El valor económico de un club de fútbol

JOSÉ M. DOMÍNGUEZ MARTÍNEZCatedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga

Posiblemente muchos de los seguidores de los clubes de fútbol, especialmente de aquellos que atesoran una gloriosa trayectoria centenaria, consideren que es imposible reducir a términos económicos el valor de su identidad deportiva, como absurdo sería tratar de convertir en unidades monetarias el significado de los sentimientos que están ligados a un escudo y a unos colores, a un barrio, a una ciudad. Personalmente, me alineo entre los que puedan pensar así. Hay que recurrir a supuestos verdaderamente heroicos para cuantificar el valor de ciertos intangibles y hay algunos que, por más que se quiera, difícilmente pueden admitir una moneda de cambio.

Sin embargo, el fútbol profesional, como actividad empresarial, se desarrolla en el marco de entidades y organizaciones definidas que pueden cambiar de propietarios o de administradores de facto, llevando aparejada toda su carga simbólica y sentimental, todo el acervo patrimonial y cultural acumulado a lo largo del tiempo. De hecho, con solo algunas excepciones ciertamente llamativas, las entidades que compiten en las ligas deportivas profesionales españolas han de adoptar la forma jurídica de sociedad anónima deportiva.

De manera genérica, la determinación del valor económico de una empresa no es una tarea automática ni exenta de discusión. Hay diferentes criterios de valoración y la dinámica de los mercados bursátiles refleja continuamente las distintas percepciones de los inversores acerca de las compañías cotizadas.

Como prueba de la creciente importancia económica del deporte, en general, y del fútbol, en particular, las grandes consultoras mundiales (BCG, DTTL, EY, KPMG, McK, OW o PwC) vienen difundiendo estudios económicos de gran relieve y utilidad, ya sea sobre eventos internacionales o sobre las competiciones continentales.

Este año, por segunda vez, Kpmg, una de las ‘Big Four’ (o como, de manera redundante, a veces se afirma, ‘una de las cuatro Big Four’), ha publicado un informe sobre la valoración empresarial de los principales clubes de fútbol europeos. El informe se circunscribe a lo que se considera la élite de dichos clubes a 1 de enero de 2017, integrada por un total de 32. Lo primero que hice, naturalmente, fue comprobar si entre estos aparecía el Málaga CF, pero no es así. Al margen del Real Madrid CF, FC Barcelona y Atlético de Madrid, el Athletic Club Bilbao, el Sevilla FC y el Valencia CF son los que figuran incluidos dentro del ‘ránking’ elaborado por la consultora.

Esta informa de cuáles son los criterios empleados para incluir a un club en su investigación, a partir de una revisión de los estados financieros de las temporadas 2014/15 y 2015/16: I) estar entre los 50 primeros equipos europeos por ingresos operativos; II) estar entre los 50 primeros equipos según el coeficiente quinquenal de la UEFA; III) en caso de no cumplir alguno de los dos criterios anteriores, ser uno de los primeros 30 equipos por número de seguidores en las redes sociales.

Para llevar a cabo las valoraciones de los clubes, Kpmg se decanta por un enfoque centrado en los ingresos generados. Una vez que se dispone de las cifras de ingresos, estas se multiplican por un factor derivado de las observaciones de clubes similares que cotizan en bolsa y de operaciones de adquisición de compañías comparables. Ahora bien, ese factor se ajusta para cada entidad en función de cinco métricas que atienden a las diferencias entre los clubes, así como en los mercados y las economías en los que actúan: rentabilidad (relación entre los gastos de plantilla y los ingresos), popularidad (número de seguidores en las redes sociales), potencial deportivo (valoración de la plantilla), derechos televisivos y propiedad del estadio de competición.

Con arreglo a la metodología empleada, el valor estimado para el conjunto de los 32 clubes es prácticamente de 30.000 millones de euros. La lista está encabezada por el Manchester United FC, con 3.095 millones. Le siguen el Real Madrid CF (2.976), el FC Barcelona (2.765), el FC Bayer Munich (2.445) y el Manchester City FC (1.979). Este grupo del ‘Top 5’ acumula un 44,3% del total estimado. A su vez, el ‘Top 10’, colectivo en el que se integran, además, el Arsenal FC, el Chelsea FC, el Liverpool FC, la Juventus FC y el Tottenham Hotspur FC, concentra más de los dos tercios del valor total. La tabla se cierra con el Olympique de Marsella, con 187 millones de euros. Los otros cuatro clubes españoles mencionados presentan, en el orden señalado, valores de 793, 300, 261 y 235 millones de euros.

Los autores del informe resaltan, en la parte final, la diferencia entre los conceptos de precio y valor establecida por la teoría económica: precio es lo que una persona paga por un producto o servicio dado, mientras que valor es el que se atribuye a un producto o servicio. Más allá de la posible asunción de la filosofía machadiana, que ya alertaba de esa dicotomía, la realidad económica se encarga repetidamente de poner de manifiesto que una cosa es el valor atribuido a un activo en un momento determinado y otra distinta el precio efectivo que se pueda conseguir si se opta por venderlo, en particular si una gran mayoría de propietarios deciden hacerlo de manera simultánea.

Quizás, como posible consuelo de los aficionados de los equipos que no figuran dentro del ranking de la élite europea, deba tenerse en cuenta que las métricas de valoración utilizadas incluyen el número de seguidores en las redes sociales pero no la intensidad de los sentimientos. Esta, sin embargo, puede ser uno de los pilares de la longevidad de una organización deportiva. Y, quién sabe, en alguna ocasión puede acabar haciendo posible la aparición de algún ‘cisne negro’ o, preferiblemente, blanquiazul, si no en El Guadalmedina, sí al menos en El Guadalhorce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos