Los últimos presupuestos

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El huracán que preocupa a Susana Díaz se llama Presupuestos. Para aprobarlos contará de nuevo con Ciudadanos, salvo sorpresas de última hora. María Jesús Montero hace números de lo que costará contentar al partido naranja. Este ya ha puesto una cifra sobre la mesa como primer bocado: 180 millones. Pero de sisa, no para invertir. Es lo que cree que se dejará de ingresar si se bonifica el impuesto de sucesiones y donaciones a herencias de hasta el millón de euros. Opinan los naranjas que no es tan imposible de restar si la superación de la crisis empieza a notarse en los ingresos por actividad económica. Ahora bien, esta rebaja y otra aún pendiente del IRPF para completar lo acordado en el pacto de investidura, hace que el agujero fiscal en los ingresos de las arcas andaluzas sume más de 600 millones de euros. La cuenta la hace Teresa Rodríguez, aunque es Antonio Maíllo quien lo explica mejor: Susana Díaz no tendrá autoridad para reclamar a Cristóbal Montoro un sistema de financiación nuevo y al alza si aquí se bajan los tributos. El actual sistema perjudica a Andalucía: 850 millones de euros menos en 2015, cita la presidenta.

Como Marín y Maíllo coinciden sin estar de acuerdo, hay razones ideológicas de fondo. Si Díaz accede al millón de euros, estará dejando que el impuesto de sucesiones apenas lo pague un porcentaje mínimo de ciudadanos. Es decir, de alguna manera el PP de Juanma Moreno, que aboga por su supresión (el 99%, porque la exención total depende del Gobierno central), se saldría con la suya.

El sí al millón de C's permitiría a los socialistas otro año de respiro, a sabiendas de que pueden tratarse de los últimos Presupuestos. Ciudadanos no seguirá dándole cuerda al PSOE dentro de un año, a pocos meses de las autonómicas, insinúan fuentes naranjas. Por eso quieren dar la campanada con el impuesto de sucesiones, para ganarse el caladero de votos del PP. Pero la práctica supresión de este impuesto, que es lo que en el fondo plantea C's, situaría a la presidenta más a la derecha de lo que que ya le tachan sus críticos; y dejaría a Podemos e IU con la bandera en solitario de que paguen los ricos. Que no me cuenten cuentos: Un millón de euros no es algo que puedan heredar muchos hijos de clase media trabajadora en Andalucía. Y una herencia así es un privilegio.

Todos los grupos políticos defienden que lo primero es garantizar la sanidad y educación públicas, otro talón de Aquiles de Díaz según el PP. Pero todos saben que el dinero no llueve del cielo, sino de los impuestos. Y pregunto, ¿no sería mejor que todo el mundo pague un algo nada desorbitado por las herencias, pero también por las plusvalías y el IBI, igual de desorbitados? Un algo igual en toda España que no nos arruine a los trabajadores, pero tampoco que para algunos que no dan palo al agua sea una lotería. Que por cierto, el PP impuso en 2013 que cotizara un 20% partir de que te tocara 2.500 euros.

Fotos

Vídeos