Siempre director

Manuel Castillo
MANUEL CASTILLOMálaga Director de SUR

Hay periodistas que son directores incluso antes de serlo. Incluso aunque no lo sean nunca. Y Joaquín Marín Alarcón era y fue uno de ellos. Antes, durante y después. Siempre director. Lo llevaba en la sangre, en su ADN, en su forma de ver la actualidad, en el modo de leer las páginas de sus periódicos, en su visión siempre crítica, en su olfato de plumilla, en su ojo implacable para detectar una errata, en su desapego hacia el poder, en su genio y carácter. Y también en su carisma para dirigir una redacción como la de SUR; y luego en Canal Sur, y después en La Opinión. Se ha ido un periodista íntegro y honesto. Y por ello perdurará su recuerdo. Él, seguro, se quedó siempre con lo bueno de este oficio y, como los maestros del ruedo, sobrellevaba con enorme dignidad las cornadas que le dio la vida; y también las que recibió de está profesión, a veces maravillosa, pero también ingrata y despiadada en ocasiones.

Fue mi primer director y de él guardo su aprecio y sus confidencias, pero sobre todo su forma de encarar la vida, como plantado frente a un toro bravo, consciente de que en cada decisión, en cada quite o en cualquier descuido puede llegar el momento fatal, pero con el convencimiento de hincar los pies en el suelo y no moverse ni un milímetro. Joaquín Marín fue protagonista junto a otro buen puñado de profesionales de una época dorada del periodismo y de SUR. Y dejó su impronta y su sello personal que aún hoy en conversaciones y momentos se puede sentir en la redacción de SUR. Su redacción siempre. Esa redacción que le recordará siempre con respeto y admiración. Descanse en paz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos