El método que permite a los bebés comer solos

Con el Baby-Led Weaning al bebé no se le dan alimentos triturados. /
Con el Baby-Led Weaning al bebé no se le dan alimentos triturados.
Nutrición

La dietista y nutricionista Lidia Folgar cuenta todo lo que hay que saber sobre el Baby-Led Weaning, el método de moda en alimentación infantil

PILAR MANZANARESMadrid

Bebés que comen solos, que cogen trozos de comida entera de sus mesitas con sus manos y se los llevan a la boca y parecen contentos al degustar nuevos sabores y texturas. Eso es el Baby-Led Weaning, un método de alimentación complementaria que muestra cómo los bebés, llegada determinada edad, no necesitan de un adulto para alimentarse.

La nutricionista y dietista Lidia Folgar sabe mucho de todo esto, por ello ha publicado el libro 'Aprender a comer solo', de la editorial Arcopress. Hablamos con ella para que nos cuenta más sobre este novedoso método que está tan de moda.

—¿En qué consiste el Baby-Led Weaning?

—El BLW es un enfoque de incorporación de la alimentación complementaria en los bebés (cuando empiezan a ingerir alimentos distintos de la leche) que se basa en no darle alimentos triturados, en papilla o en puré, sino ofrecerle desde el principio los alimentos en su textura original, blandita y no darle de comer a la boca, sino permitir que sea el bebé el que se lleve los alimentos a la boca por sí solo, sentado a la mesa como un miembro más de la familia, comiendo la misma comida que el resto de la familia (con adaptaciones menores de textura, si fuese necesario) mientras se continúa con la lactancia materna a demanda.

—¿Cuándo podemos empezar con este método?

—El BLW se empieza alrededor de los 6 meses cuando el bebé muestra las señales de desarrollo motor necesarias, a saber: se sienta (con apoyo) y mantiene la cabeza erguida, coordina ojos, manos y boca para mirar al alimento, cogerlo con las manos y llevárselo a la boca, ha perdido el reflejo de extrusión (no empuja instintivamente hacia fuera con la lengua cualquier cosa que meta en la boca).

—¿Aceptará comer así más alimentos?

—Así, es. Con el BLW a los bebés se les ofrece mucha más variedad de alimentos desde el principio, en comparación con los bebés que siguen los métodos tradicionales de alimentación complementaria. Y la exposición a una gran variedad de alimentos durante el período de alimentación complementaria parece modular la aceptación de nuevos alimentos durante el primer año de vida, en comparación a si esta variedad se le ofrece a partir del segundo año de vida. Además, algunos investigadores muestran que la incorporación de los alimentos sólidos entre los 6 y 9 meses se ha asociado a una dieta más variada a los 15 meses y a los 7 años, en comparación a si se hace cuando el bebé tiene más de 10 meses.

A esto hay que sumarle que el niño no es obligado a comer, aprende explorando e imitando el comportamiento de los otros comensales, sin prisas, lo que hace que se animen a probar cualquier cosa que vean que están comiendo los demás.

Beneficios que aporta el BLW

1. El bebé aceptará más variedad de alimentos.

2. El bebé podría tener menor riesgo de sobrepeso en el futuro.

3. No se le obliga al bebé a comer.

4. El bebé desarrollará más sus habilidades motoras.

5. El bebé podrá regular la velocidad a la que come.

6. El bebé no tendrá que sufrir una transición posterior de purés a sólidos.

7. El bebé disfrutará comiendo y la familia viéndole comer.

8. El bebé come a la mesa como uno más de la familia.

9. Los grupos de alimentos no se separan por comidas.

10. El bebé se familiariza desde el principio con el sabor real de los alimentos.

11. El bebé aprenderá a comer con seguridad.

12. Es un enfoque respetuoso con el bebé.

13. Fomenta la independencia temprana del bebé y con ello, su seguridad y autoestima.

—¿Se da algún riesgo que debamos saber para evitarlo? ¿Cómo los evitamos?

—Como en cualquier enfoque de alimentación, no todo vale, y hay que tener ciertas nociones básicas claras: listado de alimentos o formas de preparación que no se deben ofrecer para evitar riesgo de atragantamiento y medidas de seguridad básicas, qué tipos de hierro hay y en qué alimentos se encuentra, no ofrecer azúcares ni sal...

—¿Solo se alimenta mediante este método o es solo una alimentación secundaria?

—Se continúa con la lactancia materna a demanda. El bebé progresivamente va comiendo más alimentos sólidos y disminuyendo las tomas de leche. No se complementa con nada más que con leche materna, o en su defecto, artificial.

—¿Cómo saber que se está alimentando bien y está comiendo lo suficiente?

—De la misma manera que cuando un bebé toma pecho. El bebé nace sabiendo cuándo tiene qué comer y cuánto tiene que comer. Está mediado hormonalmente con las señales de hambre y saciedad. De la misma manera que no podemos ver cuántos mililitros de leche toma un bebé en cada toma, ni cuantas tomas hará al día (y cada día es diferente), cuando se empieza con la alimentación complementaria nada cambia. Si el bebé tiene hambre, es porque necesita comer, y si no tiene hambre, es porque no necesita comer en ese momento. Nuestra responsabilidad es simplemente la de ofrecerle variedad y alimentos saludables varias veces al día. En unas comidas comerá más y en otras menos, y pedirá más o menos pecho de su madre. Es instintivo. Los bebés deben aprender a parar de comer cuando están saciados y no cuando acaban de comer el plato que le ha servido un adulto (que no tiene ni idea de lo que necesita comer ese niño, cada día y a cada hora). No hay dos niños iguales, ni necesidades iguales dos días. Los adultos no debemos interferir nunca en este mecanismo de hambre y saciedad.

Portada del libro.
Portada del libro.

Receta rica en hierro. Croquetas de cerdo y boniato

INGREDIENTES: 1 boniato, 2 filetes de jamón de cerdo fresco, 1 huevo, harina de garbanzos, aceite de oliva virgen extra.

ELABORACIÓN:

-Cocinamos al vapor el boniato o lo asamos al horno hasta que quede bien blandito. Una vez esté blando lo pasamos por el pasapurés y o lo aplastamos con un tenedor.

-Por otro lado, picamos la carne de cerdo muy bien y la sofreímos en una sartén con un poquito de aceite de oliva.

-Mezclamos el puré de boniato con la carne picada y le damos la forma de croquetas.

-Precalentamos el horno a 180ºC.

-Rebozamos las croquetas con harina de garbanzos y huevo batido con perejil picado.

-Horneamos unos 10-15 minutos.

Más recetas en 'Aprender a comer solo', de Lidia Folgar (ed. Arcopress).

—¿Cuando debemos darle el pecho o el biberón, antes o después de comer?

—El pecho es a demanda, con lo cuál, cuando lo pida. Es indiferente darlo antes o después, porque no se ha visto que el bebé vaya a ingerir cantidades distintas de comida, aunque el primer mes se suele recomendar dar el pecho antes, para que si el bebé llega con mucha hambre a la comida no se frustre mientras no tiene mucha rapidez para llevarse los alimentos a la boca.

—¿Es apto el BLW para todos los niños o se debe evitar en algún caso?

—Es apto para casi todos, con excepciones: no es apto para niños con trastornos neuromusculares, retrasos en el desarrollo, lesiones cerebrales y otras condiciones médicas primarias o secundarias que afecten a la coordinación neuromuscular involucrada en el proceso de tragar; los bebés sanos que no cumplan las señales motoras de desarrollo a los 6 meses, como algunos prematuros (en este caso empezarían con los métodos convencionales y retrasarían el BLW para cuando las tuviesen desarrolladas), y bebés que tengan ciertas enfermedades crónicas.

—¿En qué orden vamos incorporando los grupos de alimentos?

—Las últimas recomendaciones de todas las sociedades científicas de referencia a nivel mundial coinciden en que no hay evidencias científicas que justifiquen demorar la introducción de alimentos reconocidos como alérgenos comunes, con el fin de prevenir alergias. Incluso hay estudios de calidad que asocian la incorporación precoz de alimentos como el huevo y el cacahuete (nunca entero) en la dieta del bebé con la prevención de la alergia a estos alimentos. Por ello, no está justificado tener un calendario de incorporación de alimentos. Y la alimentación del bebé ha de ser los más variada posible desde el inicio.

—Y, ¿cómo los combinamos en cada comida para que su nutrición sea la correcta?

—Hay que tener unas nociones básicas de nutrición, y ofrecer alimentos de cada grupo al menos en dos de las comidas principales: vegetales, alimento rico en hierro, alimento rico en almidón, alimento rico en grasas y fruta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos