Recular

ROSA BELMONTE

La reina de Inglaterra tuvo que volver de Balmoral cuando el peluchismo post-Diana se hizo insoportable. Menos rap de sirenas han necesitado los de Podemos y el PSOE de Castilla-La Mancha para recular con los sobresueldos (han retirado la enmienda sobre la carrera de los altos cargos funcionarios). Trump también se ha visto obligado a condenar a los supremacistas blancos, el Ku Klux Klan y los neonazis de Charlottesville. Dos días antes había hablado de «la indignante muestra de odio, intolerancia y violencia de muchas partes». Tendría que repetir las palabras de William F. Buckley en 1965 cuando se presentó a alcalde de Nueva York. Le preguntaron sobre sus seguidores racistas. Contestó que, en caso de que existieran, les diría que no quería su voto, que se fueran a buscar a su propio candidato, que él no era su hombre. Trump no ha sido sólo el hombre de los deplorables, pero gentuza como esa lleva la papeleta de Trump en su frente.

Fotos

Vídeos