PHOEBE OTRA VEZ

ROSA BELMONTE

Los lunes molan. Eso sí, por series muy femeninas (el martes está 'The Terror' para hincharse a hombres on the rocks). Al capítulo semanal de 'The Good Fight', que hace tiempo hizo olvidar 'The Good Wife', se ha unido 'Killing Eve' en HBO (viene de BBC America). Sólo hay un capítulo, pero qué buen primer capítulo. A la altura del debut de 'Murphy Brown'. Serán sólo ocho y ya está renovada para una segunda temporada. La nueva serie está creada por Phoebe Waller-Bridge. Hay quien la insultó tratando de halagarla: la consideraban la Lena Duhnam británica. Su criatura 'Fleabag' (BBC), que en España podemos ver en Amazon, es burra, deprimente y divertida. Sólo recordar que la protagonista se masturbaba viendo discursos de Barack Obama.

Ahora ha tomado las novelas 'Villanelle', de Luke Jennings, para contar la historia de una agente del MI6 y una asesina profesional. Sandra Oh (Christine en 'Anatomía de Grey') es la primera, Eve, una aburrida agente del MI6 que sueña con ser espía. Jodie Comer ('Doctor Foster') es Villanelle, asesina psicópata que no duda en tirar el helado de una niña que ni siquiera es horrible como la de 'Dos en la carretera' o Veronica Cartwright en 'La calumnia'.

Y no es sólo que los dos principales personajes sean mujeres (como en las novelas), sino que Phoebe Waller-Brigde, también productora, ha añadido otras dos. Las interpretadas por Fiona Shaw, la jefaza, y Kirby Howell-Baptiste, la amiga de Eve dentro del MI6, eran hombres. Waller-Bridge está convencida de que el movimiento #metoo ha hecho que la industria del entretenimiento despertara y que por ello hay más historias centradas en mujeres. Le dijeron que no podían tener tantas en la ficción, que no sería creíble (cuando quiso añadir a esas dos). Por suerte, y quizá por ese cambio en la industria, consiguió su propósito.

'The Good Fight', ya lo he dicho antes, va por delante en mujerío principal y secundario. El otro día apareció la maravillosa Bebe Neuwirth como juez. Y hubo una trama de Adrian Boseman como tertuliano en televisión. En EE UU el negocio es tan mamarracho como aquí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos