PP y PSOE se necesitan

ANTONIO PAPELL

En las elecciones generales de 2011, que ganó Rajoy con mayoría absoluta, PP y PSOE consiguieron conjuntamente 17,9 millones de votos y el 73,4% de los sufragios. En las de 2015, la suma de las dos formaciones mayores representaba 12,8 millones de votos y el 50,7% de los sufragios. El brutal descenso de los dos partidos se debió a la irrupción de los partidos nuevos: Ciudadanos conseguía 3,5 millones de votos y Podemos y En Comú, 4,1 millones. Aquella novedosa irrupción no fue sin embargo indiscriminada: Ciudadanos representaba a los electores que, sin estar en desacuerdo con el sistema constitucional vigente, se habían sentido defraudados por la gestión que PSOE y PP habían hecho de la crisis económica. Ciudadanos nacía como un partido bisagra potente, jugaba en la misma liga aunque exigiese reformas en el reglamento, sobre todo en materia de transparencia y moralidad pública. Podemos desdeñaba en cambio el marco constitucional, producto a su juicio de una Transición ilegítima que no había hecho justicia.

PP y PSOE representan las opciones políticas antagónicas clásicas que se disputan históricamente el poder en las democracias maduras, y de ahí sus frecuentes disensos en numerosas materias, aunque coincidan en la delimitación del marco jurídico político y sean capaces de entenderse en cuestiones de fondo, como la estructura del Estado, la sostenibilidad del sistema de pensiones o el tratamiento de la cuestión catalana. Ciudadanos es en estos casos un complemento constructivo, que se afianzará en el futuro si consigue la reforma de la ley electoral; en caso contrario, el efecto del 'voto útil' podría terminar arrojándolo de nuevo al exterior del sistema.

En este marco, en el que Podemos desempeña un papel antisistema -es decir, no quiere pactar con el PSOE para compartir con él el gobierno del Estado, sino destruirlo para ser hegemónico-, es poco probable que Sánchez acepte el abrazo del oso de Pablo Iglesias.

Tratará de ganarse a Ciudadanos y competirá duramente con Rajoy, pero no al margen del sistema.

Fotos

Vídeos