A cada uno lo suyo

El tiempo dirá

La lengua no genera sufrimiento, es el uso que hacemos de ella lo que puede ser dañino para los semejantes

PEDRO MORENO BRENES

La lengua no es agresiva ni machista, no denigra ni somete a sufrimiento a las personas. No nos equivoquemos de enemigo: es el uso que hacemos los humanos de la lengua lo que puede ser dañino para los semejantes. En mi tierra, un término objetivamente ofensivo en un contexto y que provocaría una respuesta de indignación en el afectado, puede constituir una muestra de afecto en una situación de confianza entre el emisor del término y el llamado 'canalla', 'hijoputa', 'monstruo' u otras expresiones de corte similar.

La señora Montero, portavoz de Unidos Podemos (UP) puede utilizar la palabra 'portavoza' si lo estima conveniente (patear la lengua no está prohibido) y la RAE tiene toda la razón al decir, que en la lengua española que usamos ahora los hispanohablantes el sustantivo 'portavoz' es común en cuanto al género y la inmensa mayoría singularizamos el género gramatical a través de los determinantes y adjetivos (el 'portavoz español' y 'la portavoz española'). Donde discrepo con Montero es que pretende convencernos que su forma de enfocar esta cuestión es la única forma de tratar de forma justa e inclusiva a las mujeres. Dice la líder de UP: «Aunque suena extraño, hagamos un esfuerzo por desdoblar el lenguaje o usar términos de forma inclusiva»; un servidor de ustedes apuesta sin matices por la inclusión y sin embargo no considera que el uso de 'portavoz' implique perjuicio alguno a la noble causa de la igualdad hombre-mujer. La Academia no aprueba leyes imperativas sobre la lengua española, es un notario cualificado de lo que se consolida en el uso de la misma, debido a lo cual ahora se admite 'presidenta' sin problema alguno ya que es común su uso en la población.

¿En el futuro se generalizará 'miembra', 'jóvenas' o 'portavozas' en nuestro día a día? El tiempo dirá. Reconociendo el pleno derecho a innovar la lengua española (de hecho, a nuestra manera, todos inventamos el lenguaje con ocurrencias, y algunos con una genialidad notoria como mi paisano Chiquito de la Calzada), considero que no es justo acusar a nadie de machista por el mero hecho de no sentirse cómodo con el sistemático uso del o/a en cualquier expresión oral o escrita, sin concesión alguna a la legítima opción, como recuerda la RAE, de que en seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos.

Ojalá una pequeña parte de la repercusión mediática que esta polémica está provocando (con algunos notorios machistas despendolados y sacando pecho) se hubiera dedicado a recordar el sufrimiento de las mujeres maltratadas y la brecha salarial o a fomentar una campaña de apoyo a esas mujeres de Irán, Arabia Saudí y otras partes del mundo, que con valentía le plantan cara al rostro más miserable del machismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos