Lo que sale de la boca

ENCARNI LLAMAS

La parábola del sembrador es una de las más conocidas, representadas, cantadas, dibujadas... Mis niños la cantan al ritmo de Valivan, en los vídeos que la familia asturiana empresaria produce para llevar el Evangelio a los más pequeños a través del testimonio, la imagen y la música.

Esta parábola nos recuerda que somos el terreno donde el Señor arroja la semilla de su palabra y de su amor. ¿Qué clase de terreno somos: un camino que no acoge la semilla, un pedregal que la acoge pero no echa raíces, una zarza que la ahoga en medio de las preocupaciones, o un terreno bueno sin espinas ni piedras, trabajado y cultivado para dar buenos frutos?

El papa Francisco nos recuerda que también nosotros somos sembradores: «¿Qué tipo de semilla sale de nuestro corazón y de nuestra boca? Nuestras palabras pueden hacer mucho bien y también mucho mal; pueden curar y pueden herir; pueden alentar y pueden deprimir. Recordadlo: lo que cuenta no es lo que entra, sino lo que sale de la boca y del corazón».

En esta época de la hipercomunicación en la que constantemente enviamos, subimos y compartimos palabras, fotos, vídeos, momentos, pensamientos... Jesús nos invita a ser buenos sembradores que busquemos el bien, y mejor tierra, que acoja y dé buen fruto. ¡No dejemos que se pudran las semillas guardadas en un cajón!

Fotos

Vídeos