PRIMERAS VACACIONES

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Aunque el tiempo no esté acompañando en estos días, a nadie se le escapa que la Costa está ya en la cuenta atrás para el inicio de las primeras vacaciones del año, las de Semana Santa. Una primera avalancha cuyo volumen vendrá determinado por la ausencia de lluvias y las jornadas en las que luzca el sol, que, por ahora, cualquier previsión es una mera elucubración. Los hoteleros del litoral tienen claro que el hecho de que se celebre en marzo les pasará factura y, no sólo porque prevean un descenso de ocupación, sino también porque tras la Semana Santa el sector se enfrentará a un nuevo parón al no marcar el comienzo de la temporada alta.

Esta circunstancia no es nueva. Marzo supone, además de un mayor riesgo de que no haga tiempo de disfrutar del sol y de la playa, que la competencia de la oferta del litoral es mayor. En abril todas las miradas apuntan al Mediterráneo. En marzo hay quienes salen escapados hacia las estaciones de esquí para aprovechar las últimas jornadas para la práctica de este deporte. Otros tantos, han preferido quedarse en casa en Semana Santa y conocer los atractivos de Las Fallas. No están los bolsillos para viajes a Valencia y a la Costa del Sol en un mismo mes.

¿Y por qué considerar competencia la alternativa de Sierra Nevada para los aficionados a la nieve y no un complemento con el que enganchar viajeros en Semana Santa? La respuesta de muchos profesionales del turismo apuntan a que esta singularidad de poder esquiar por la mañana y bañarse en la playa por la tarde debería estar más que explotada. Pero no. Vuelve a suceder que la Semana Santa cae en marzo y que esta industria sigue sin articular una estrategia para sacar partido a una circunstancia única que beneficiaría a Granada y a la Costa del Sol. Y que, además, podría fijarse como un producto estrella para luchar contra la estacionalidad. A buen seguro que tendría éxito no sólo en el mercado español sino en países europeos con tradición en este deporte. Sólo queda esperar que se cumpla el refrán de que nunca es tarde si la dicha es buena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos