Repaso semanal

¿Vamos hacia el aeropuerto Málaga-Sevilla?

Imagen de la T-3 del aeropuerto de Málaga/
Imagen de la T-3 del aeropuerto de Málaga

Hay que tener cuidado con esas sinergias que empiezan por llevar turistas a capitales vecinas y que acaban llevándose el tráfico aéreo

Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

Hubo un ministro socialista que iba comentando en sus reuniones privadas con periodistas que el aeropuerto de Málaga era un dislate fruto de la condescendencia de la malagueña Magdalena Álvarez con su tierra. Que era desproporcionado para el tráfico que soportaba. Hubo un momento en que se puso de moda comentar entre los políticos de Despeñaperros hacia arriba que la Costa del Sol había sido muy mimada con las infraestructuras y que ya estaba bien. O sea, que tendría que pasar un tiempo en barbecho, como efectivamente ha estado ocurriendo si nos atenemos a los datos de los últimos Presupuestos Generales del Estado. Como si el AVE, por poner un ejemplo, no esté llegando a innumerables capitales de provincia, aunque en muchas de las cuales apenas hay demanda para completar un solo convoy al día. Se olvida con facilidad que el aeropuerto de Málaga es el tercero de la península y que en dos años ha crecido lo que estaba previsto en ocho años. Eso no puede convertirse en un problema, sino más bien todo lo contrario: debe ser una oportunidad. Hay que alegrarse de que la principal industria que tiene el país vaya mejor de lo esperado. Lo que se debe hacer es trabajar para poder atender a esa demanda creciente. A ver si vamos a sacar pecho del gran número de turistas que aumenta año tras año y después vamos a querer atenderlo con los mismos mimbres, que es lo que parece que se quiere hacer con el aeropuerto de Málaga. En 2021, si la tendencia de crecimiento sigue igual, se alcanzará el tope técnico de 27 millones de pasajeros, o sea, que el aeródromo no daría más de sí, pese a lo que comentó aquel ministro, del que no digo el nombre porque no puedo demostrar con una grabación su afirmación, aunque me fío de las fuentes que lo comentaron. Estamos a nueve millones de alcanzar ese tope, prácticamente igual que Barcelona, que está a ocho millones de llegar a su máximo. Pues bien, estando casi igual, el aeropuerto de El Prat ya tiene aprobado un plan para su ampliación de nada menos que 1.900 millones de euros. El ministro De la Serna lo presentó recientemente. Y aquí ni se ha planteado todavía esa posibilidad a nivel oficial. La Confederación de Empresarios de Andalucía y el sector turístico ya han levantado la voz a raíz del trabajo periodístico que publicó el pasado domingo mi compañera Pilar Martínez, que no dejaba lugar a dudas. El aeropuerto de Málaga se ha convertido en el gran pulmón turístico de una Costa del Sol que no hay que olvidar que prácticamente ha doblado sus plazas vacacionales con la irrupción de las viviendas turísticas. Se debe potenciar esta infraestructura y lo que conlleve alrededor, como por ejemplo la ciudad aeroportuaria que se quiere levantar en Alhaurín de la Torre, donde por cierto ya están los terrenos reservados para ello. A ver si la Junta facilita también su puesta en marcha. Pero hay que estar muy vigilantes sobre la manera en la que se quiera solucionar el problema de la ampliación. Y es que ya se están escuchando las primeras opiniones de los problemas que tendría la instalación malagueña para crecer, por lo que en un momento dado no se vería mal hacer uso de aeropuertos cercanos que pudieran absorber esa demasía. Léase Sevilla y Granada, que cuentan con dos aeródromos con muy poco tráfico aéreo. Se justificaría esta medida en hacer un paquete con los aeropuertos andaluces y se ponen como ejemplo que en las grandes ciudades hay varios aeropuertos repartidos, como por ejemplo ocurre en Londres. No debe obviarse que ninguno de los aeropuertos que conectan con la capital inglesa está a más de sesenta kilómetros. Los pasajeros no son seres sin ideas, no son tontos. Y si quieren venir a la Costa del Sol no hay que hacerles pasar antes por las provincias vecinas. A ver si con el buen rollito de las sinergias se va a empezar por facilitar que los turistas visiten otras capitales andaluzas y se va a terminar por llevarse la ampliación del aeropuerto. Que se va a Sevilla volando y no nos enteramos...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos