Golpe de dados

'Sol poniente' y otros libros

Alfredo Taján
ALFREDO TAJÁN

'Sol poniente' es el título de la novela ganadora de la undécima edición del Premio Málaga, convocado por el Ayuntamiento de nuestra ciudad, y que ya ha conseguido un bouquet, como los buenos vinos, a prueba de excelentes catadores. Este año el galardón se ha quedado en casa porque su autor, Antonio Fontana, es un malagueño retornado a su ciudad natal tras más de treinta años de ejercer el periodismo cultural en el 'ABC' de Madrid. En este 'Sol poniente' Fontana mira la realidad con menos tintes trágicos de aquellos que desplegaba en sus anteriores títulos; quizá este autor ahora analice la existencia familiar -porque es una novela sobre el devenir de una familia- con más sarcasmo, con la ecuación demostrativa del temple que da la edad, aunque sin perder la crítica, aguda y sarcástica, que da una prosa atemperada por la experiencia que en este caso no cumple la máxima de Wilde sino la sabiduría que otorga el transcurso del tiempo. No en vano Fontana quiere que el lector, más que descubrir, interprete los acontecimientos; en la rueda de prensa advirtió acerca de otra novela que le había servido para ocultar, al menos, un misterio de su argumento, esta novela es 'Pasaje a la India', del escritor británico Edward Morgan Forster, donde un incidente nunca desvelado -plena oscuridad en la cueva de Barabar donde dos mujeres inglesas ¿son acosadas o inventan un acoso? por un médico hindú-, lo que fundamenta, ocasiona y justifica el desarrollo espectacular de la trama cuyo realismo objetivo se transforma en subjetivo, donde la realidad se trastoca y lo que parece que es no es, o viceversa. Con la concesión del Premio Málaga de novela a 'Sol poniente' este autor se consolida como un novelista a tener en cuenta en el actual panorama -sorpresivo más que sorprendente- narrativo español. Y hay que alegrarse porque tengo la absoluta certeza de que Antonio Fontana jamás va a dejar la literatura, que los libros, y la creación literaria, forman parte de su vida, más bien que son su vida, y no hay nada mejor que haber puesto un granito de arena para que esto se cumpla.

Hemos hablado de realidad; para iluminar la realidad, 'real' o 'imaginada', de algunos autores esenciales, recomiendo la lectura de 'La utilidad del deseo' -Anagrama-, del mexicano Juan Villoro, que acaba de recopilar bajo este título sus ensayos desde 2010 hasta la fecha. Confieso que me ha interesado el conocimiento que posee Villoro sobre uno de los míos: el trascendente e iracundo editor y filósofo vienés Karl Kraus (1874-1936); Villoro se mira en los espejos deformantes de la elegancia epigramática del director de 'Die Fackel' ('La Antorcha'), un periódico que escribía casi entero el propio Kraus denunciando, con brillantes aforismos, la estructura 'marrón glacé' del Imperio Austrohúngaro, aunque luego sus giros y bandazos le llevaron a escribir que sobre Hitler no se le ocurría nada. Kraus murió en 1936, si hubiera vivido unos años más seguro que se le ocurren diez mil páginas.

Fotos

Vídeos