Reducen el 90% de las amniocentesis con un test prenatal no invasivo

El hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva.
El hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva.
  • El hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva ha logrado esa eficacia en solo un año tras la implantación de dicha prueba

El hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva, el primero del sistema sanitario público andaluz en implantar el test prenatal no invasivo para detectar anomalías congénitas fetales, ha logrado reducir en solo un año más de un 90% las amniocentesis practicadas a mujeres embarazadas.

Los facultativos responsables de la Unidad de Diagnóstico Prenatal en el Hospital Juan Ramón Jiménez, Práxedes Carreto, y de la Unidad de Genética, Pilar Carrasco, han presentado hoy en rueda de prensa los resultados de este test, basado en el análisis de la sangre materna, capaz de detectar precozmente las anomalías cromosómicas del feto antes del nacimiento.

Ambos, que han calificado de "excelentes" los resultados, han recordado que este avanzado estudio diagnóstico comenzó a aplicarse de manera innovadora en el Hospital Juan Ramón Jiménez en marzo de 2016 y han destacado que los resultados obtenidos durante el primer año ha confirmado "la altísima fiabilidad" de esta prueba.

Con esta analítica, se realiza el estudio genético a partir del ADN fetal que se encuentra circulando libre en la sangre materna en lugar de realizar la prueba diagnóstica de la amniocentesis, que consiste en extraer una pequeña muestra del líquido amniótico que rodea al feto mediante una punción que atraviesa la pared abdominal, por lo que se trata de una técnica invasiva.

La aplicación del test prenatal no invasivo en este período ha evitado la prueba de la amniocentesis al 94% de las mujeres para las que hubiera sido necesaria con el método tradicional de detección. Durante el primer año de implantación se ha realizado la prueba de cribado combinado a 3.646 embarazadas, de las cuales 153 dieron un resultado positivo sin otras alteraciones.

Para continuar el estudio fetal de anomalías congénitas, todas ellas se hicieron la mencionada analítica en lugar de ofertarles amniocentesis, con un resultado negativo para dichas alteraciones en 144 gestantes, por lo que sólo fue necesario ofertar la prueba invasiva a las 9 mujeres restantes que habían dado positivo.

La introducción del test prenatal no invasivo dentro de los programas de cribado en el Hospital Juan Ramón Jiménez ha supuesto la primera aplicación de la determinación del ADN fetal en sangre materna en el centro.

Con ello se abren las puertas a la detección precoz de un amplio abanico de enfermedades genéticas del feto y a otras aplicaciones, como es el estudio de la incompatibilidad materno-fetal por el grupo sanguíneo o el factor Rh.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate