Horizontes cercanos

Un siglo de enseñanza

El jeque Khalid Alhasan con Jaime Gallego, en su visita a SUR./Félix Lorenzo
El jeque Khalid Alhasan con Jaime Gallego, en su visita a SUR. / Félix Lorenzo

Este 2018 se conmemoran el centenario de la labor docente de los agustinos en Málaga y los 50 años de la inauguración del Colegio Los Olivos. -Lástima que estos hitos no coincidan con el histórico edificio de San Agustín recuperado y rehabilitado. -Manuel Market busca 'hueco' en Málaga o en Marbella. -Varios propietarios de esta cadena de supermercados VIP de Arabia Saudí tienen casa en la Costa del Sol. -Homenaje por su jubilación del SAS al doctor Ruiz Escalante, que hoy asume el cargo de hermano mayor de la Virgen de Caños Santos en Cañete la Real

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Es 2018 un año cargado de efemérides agustinas en Málaga. Pocas órdenes religiosas hay con tantos siglos de presencia en la provincia y de tanta incidencia en su vida social, religiosa y educativa. Miles de malagueños se han formado en aulas agustinas, una de las órdenes religiosas que mayor libertad da a quienes eligen sus aulas para su educación. Hoy, decir esto no tiene mucho mérito, pero hacerlo en la década de los 60, cuando Franco estaba vivo y donde la enseñanza en este país seguía los parámetros de la dictadura, la verdad que es algo digno de resaltar. Muchos son los actos que en este año 2018 van a tener marchamo agustino, porque se cumple un siglo desde que la orden comenzó su labor docente en Málaga, pese a que su presencia aquí data de 1575, cuando la orden adquirió un noble edificio que se distinguía por su porte en la que entonces se llamaba calle de los Caballeros, y que hoy tiene el nombre de su fundador, San Agustín. Pero aparte de ese importante acontecimiento, además se cumplen 50 años de la inauguración del Colegio de Los Olivos, que supuso una verdadera revolución en la enseñanza malagueña, con un concepto de edificio y aulas modernas, fuera del centro, utilización del autobús escolar como vehículo principal de traslado de alumnos, etcétera, aparte de incorporar a una serie de profesores que todos ellos merecerían una calle en Málaga, por su entrega y dedicación a esta tierra y por su contrastada calidad. Nombres como los de Antonio Muñoz, Eduardo Meneses, Francisco Acedo, Agustín Clavijo, Agustín Llordén, Francisco S. Benedicto, Leandro Félix, Laureano Manrique, Isaías y Pablo Mayo, Eusebio Perruca, Leónides Antón, Juan Alcover y tantos otros están marcados con el fuego del cariño y el recuerdo permanente en el corazón y en el alma de miles de malagueños que se hicieron hombres bajo su disciplina y enseñanza a lo largo de estos 100 años. Pero las efemérides no se quedan en las dos referidas, un siglo de educación en Málaga y medio siglo de la inauguración de Los Olivos (7 de octubre de 1968, con el célebre discurso del vicerrector, el padre Leónides, con aquella célebre frase final de «sed fieles a Dios, pero también a vosotros mismos»), sino que también se conmemora el 50 aniversario del último año de Preuniversitario que se cursó en San Agustín, ya que la docencia convivió durante algunos años en ambos edificios, el histórico San Agustín y Los Olivos. Los ya casi todos jubilados alumnos de aquella formación, liderados por su 'delegado perpetuo', José Criado, quien durante años fuera el máximo responsable de Iberia en Estados Unidos, con sede en Miami, volverán a reunirse para celebrar no sólo sus recuerdos, sino también su presente y su futuro. Casi todos ya en torno a los 'sesenta y muchos', volverán a colocarse delante de la entrada de San Agustín y se harán la foto de rigor, que después repetirán al finalizar el almuerzo que han organizado en el AC Málaga Palacio el 12 de mayo.

Mientras, la comisión encabezada por el presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos Agustinos, el astrofísico Alberto J. Castro-Tirado mantiene su ritmo de trabajo para los actos conmemorativos, en los que se quiere implicar a toda la ciudad. Lástima que este primer siglo educativo agustino en Málaga no vaya a coincidir con la restauración del histórico convento-edificio, uno de los más importantes de Málaga, que desde 2004 pertenece a la Junta de Andalucía y que espera paciente sus reiterados proyectos, a la vez que incumplidos, de rehabilitación. Adquirido como hemos dicho por los agustinos en 1575, en 1843 pasaron a manos del Estado por la desamortización de Mendizábal, siendo sede del Ayuntamiento de Málaga de 1843 a 18690 y posteriormente Hospital de Sangre con motivo de la Guerra de Marruecos, para finalmente en el último tercio del XIX ser a la vez edificio de uso religioso, salón de plenos, guardería infantil y sede de los juzgados. En 1918, el Ayuntamiento vuelve a vender el edificio al Obispado, quien lo cede a los agustinos, que comienzan en ese curso su actividad docente, del que ahora se cumple el primer centenario.

Manuel Market es una de las cadenas de supermercados de lujo más importantes de Arabia Saudí. Este empresa está capitaneada por la familia Alhasan, muy conocida en aquel país y con gran intereses económicos en otros campos, relacionados con la construcción y el turismo, así como otros negocios de diversa temática. Esta familia está enamorada de España en general y de Málaga en particular, y basta con decir que su logo es un torero y el nombre de la cadena de supermecados (Manuel) para que nadie puede dudar de lo dicho. Muchos de sus miembros, además, tienen casa en la Costa del Sol, y son los primeros que apoyan la marca 'Sabor a Málaga' en Arabia Saudí. Uno de sus hijos, Khalid Alhasan, ha estado en Málaga durante varias semanas junto al empresario malagueño Jaime Delgado, de Málaga Trading, para buscar emplazamientos en la capital con el objeto de abrir uno de sus establecimientos vip, así como en Marbella. Igualmente han estudiado la operativa necesaria para desarrollar nuevos negocios, siempre relacionados con el turismo y el comercio. Khalid Alhasan se muestra convencido de las enormes posibilidades de Málaga, «la capital de moda en España hoy en día».

Tras una vida dedicada al SAS, José Francisco Ruiz Escalante se ha jubilado. El jefe de sección de Radiología del Hospital Clínico deja un hueco importante en el referido centro, donde era un hombre muy querido, a demás de un respetado médico radiólogo, como lo demuestra el hecho de que más de 200 personas se dieran cita en el Hotel NH de Málaga para darle un homenaje que estuvo capitaneado por los doctores Glückman, Rivas Marín y Marques. Enamorado de su profesión, «sin la que no podría vivir», a Ruiz Escalante le queda el consuelo de que no se tiene que jubilar de la privada, y sigue en lo que a él le gusta, sus tacs, sus radiografías y todo lo demás. «Ahora, como tengo más tiempo libre me dedico a andar y a otras aficiones», señala, entre ellas está que va asumir hoy (a las 13 horas) el cargo de hermano mayor de la Hermandad de la Virgen de Caños Santos Coronada en Cañete la Real, su pueblo de nacimiento, localidad que hace unos meses le dio un homenaje popular al que asistieron cientos de vecinos en un día inolvidable para este gran médico, que tanto ha hecho por la medicina malagueña. Profesionales como Ruiz Escalante, o Marques o Rivas Marín no deberían jubilarse nunca, pero parece que al SAS le ha dado este siroco de que la veteranía es un lastre en vez de un mérito, y así nos luce el pelo, porque no se sabe más ni se es mejor por ser más joven o más veterano, sino por las cualidades y las aptitudes de cada uno, y todos los referidos las tienen de sobra. En fin, doctores tiene la santa iglesia... y no lo digo por San Agustín precisamente.

Pues nada, que seamos felices. Buena semana tengan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos