparse por los temas de salud (26,8%), la apariencia física (9,7%) y ambas cuestiones (38,4%). El 25% no tiene preocupación alguna. Datos que no contrastan demasiado con respecto a las mujeres que nunca han estado embarazadas: 21% se preocupa por su salud, 15% por lo estético y 39,6% por ambas cosas, mientras un 24,8% no siente ninguna preocupación por esos motivos.

Uno de los puntos más reveladores del estudio es que a una de cada tres mujeres le avergüenza enseñar sus piernas, lo que tiene repercusiones a nivel emocional. El 27,6% dicen sentir vergüenza de enseñar sus piernas y el 20,8% afirma que la insuficiencia venosa crónica dolencia repercute en su autoestima.

Consejos para aliviar el dolor

Para prevenir y aliviar en gran medida los síntomas de los problemas circulatorios en las piernas, los autores del trabajo recomiendan una correcta rutina de hábitos de vida, como mantener una dieta equilibrada, que además sea baja en sal, y practicar ejercicio regularmente. Sin embargo, un 62,6% no presta suficiente atención al  consumo de sal en sus comidas, casi el 44% toma menos de dos litros de agua al día, el 55,7% realiza ejercicio de manera regular y sólo el 12,8% utiliza medias terapéuticas, pese a ser la solución con mayor evidencia científica tanto como medida preventiva como de tratamiento.

Fotos

Vídeos