Cita en el SUR

Viernes amargo

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Málaga afronta los días grandes de Semana Santa con un millón de desplazamientos, a los que habrá que sumar la presencia de ministros. Los sociólogos que editen las estadísticas también han de tener cuidado en contar al alcalde una sola vez, pues es uno aunque se desplace un millón de veces. Dios es Uno y Trino, y estos días en trono. De ese millón de desplazamientos, cuatrocientos mil se harán en el aeropuerto. Lo bueno es que Aena ha impuesto en el pliego de condiciones para las nuevas tiendas que ofrezcan botellines de agua a un euro. Cuatrocientos mil pasajeros comprando una botella a un euro da, si no me equivoco, cuatrocientos mil euros. Pero claro, si nos cobran la botella a tres euros sale un poco más. ¿Por qué están tan altos los precios en los aeropuertos? ¿Por qué para acercarnos a la puerta de embarque hay que atravesar un supermecado de tabaco, whisky y perfumes? La ACI lo dijo así hace tres años, pero hasta ahora Aena no lo había exigido. Lo bueno de los precios tan caros es que calculando lo que te va a costar el café y el zumo de naranja no te planteas las leyes físicas que suelen impedir que un avión caiga. El 1 de abril, Domingo de Resurrección, es cuando las autoridades españoles creen que caerá la estación espacial china. El Gobierno chino cree que se destruirá entera al entrar en la atmósfera y que los restos caerían en el agua, pero si se destruyese entera no caerían restos en ningún lado, así que no me fío.

En la mayor parte del planeta no tienen por qué preocuparse, pero en España sí, pues está en la zona prevista de caída. Ojalá se estrelle en el mar, pero si tuviera que caer en un trozo de tierra lo ideal sería que lo hiciera en Cataluña. Sin matar a ninguna persona ni a ninguna vaca catalana, pero sería bueno que una noticia nueva desplazara titulares del procés, que no debería llamarse procés porque se ha hecho eterno. Como si en Cataluña no ocurrieran otras cosas. Precisamente ayer el sargento de los Mossos Ignasi Hortelano informó de la detención de Cavallé, un gigoló que ha estafado al menos a 17 mujeres de Barcelona, Bayona y Pamplona. Se ve que actuaba sólo en ciudades terminadas en ona, y lo ha detenido Hortelano, cuyo apellido termina en ano, ideal para detener a un gigoló por donde más le duele. Algo debe de tener para gustar a tantas y que encima le pagasen. No como Trump, que pagó una millonada a una actriz porno para que porneara con él. Ahora la actriz lo tiene cogido por donde ya lo cogió y al abogado de ella, Michael Avenatti, le ha dado un avenate y pide todavía más dinero. El presidente de los dermatólogos andaluces advertía ayer en estas páginas del repunte de las venéreas pero no conseguirán amargarnos el viernes. Llueve en toda España, y aquí la tenemos a un euro la botellita. Sólo hay que acercarse al aeropuerto. Eso sí, es obligatorio dejar el coche en el aparcamiento. Para que encima lo aplaste la estación espacial. Tú verás que al final nos toca la china.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos