Día de vino y música

Sirva esta foto de los 'jóvenes' alumnos que terminaron Bachillerato en San Agustín en 1948, que el viernes se reunieron de nuevo en una misa en Santiago y después en un almuerzo, como ilustración para desear a todos un feliz año 2018/ÁLVARO CABRERA
Sirva esta foto de los 'jóvenes' alumnos que terminaron Bachillerato en San Agustín en 1948, que el viernes se reunieron de nuevo en una misa en Santiago y después en un almuerzo, como ilustración para desear a todos un feliz año 2018 / ÁLVARO CABRERA

El abogado malagueño Javier Krauel recupera un vermú tras encontrar una receta familiar de 1892.-Las históricas bodegas de El Perchel cerraron en 1969 tras un siglo de producción.-Cerca de 90 jóvenes conforman la nueva Banda de Música de Nuestra Señora de la Soledad, una vieja aspiración de la Congregación de Mena.-Feliz año 2018.

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Hoy es otra noche especial. Es Nochevieja. Se va un año cargado de muchas cosas de todo tipo, buenas, malas y regulares, y aparece en el calendario, como por arte de magia, un nuevo dígito: 2018. Esta Nochevieja repetirá, como tiene que ser, esquemas de augurios de buenas nuevas y deseos, así como lo habitual de «me pongo a régimen en cuanto llegue el nuevo año», o «en 2018 dejo de fumar, eso seguro». Otro año que nos llegará cardos de cosas, pero hoy vamos a hablar, para finalizar el año, con vino y música, como corresponde a la noche...

La familia Krauel es tan conocida como extensa en Málaga, pero curiosamente a las nuevas generaciones no les llamó la atención el tema bodeguero, tan unido al apellido, y que funcionó en Málaga hasta finales de los años 60. El abogado Javier Krauel, aunque no se dedica al tema en concreto porque su labor profesional se centra en el bufete que dirige, sin embargo, siempre mantuvo mucha curiosidad por la labor vinícola de su familia, que llegó a ser reconocida a nivel internacional. Así, desde pequeño se hizo con una buena colección de antiguas botellas además de reunir bastante documentación entre la que se encuentran los viejos libros de fórmulas y recetas 'cuasi' mágicas. Entre esos documentos históricos, Javier Krauel encontró la receta de un vermú que data de 1892.

El recetario del recuperado vermú de1892 está elaborado por su tatarabuelo Carlos J. Krauel Marra (1854-1918) que fue quien fundara siendo muy joven las bodegas 'Carlos J. Krauel', empresa que, como ya hemos dicho, funcionó -con sus correspondientes altibajos (revoluciones, guerras, etcétera)- desde 1870 hasta 1969, año en el que desaparece el edificio de la bodega tras el derribo del Perchel. Estaba en la calle Esquilache, donde hoy está El Corte Inglés. La gestionaron también en ese periodo el bisabuelo de Javier, Carlos J. Krauel Molins, y los hermanos Carlos J. y Juan Krauel Gross (su abuelo).

Aunque la relación entre el mundo del vino y la familia Krauel ya existía desde el siglo XVII, casi dos siglos antes que Carlos J. Krauel Petersen (1772-1838) llegara a Málaga en el ocaso del siglo XVIII. Con la empresa denominada 'An Sonne' (Al Sol) ya comerciaban en Alemania con vinos, cuando menos, desde sobre 1670. La última sede de la empresa de la cual conocemos su ubicación en la ciudad de Rostock se encontraba en los bajos del edificio propiedad de la familia situado en la Neuer Markt, a muy pocos metros del Ayuntamiento de la localidad germana. Allí estuvo la bodega desde 1704 a 1804, como cuenta Javier Krauel. Carlos J. Krauel Petersen, una vez fallecido su padre en 1792 decide constituir una empresa dedicada al comercio del vino a la que denomina 'Krauel y Compañía', y se traslada a Málaga a finales del XVIII y aquí registra dicha empresa en 1803. En enero de 1839, los dos hijos varones del fallecido Carlos J. Krauel Petersen: Carlos J. y Juan Krauel O'Brenan, fundan 'Krauel Hermanos' que, como la anterior, se dedica al comercio del vino y de los frutos secos, y utilizan la red de agentes y clientes que 'Krauel y Compañía' tenía por toda Europa. Ahora mismo se confecciona una web de todo lo referido con archivos, fotografías, y amplia documentación de lo que sin duda es una parte importante de la historia no sólo de la citada saga, sino también de Málaga.

El vermú, que se comercializará en los primeros meses de 2018, está elaborado sobre una base de Pedro Ximénez, (barrica de cuatro años) y Moscatel y, conforme a las instrucciones de la receta, se han empleado unas esencias de una casa comercial de Turín (Italia) que funciona desde entonces. Javier Krauel, que está feliz con lo realizado, afirma que «he intentado cuidar al máximo el diseño de la etiqueta y, aunque hay cosas que perfilar para la próxima tirada, creo que ha quedado bien. Es una interpretación de una etiqueta de los años 20 (de un PX). La botella en sí también es calidad y el papel de la etiqueta también tiene lo suyo. En la etiqueta está impresa la firma de Carlos J. Krauel Marra que se ha digitalizado de un contrato del año de 'la polca'...».

En total se han embotellado quinientas botellas y el año que comienza mañana, de momento, se harán como mínimo otras quinientas, dependiendo de los pedidos que haya, ya que se quiere cuidar con mimo la selección y la oferta, muy limitada, al ser una receta histórica. El vermú recuperado del 'baúl de los tiempos' ha sido elaborado en la Antigua Casa de Guardia. Cayetano Garijo, gerente de la bodega y amigo desde tiempos universitarios de Carlos Krauel, «sabía que nuestros abuelos habían sido amigos y que tras la Guerra Civil mi abuelo Juan y su hermano Carlos ayudaron a José Garijo, pues a éste lo habían metido en la cárcel por masón (y eso que era de misa diaria). Al liberarlo, el Obispado le quitó todos los permisos para la elaboración del vino de misa que era el principal producto que vendía. Previo acuerdo entre ambas partes, José Garijo continuó elaborando el vino pero lo vendían bajo la marca de Krauel como 'Vinum de Vite'. Así hasta finales de los años sesenta».

Igualmente, y posiblemente animado por el éxito del vermú, Krauel y Garijo están diseñando una etiqueta «para un moscatel que podríamos sacar también el año que viene. Tengo bastante material para hacer más cosas, y en cuanto a la venta, lo cierto es que ya hay varios distribuidores interesados», aunque la comercialización aún no se ha iniciado pendiente de unos trámites en el Registro de Patentes.

Javier Krauel, que está ilusionado, deja claro también que «todo esto del vino me lo tomo con tranquilidad pues mi actividad profesional está centrada en mi despacho profesional como abogado».

Así, pues, 2018 verá la recuperación de un apellido-marca, Krauel, con su vinculación con los vinos de la tierra. Por lo pronto, su vermú, el de la receta de 1892, es una auténtica delicia. Se necesita el empuje de malagueños como Javier Krauel para que la Málaga del futuro no olvide la Málaga de siempre.

Antonio de la Morena, era crear una banda de música en la Congregación perchelera. Llegó, vio y ejecutó, porque la Banda de Música de Nuestra Señora de la Soledad ya es una gozosa realidad, y su presentación en sociedad días atrás en el Conservatorio María Cristina Fundación Unicaja fue un completo éxito. El acto contó con la intervención de la Unidad de Música de la Brigada de la Legión 'Rey Alfonso XIII', que participó como padrino del nuevo conjunto musical de la cofradía.

La escenificación del mismo fue muy vistosa: los casi 90 integrantes de la banda de Mena, bajo la dirección de Juan Manuel Parra, accedieron al escenario desde el abarrotado patio de butacas luciendo sus nuevos uniformes e interpretaron diversas piezas, entre ellas, claro está, 'La Virgen de la Soledad', del propio Parra.

La parte final fue muy emotiva, ya que la nueva banda con la de La Legión se unieron en el escenario para interpretar los dos temas que son santo y seña de la Congregación de Mena, la 'Salve Marinera' y el 'Novio de la Muerte', cantadas por todos los asistentes.

La nueva banda de música ya tiene una buena agenda de compromisos, pues participará en las procesiones de la Virgen del Prendimiento, del Santo Cristo Coronado de Espinas, de la Virgen del Amor, y del Cristo Yacente de la Paz y la Unidad esta próxima Semana Santa, además de acompañar, lógicamente, a su Virgen de la Soledad. Antonio de la Morena, en su intervención, resaltó que la puesta de largo de la banda de música de Mena forma ya parte de la gran historia de la Congregación: «Formación y obras sociales, nuestros grandes objetivos, y lo estamos consiguiendo», agregó finalmente. Entre las autoridades presentes en el concierto inaugural un satisfecho Carlos Conde, primer teniente de alcalde de Ayuntamiento de Málaga, por los datos económicos municipales de este año que se nos va...

Pues adiós 2017. Feliz año 2018: disfruten de mucha salud y de alegría, y que servidor lo comparta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos