El 'Room scape' del PP

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

En el vértigo de los días, el Partido Popular pugna por hacerse con un lugar al sol de la actualidad. Desaparecer de foco es un riesgo. A pesar de que se perciba el shock de haber perdido el poder, la orfandad de liderazgo nacional y la estrategia en modo pollo sin cabeza, nada es peor que no hablen de uno. Quien no comunica no existe, como ya se sabe.

La urgencia por ser noticia es mayor en el PP andaluz, que va a ser el primero en pasar por la prueba de fuego de las urnas. Hasta puede que sea mucho antes de lo previsto, porque cunden las especulaciones que señalan a septiembre para las autonómicas, es decir, convocar a primeros de agosto un Consejo de Gobierno extraordinario, disolver el Parlamento e ir a elecciones en cuanto se cumpla el plazo legal. Susana Díaz aprovecharía así a un PSOE nacional en alza, antes de que llegue el inevitable desgaste, a un PP en reconstrucción, un Cs estancado, una confluencia de izquierdas discutida...

Para entonces, por si acaso, el PP ha de tener reagrupadas las filas. Los populares andaluces dan por hecho, a fecha de hoy, que Núñez Feijóo será el único candidato porque ni Soraya Sáenz de Santamaría ni Dolores de Cospedal parecen reunir apoyos suficientes. Más que integración, se apunta a una dirección con dos vices, Casado y Maroto, y la venta de Génova como medida urgente.

En la comunidad, la actual secretaria general contaría con Córdoba, a donde ha vuelto sin empleo Jose Antonio Nieto; Jaén, que recibe también rebotado a José Enrique Fernández de Moya, y parte de Sevilla, los de Zoido. Arenas y Amat, en Almería, serán todo menos pro-Cospe y se orientan en auxilio del ganador.

Juanma Moreno, el presidente andaluz, 'sorayo' de filiación, otea el panorama y se va reasignando a las filas de Feijóo. Es a quien más interesa el cierre de filas y el menos ruido posible. La prueba es que se recuerda que el líder gallego lleva trabajándose el apoyo andaluz desde hace tiempo, más de dos años, y que su última visita a Sevilla para participar en un foro en el Hotel Alfonso XIII fue un evidente ejercicio de explicitar la sintonía con Moreno, quien dispone de 450 compromisarios en el congreso nacional.

Gane o no Feijóo, y hay quien lo da por seguro también porque conoce los 'secretos' de los demás, la aventura en el partido será propia de un 'room scape' tan de moda, sobre todo, insisto en el PP andaluz, donde la cuenta atrás es más apremiante. La renovación nacional debe bajar al Sur y los dedos apuntan a los grandes tótems, en especial Celia Villalobos y Teófila Martínez, pero también a funcionarios que llevan desde antes de Bárcenas (sic).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos