La única verdad

OJO DE HALCÓN

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Anda el malaguismo con la mosca tras la oreja. Los descartados no se van, los fichajes que deben completar la plantilla no se cierran y los jugadores más importantes dejan el equipo. Y mientras, camino de 23.500 abonados. El aficionado comienza a estar hasta el gorro y, lo que es peor, a Míchel también comienza a agotársele la paciencia. Estamos en el mismo punto que hace un año, cuando Juande no tomó las de Villadiego en agosto por no dejar tirado a un club al que quiere -rompió su promesa de no volver a entrenar en España por tratarse del Málaga- y también a muchos amigos. Esa fue entonces la única verdad, cuando lo timaron con una plantilla sin delantero centro, con veteranos en la cuesta abajo y un proyecto que no se completó. Hoy la única verdad es que los propios jugadores vuelven a estar nerviosos porque intuyen que sufrirán otra vez para sobrevivir. La única verdad es que el Málaga ha acabado justo de liquidez por tanto gasto absurdo. La única verdad es que a Al-Thani sólo le cuentan lo que quiere escuchar. La única verdad es que no se puede sostener un tren de vida tan alto. La única verdad es que otros equipos están pasando por la derecha y por la izquierda para consolidarse en la élite (el Betis y el Espanyol se han sumado este verano al Celta o la Real). La única verdad es que hay que ir a buscar a los jugadores, no confiar en que vengan solos. La única verdad es que determinados agentes no deberían volver a pisar La Rosaleda. La única verdad es que se requiere más profesionalidad y menos colegueo (sobre todo, en La Academia, que es para darle de comer aparte). La única verdad es que se está más pendiente de la cantera que del primer equipo. La única verdad es que a Arnau le falta más contundencia para hacerse fuerte, en el mercado y ante el jeque. La única verdad es que el aficionado se pregunta dónde está el dinero de las salidas cuando las entradas son a coste cero. La única verdad es que el club se sostiene gracias al primer equipo, a sus resultados y a su clasificación final. La única verdad es que entre los jugadores se ha disparado la preocupación. La única verdad, en definitiva, es que Míchel es el único referente. Y ojalá siga mucho tiempo.

Fotos

Vídeos